Cuba: Del humanismo al comunismo. Humberto López y Guerra.

“La Cuba de Castro es una serie en tres partes producida y dirigida por Humberto López y Guerra. Fue estrenada en Estados Unidos en 1989. Esta es la primera parte: Del Humanismo al Comunismo.

Se le considera como la serie televisiva más completa producida en la década de los ochenta del siglo pasado.

Del Humanismo al Comunismo comienza con un recuento histórico que arranca en los inicios de la década del 30, durante la dictadura de Gerardo Machado, la entrada de Fulgencio Batista en la escena política cubana en la década de 40, los inicios de la revolución, la victoria de Fidel Castro el 1ro de enero de 1959 hasta la Crisis de Octubre de 1962 que puso al mundo al borde de una guerra nuclear.

Lo que en principio fue, según el propio Fidel Castro una revolución humanista se convirtió rápidamente en un régimen comunista apoyado y sustentado económica y militarmente por la desaparecida Unión Soviética. Mucho se ha especulado sobre cómo la revolución cubana devino en una dictadura comunista.

En el documental intervienen entre otros el propio Fidel Castro, Fulgencio Batista, Guillermo Cabrera Infante, Huber Matos, Carlos Franqui, José Pardo Llada, Marta Fraide entre otros.

Si desea más información sobre la serie de televisión Castros Cuba puede ir a este sitio.”

Tomado de youtube:

Una diferencia en la que todavía no hemos reflexionado. Mientras que el presidente Fulgencio Batista, abiertamente, coloca a dos ministros comunistas en su gobierno, estamos hablando del comunismo de la época, el de los años 40; Fidel Castro, mucho más tarde, bajo otro comunismo, esconde que es comunista, o que ha tenido una formación autodidacta comunista, sólo lo confiesa plenamente muchos años después, en 1983, y ya afincadísimo en el poder.

El día en que estudiemos y situemos honestamente lo que significó Fulgencio Batista en la historia de Cuba seremos objetivos con nuestra historia, y podremos ser diferentes, volver a una cierta normalidad política, y pasar hacia el futuro sin la mácula del cargo de conciencia de una generación que tuvo la irresponsabilidad de conducir una democracia hacia una dictadura.

Fidel Castro fue categóricamente un invento de la prensa norteamericana y de los Estados Unidos.

Zoé Valdés.

Gracias a Reinerio Ramírez Pereira por ponerme en la pista de este documental.

Acerca de estos anuncios

17 comentarios en “Cuba: Del humanismo al comunismo. Humberto López y Guerra.

