CALENTANDO EL BATE. SANTIAGO MARTÍN.

Las ediciones ZV Lunáticas se complacen en presentar el tercer libro de la editorial: Calentando el bate de Santiago Martín, que vive en Miami. La pintura de la cubierta es de Jesús Cepp Selgas, pintor cubano residente en Nueva York.

Calentando el bate es el tercer libro publicado de este autor matancero, quien regresa al lenguaje poético de su primera entrega: Amaos los unos a los otros, después de habernos hecho reir seriamente con la irreverente sátira política de su Esperando el velorio, para ver si al fin éste llega y nos encuentra preparados, de ahí la necesidad de ir “calentando el bate” desde ahora.

Los poemas y textos en prosa de este libro tienen una intensa y deliberada intención política, y tratan de ofrecer un recorrido por la historia cubana desde 1959 hasta el presente, tanto para los cubanos de la isla como para los que estamos en el exilio.

Desafiando los lugares comunes y los prejuicios, Santiago Martín, que por ser ingeniero “debía ser inmune al arte”, es también promotor cultural y especialista en pintura al fresco, convencido de que el humanismo es tan necesario como la ciencia y la tecnología para lograr un mundo equilibrado y armonioso.

STRIKE CANTADO.

Zoé Valdés.

Hace ya varios años que conocí a Santiago Martín, el autor de Calentando el bate; fue durante la Feria Internacional del Libro de Miami. Se me acercó, pidió permiso para entregarme un sobre, lo que me sorprendió bastante; muy pocos piden permiso de manera tan caballerosa para introducirse. Añadió que se trataba de una obra de teatro en la que yo era un personaje. Sólo pude leerla a mi regreso a París, disfruté de la imaginación de su autor, me reí mucho porque se trata de una comedia, al menos así lo veo yo, donde entre otras boutades me imagina como presidenta de Cuba en el 2020, muy loco todo. No le contesté, pensé que era demasiado pretencioso que yo opinara sobre la obra y aún más sobre mi personaje. Pasó el tiempo, regresé a Miami y volví a ver a Santiago Martín, en medio de otra barahúnda de personas; me preguntó si había leído la obra, le respondí afirmativamente, añadí que me había gustado, que la encontraba sumamente divertida, y nada más. Creo que ambos somos tímidos, e intentamos parecer lo contrario con sumo esfuerzo, cada cual se marchó nuevamente por su lado.

Con el tiempo y un ganchito, mi amiga Isis Wirth, que ahora vive en Munich, me habló de otro libro de Santiago Martín, donde nuevamente él se refería a mí en tono de broma. Ambas coincidimos en que la escritura de Santiago Martín, su estilo, tiene poco en común con el estilo abigarrado de una cierta inteligencia cubana de su generación. Nada que ver. Es fino, cómico, irónico (prueba de alta cultura), transparente, y su poesía es distinta. Su poesía es distinta porque de sólo pensarla y ordenarla arroja la flecha y parte en dos la manzana, o se equivoca, a porfía, con toda intención, y la clava en la frente de su elegido, de su enemigo, casi digo. Su poesía no es huidiza, ni se anda por los ramajes, ni nada en cuatro vertientes, su poesía fluye verdadera, o trepa a la montaña con la ligereza del venado, expuesto a que lo maten, como en un poemario de Osvaldo Sánchez, Matar al último venado. Su poesía incita a la protesta, reclama explicaciones, y se queda para asistir al debate con los conceptos del que ha rielado acostado en el río, mirando al sol de frente.

Es la razón por la que cuando me presentó este libro, Calentando el bate, con ese título tan sugerente, que evoca desde luego al deporte nacional cubano, el béisbol, o la pelota, que es como decimos nosotros, pero que también posee una referencia erótica. El bate, nadie lo ignora, tiene la connotación sexual masculina, por su forma y su símbolo de virilidad. Cuando un pelotero calienta el bate con sus manos, lo acaricia de arriba hacia abajo, lo soba y amasa, lo estruja, lo masturba, de alguna manera. Cuando Santiago Martín, decía, presentó este libro a las ediciones ZV Lunáticas, lo leí de un tirón. Y aún cuando difiero en algunos momentos –muy pocos- de sus apreciaciones, sobre todo en los textos, me pareció un libro redondo, que yo quería y debía publicar sin dilación.

