Hugo Chávez y la brujería.

Pocos ignoran que su verdadera dependencia con el castrismo no es sólo ideológica, sobre todo es ocultista y “religiosa”. Desde hace años que se cuenta que Fidel Castro lo obligó a hacerse “trabajos” en Cuba, y que lo hicieron Caballo de Changó, de ahí su obsesión por el color rojo en los uniformes que ha implantado en Venezuela.

Ahora lo motivan los huesos de Bolívar, “se muere por los huesos de Simón Bolívar”, sobre todo por el cráneo, desaparecido, por cierto. Nadie desconoce los trabajos que los paleros y brujeros hacen con los huesos de los muertos, en esa obsesión parece que ha caído el Mico Mandante, muy propia de los caudillos y dictadores latinoamericanos, muy propia de un discípulo de los Castro. Más que un discípulo, de un lameculo de los hermanitos de Birán.

Lean acerca del tema en ABC.

About these ads