  1. Genealogia de la familia Castro Ruz.

    I. De la primera persona con el apellido CASTRO del que tenemos noticias, que corresponda al linaje directo de Fidel Castro Ruz, es de Domingo Castro, llamado en varios documentos Domingo Castro “el Viejo”, que posiblemente nació hacia (+- 1679), vecino que ha sido en sus días del lugar de Goimil, parroquia de Seteventos, en el municipio de Sarria, Lugo. El referido señor contrajo matrimonio con Catalina Quiroga, de quienes fueron legítimos hijos:
    II.1 Domingo Castro Quiroga (q.s. II).
    II.2 Alicia Castro Quiroga, contrajo matrimonio el 21 de mayo de 1738 con Ángel da Valiña García, hijo de Diego da Valiña y de Catalina García, vecinos de la feligresía de Santa María de Lier, Sarria.
    II.3 Antonio Castro Quiroga, contrajo matrimonio para el lugar de Mourillón.
    II.4 Josefa Castro Quiroga, casó el 20 de septiembre de 1729 con Domingo López de Cal, hijo de Julián López de Reboredo y de Juliana da Cal, vecinos de la feligresía de Lier, en la jurisdicción de la abadía de Samos.
    II.5 Lucia Castro Quiroga, estaba soltera en 1734.
    II. Domingo Castro Quiroga, hijo de Domingo de Castro, el viejo y de Catalina Quiroga, vecinos en sus días del lugar de Goimil, contrajo matrimonio el 1 de febrero de 1719 con Dominga López Fernández, hija de Mateo López y María Fernández, de quienes fueron legítimos hijos:
    III.1 Manuela Antonia Castro López, bautizada el 21 de noviembre de 1725.
    III.2 Ángela Castro López, bautizada.
    III.3 María Gertrudis Castro López, bautizada el 31 de julio de 1728; por las actas recogidas en el Catastro de Ensenada dicha, señora al fallecer sus padres quedó al frente de la casa paterna. Contrajo matrimonio con Juan López Díaz, hijo de Ángel López Sangil y María Díaz, vecinos de San Antolín, jurisdicción de la abadía de Samos.
    III.4 Domingo Antonio Bernardo Castro López, bautizado el 20 de julio de 1734; matrimonió con Manuela Fernández Vázquez, heredera de la Casa Da Riveira, sita en términos de la parroquia de Santiago de Souto, Láncara. (q.s. III)
    III. Domingo Antonio Bernardo Castro López, hijo de Domingo Castro Quiroga y Dominga López Fernández, vecinos de Goimil, contrajo matrimonio el 15 de mayo de 1762 con Manuela Fernández Vázquez, legítima hija de Pedro Fernández Santa Marta y María Vázquez do Valín, él dueño de la Casa da Riveira, en la parroquia de Santiago de Souto, Láncara. De quienes fueron legítimos hijos:
    IV.1 Andrés Ciriaco Ramón Castro Fernández, bautizado el 9 de agosto de 1766.
    IV.2 Casemiro Felipe Castro Fernández, bautizado el 5 de marzo de 1769. (q.s. IV).
    IV.3 Ana Francisca Castro Fernández, bautizada el 6 de enero de 1772.
    IV.4 Ángela Ramona Castro Fernández, bautizada el 1 de junio de 1777.
    IV.5 Domingo Antonio Castro Matías Castro Fernández, bautizado el 25 de febrero de 1782.
    IV.6 Manuel Vicente Ciriaco Castro Fernández, bautizado el 19 de junio de 1785.
    IV.7 María Francisca Antonia Castro Fernández, bautizada el 13 de abril de 1787.
    IV. Casemiro Felipe Castro Fernández, legítimo hijo de Domingo Castro López y de Manuela Fernández Vázquez, contrajo matrimonio el 15 de abril de 1793 con María López Méndez, legítima hija de Antonio Méndez y Baltasara López do Rego, vecinos que en su día fueron del lugar de Lama, feligresía de Souto; igualmente tuvieron por legítimos hijos a:
    V.1 María Manuela Bernarda Castro López, bautizada el 22 de julio de 1794.
    V.2 María Francisca Baltasara Castro López, bautizada el 10 de marzo de 1796.
    V.3 Domingo Andrés María Castro López, bautizado el 16 de enero de 1800. Falleció soltero el 26 de septiembre de 1821, oficiaron por su ánima cincuenta misas.
    V.4 Manuel Antonio Miguel Castro López, bautizado el 28 de marzo de 1805.
    V.5 Ana María Castro López, bautizada el 28 de marzo de 1805.
    V.6 Antonio Ramón Castro López, bautizado el 19 de junio de 1807.
    V.7 Pedro Juan Castro López, bautizado el 29 de agosto de 1812. (q.s. V).
    V. Pedro Juan Castro López, hijo legítimo de Casemiro Felipe Castro Vázquez y de María López Méndez. Contrajo matrimonio el 20 de febrero de 1843 con Juana Núñez Pereira, igualmente legítima hija de Ramón Núñez y de su esposa Manuela Pereira, vecinos que en su día fueron del lugar de Vilela de Abajo, parroquia de Santiago de Souto. De quienes fueron hijos:
    VI.1 Manuel Castro Núñez, (q.s. VI).
    VI.2 Pedro Castro Núñez; contrajo matrimonio a la edad de 30 años el 21 de enero de 1878 con María Juana Vázquez Fernández, de 33 años, hija de Manuel Vázquez Pardo y de Tomasa Fernández, está natural de Santiago de Cedrón, y aquél de dicho pueblo de Láncara. Falleció el 31 de mayo de 1894 a la edad de 48 años sin sucesión.
    VI.3 Dolores Castro Núñez, casó el 2 de marzo de 1878 a la edad de 27 años con José Vázquez Vieito, vecino del lugar de san Vicente de Carracedo. Él de 36, labrador, hijo de Juan Vázquez y Ana Vieito.
    VI.4 José Castro Núñez, falleció soltero el 26 de noviembre de 1921.