Calentando el bate se divide en dos partes, constituida la primera por poemas dedicados en su gran mayoría a personalidades que serán fáciles de reconocer por el lector « avisado » y avezado, la segunda son textos, o ensayos, cortos, acerca de la realidad cubana, y también análisis que describen o sitúan a personas comprometidas con la política.

Resulta muy difícil combinar estas dos variantes en un mismo volumen. ¿Es poesía, será ensayo? Son las dos cosas, sin duda alguna. Poesía ensayística y ensayo poético y político. En cierto sentido, el sueño de Arthur Rimbaud, pero con mayor claridad, con una certeza de tiro en el blanco. Y no importa si ese blanco sea el pensamiento o el corazón. Lo que importa es la limpieza del tiro, o para seguir con los términos de la pelota, la curva de la bola.

Este es un libro justo, sustentado en precisiones, aún cuando se interroga o inquiere, en la pregunta aflora inevitablemente la exactitud del origen de la duda. Su autor conoce los temas que trata, no porque los haya avizorado a distancia, o haya reflexionado por arribita, desde lejos, sobre ellos; su autor ha vivido y sufrido la consecuencia de esos temas: Una revolución totalitaria, una dictadura, y se ha enfrentado a los monigotes manejados por ella; pero también conoce y admira a los resistentes, a los que no han permitido que la bota del dictador los aplaste, ya se encuentren dentro de la isla o fuera de ella.

Para mí resulta un honor como editora que el tercer libro de ZV Lunáticas sea un Strike cantado. Lo que en nuestro lenguaje significa, un piñazo en el esternón, un fenómeno, una rara avis. Cuatro bolas a favor de su pitcher, Santiago Martín, que ponchó al bateador, imaginen quién, y se prepara ahora, a calentar el bate, para cuando le llegue el turno de batear a su equipo, nuestro equipo. No es un azar simple que Calentando el bate prefigure lo que yo ambiciono con esta colección, fundir la poesía con el ensayo, resulta más bien, como escribió José Lezama Lima, un azar concurrente. Espero que lo disfrutes, hermano lector, mon semblable, para citar al gran Jaime Gil de Biedma, a quien tanto me ha hecho recordar la escritura de Santiago Martín.

París, febrero del 2008.

DOS POEMAS DEL LIBRO:

POEMA PARA HEBERTO

Para ti,
que lanzaste la primera bola en aquel fuego
contra los mascarones vacíos de la uneac,
marionetas sumisas de un retablo de horror
sacrificios sin fin,
y yermas consignas sin consuelo,
será siempre el bate, el guante y la pelota
aunque momentáneamente hayas tirado la toalla,
enredado en los hilos de un terrible guiñol,
que muy pronto, por fin,
ahora sí, de verdad,
ya no estará en el juego.

BELKIS CUZA MALÉ BAJO LOS TILOS

Es cierto que en Berlín
existe ya una avenida umbrosa,
del lado que fue rojo tras el extinto Muro,
pero tú,
huyendo precisamente
de esas tristes sombras,
engendro caribeño
de un Hitler tropical,
fuiste a refugiarte
a un camino de Texas.
de tilos refulgentes,
y una casa muy azul.
Heberto fue tu esposo,
el padre de tu hijo,
y el poeta difícil de la renunciación,
sufriendo ambos la cárcel,
el duelo del destierro,
y el final de su amor,
pero,
cual pitonisa de un futuro divino,
brillas hoy con luz propia,
en un juego de damas,
que no acepta otro Rey
que no sea Jesús.

Santiago Martin

Santiago Martín

Las ediciones ZV Lunáticas son a cuenta del editor y no del autor.

Acerca de estos anuncios

12 comentarios en “CALENTANDO EL BATE. SANTIAGO MARTÍN.