    VI.5 Vicenta Castro Núñez, falleció viuda, sin sucesión, otorgó testamento a favor de su sobrino Antonio López Vázquez.
    VI.6 Ángela Castro Núñez. Contrajo matrimonio con Antonio López Rodríguez, vecino de Vilaesteva de Froyán, de quienes fueron legítimas hijas Eusebia y Carmen López Castro.
    VI. Manuel Castro Núñez, hijo de Pedro Juan Castro López y de Juana Núñez Pereira, matrimonió el 16 de agosto de 1873 a la edad de 24 años con Antonia Argiz Fernández (Ver Argiz, de Riodarco. VI), de dieciocho años, legítima hija de Pedro Argiz y de su esposa Dominga Fernández, vecinos que fueron de las Casas da Piqueira en la parroquia de San Pedro de Láncara. De quienes fueron legítimos hijos:
    VII.1 María Antonia Dominga Castro Argiz, nació el día 18 de mayo de 1874, bautizada el 19 del mismo mes y año.
    VII.2 Ángel María Bautista Castro Argiz, nació el día 5 de diciembre de 1875, bautizado el mismo día mes y año. (q.s. VII).
    VII.3 Petra María Juana Castro Argiz, nació el día 21 de noviembre de 1878, bautizada el 22 del mismo mes y año. Falleció soltera el 2 de noviembre de 1896, fue vecina de la feligresía de San Pedro de Armea.
    VII.4 Gonzalo Pedro Castro Argiz, nació el día 21 de octubre de 1881, bautizado el 22 del mismo mes y año; emigró para la República de Argentina. El 5 de diciembre de 1939, su hermano Ángel María Bautista Castro Argiz, le envía una carta que comenzaba así: “Birán, 5 de diciembre de 1939. Muy querido hermano (…) he cumplido los 64 años. Dios permita algunos más para poder criar mis hijos, tengo 9 (cuatro varones y cinco hembras)”.
    VII.5 María Juana Castro Argiz, nació y fue bautizada el 3 de mayo de 1884. Contrajo matrimonio a la edad de 24 años el tres de febrero de 1908 con Antonio Vázquez, soltero de 24 años, hijo de Manuel López, vecino de Santa María de Lama y de Manuela Vázquez, natural de Láncara. Testigos de boda, entre otros, Gonzalo Castro Argiz, de estado civil casado. Falleció en San Pedro de Armea el 11 mayo de 1970.
    VII.6 Leonor Castro Argiz, nació el 7 de noviembre de 1887, fue bautizada el 8 del mismo mes y año.
    Manuel Castro Núñez, una vez viudo de Antonia Argiz Fernández, contrajo segundas nupcias el 6 de octubre de 1888 con María Fernández López, labradora, mayor de cuarenta años, hija de José y Josefa López, ambos difuntos, naturales todos del pueblo de Láncara; no tuvieron sucesión.
    VII. Ángel María Bautista Castro Argiz, hijo legítimo de Manuel Castro Núñez y de Antonia Argiz Fernández, emigró a Cuba; el día 25 de marzo de 1911 contrae primeras nupcias con Dª María Argota Reyes, natural de Banes, provincia de Oriente, de 21 años, hija legítima de Marcos Argota y Carolina Reyes, vecinos de Guaro en el mismo término municipal. De quienes fueron hijos:
    VIII.1 Manuel Castro Argota, nació en ¿febrero de 1913?, falleció al año siguiente.
    VIII.2 María Lila Perfidia Castro Argota.
    VIII.3 Pedro Emilio Castro Argota, nació en 1914.
    VIII.4 Antonia María Dolores Castro Argota, nació en 1915.
    VIII.5 Georgina de la Caridad Castro Argota, nació en 1918, falleció a corta edad.
    Una vez disuelto el matrimonio de D. Ángel María Bautista Castro Argiz con Dª. María Argota Reyes, nuevamente contrae segundas nupcias el 26 de abril de 1943() con Dª. Lina Ruz González, 28 años más joven que él. Dª Lina Ruz González, nació en Las Catalinas el 23 de septiembre de 1903; hija de Francisco Ruz Vázquez, natural de San Juan y Martínez, de treinta y dos años de edad y de Dominga González Ramos, de veintiocho años; quienes contrajeron matrimonio el 26 de febrero de 1900. Nieta por línea paterna de Francisco Ruz y Rafaela Vázquez y la materna de Domingo González e Isabel Ramos. Son legítimos hijos de D. Angel María Bautista Castro Argiz y Dª Lina Ruz González:
    VIII.1 Dª Ángela María Castro Ruz, nació en Birán, provincia de Oriente el día 2 de abril de 1923. ()
    VIII.2 D. Ramón Eusebio Castro Ruz, nació en Birán el 14 de octubre de 1924().
    VIII.3 D. Fidel Alejandro Castro Ruz. (q.s. VIII)
    VIII.4 D. Raúl Modesto Castro Ruz. Nació el 3 de junio de 1931();
    VIII.5 Dª Juana de la Caridad Castro Ruz, nació el 6 de mayo de 1933().
    VIII.6 Dª Emma Concepción Castro Ruz, nació el 2 de enero de 1935 ().
    VIII.7 D. Agustina del Carmen Castro Ruz, nació el 28 de agosto de 1938,()
    VIII. D. Fidel Alejandro Castro Ruz. Nació en Birán el 13 de agosto de 1926(). Bautizado en la Parroquia de la Santa Iglesia Catedral de la ciudad y Arzobispado de Santiago de Cuba el 19 de enero de 1935; en dicha acta figura con el nombre de Fidel Hipólito. Actual Presidente de la República de Cuba. Contrajo matrimonio el 11 de octubre de 1948 con la entonces estudiante de Filosofía natural y vecina de Banes Dª Myrta Francisca de la Caridad Díaz Balart y Gutiérrez; nació el día 30 de septiembre de 1928, hija del Notario D. Rafael José Díaz Balart y de Dª América, (maestra normalista) (), de quienes es hijo D. Fidel Ángel Castro Díaz-Belart, nació el 1 de septiembre de 1949.
    Apellido Argiz correspondiente a su abuela paterna.