  1. Y luego hay quien dice que los milagros no existen.Para mi, que soy el autor de este libro,el hecho de que Zoe haya decidido publicarlo, y ademas, escribir ese prologo tan elogioso, es un premio y un reconocimiento invaluable, porque si a alguien yo admiro en el mundo, como escritora y como ser humano, paradigma de la coherencia entre la obra y el ser, es a Zoe Valdes.
    Gracias miles, mi querida Zoy Veldad, nombre de mi personaje inspirado en ella de mi comedia “Clon de oveja negra:¿Infiel Castrol II?, por tu apoyo y por tu confianza.Ojala que este humilde libro mio de verdad nos ayude a prepararnos para cuando nos toque batear a nosotros, a nuestro equipo, sin odios, revanchas, rencores, pero tambien sin olvido, porque es necesario que todos los cubanos nos miremos con profundidad al espejo de la memoria para no repetir los errores garrafales del pasado.

    Me gusta

  2. wOWWWWWWWWWWWWWWWWWWW, qué sorpresa!!!!! Me han ruborizado con esos dos poemas. Tan nobles, al igual que su autor.
    Hace un tiempito supe por él que ibas a publicar su libro, pero no me imaginaba en realidad que estuviera yo allí. Y me siento muy honrada con su emotivo y hermoso poema.Y también con el de Heberto. Sé que Martín le ha rendido homenaje a la poesía de Heberto y yo en particular se lo agradezco con emoción sincera. No es fácil que una generación honre a otra.

    Gracias, Martín, y gracias a Zoé por tanta gentileza al publicarlos aquí. Y por hacer realidad este sueño de Martín.
    Muy linda la portada.

    Espero el libro para que lo conozcan los lectores de Linden Lane Magazine, los del ¨caminito de tilos¨*
    *Para los que no lo sepan, eso quiere decir Linden Lane; caminito de tilos.

    Muchos exitos y bendiciones,
    Belkis
    http://www.belkiscuzamale.blogspot.com

    http://www.lacasaazulcubana.blogspot.com

    Me gusta

  3. Belkis, gracias por tu amable comentario. Yo creo que es un deber homenajear a los precursores como tu y Heberto. Te digo que leer “Fuera del Juego” fue para mi una revelacion, porque los poemas parecen acabados de escribir, y es un poesia directa, sin polvo ni afeites, y nada criptica como la de Reina Maria, por ejemplo, y por eso se agradece mas.
    Mis poetas preferidos son Carilda Oliver Labra, Heberto Padilla y Zoe Valdes, en ese orden, cronologico por cierto.
    Mi libro “Calentando el bate” esta dedicado a Heberto precisamente, porque creo que todos estamos en deuda con el por lo que digo en mi poema.En cuanto reciba el libro en Miami te mando un ejemplar por correo, y si te parece, podemos presentarlo en tu centro cultural alla en Fort Worth, “bajo lo tilos”, lo que seria un inmenso honor para mi.
    Muchas bendiciones, como tu dices, para todos los espiritus buenos.
    Con mucho amor, Santiago Martin.

    Me gusta

  4. Santiago (llegue un poco tarde)
    Amigo, te mereces esta reseña tan abundante de elogios por tu libro.
    Como dice ZV tu obra es muy directa y nos llega, quien no ha calentado el bate…
    exitos amigo
    bernardo

    Me gusta

  5. Creo que son muchas las gracias que se te deben dar, Zoé. Pero acaso no sean estrictamente necesarias. Como que estamos en familia. No puedo, sin embargo, dejar de agradecerte la poesía. A este hombre, ya veo, habrá que conocerle. El libro de Belkis nos la devuelve limpia, transparente, sabia. Como tal vez un día fuimos. O soñamos ser.
    (Cuál es el camino más corto hasta esas ediciones? Para adquirirlas, quiero decir.)
    Saludos desde Rio de Janeiro

    Me gusta

  6. Hola , soy cubana, hace poco sali de Cuba y me gustaria mucho poder contactar con Zoe Valdes, la admiro tremendamente, por favor , ayudenme a contactarle.Mil Gracias.
    JENN.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s