    Argiz, de Riodarco
    Parte Documental

    Transcripción de actas sacramentales, familia de Fidel Castro
    Transcripción de actas sacramentales, familia Argiz
    Acta de renuncia de Ángel María Bautista Castro Argiz a la ciudadanía española
    Transcripción de documentos notariales

    Me gusta

  2. Mas verdad que el c—–! como diria mi hermano QEPD. Algun dia se escribira la veradadera historia como tu dices Zoe, durante 52 años se le ha inculcado a la gente nueva, un odio contra el pasado de Cuba, a mi algunos que llegan me dicen y tu eres batistiana? como si eso fuera la peste bubonica, de mas esta decirte lo que les contesto! entre otras cosas les pregunto y tu de que conoces a los batistianos de que conoces a Batista? de lo que te contaron? Por favor! lo triste es que cuando todo se aclare, ya yo no voy a estar para disfrutarlo! Feliz Año querida Zoe, para ti tu familia y para toda mi familia del blog, esta fecha me hace pensar tanto en lo que pudo haber sido y no fue por la llegada de los desgraciados estos, pero bueno, ya ni lamentarse es bueno! FELICIDADES A TODOS, DE VERDAD LES HE COGIDO CARINO!!!

    Me gusta

  3. Querida Zoe: Tu segundo parrafo,toda una verdad.No vi los viedos,no puedo sentarme y ver y oir al Asco de chacumbele,no puedo. Pero vivi la epoca.Eso ya es suficiente. Me esclarece mas y aprendo mas con lo escrito por ti,quie con todos esos videos. De nuevo sobre el segundo parrafo,es necesario que las generacion por venir en Cuba y las actuales,algun dia!!,aprendan a valorar como fue en el tiempo de Batista.Se ha extremado mucho, y mentido mucho sobre toda esta etapa cubana.

    Gracias Zoe.

    Luisa Mesa

    Me gusta

  4. defortunadamente,la fuerza civil y intelectual en aquel momento confundida con todos esos sucesos, dieron via facil aquel hombre, stratega, cargado de energia guerrerista,paradoxo como su uniforme que siempre vistio,a alimentarse. con ayuda de los rusos. y nuestro pais convertirlo en la prision mas grande del planeta…… la isla cadena perpetua. ……

    Me gusta

  5. Creo que el general Fulgencio Batista Zaldívar fue uno de los tantos caudillos, déspotas y dictadores que han sufrido los pueblos de América en los últimos dos siglos, después de la independencia de cada uno de ellos.

    En nuestro caso, Batista era el típico personaje nacido para mandar. De familia muy pobre de Banes, se le consiguió el nombramiento de sargento-taquígrafo en el ejército. Y ascendió muy rápido, porque en 1930 dirigió la revuelta de los sargentos contra los oficiales del ejército. aquello tuvo éxito y en lo adelante participó en las intrigas del poder en los años treinta.

    Era un personaje popular y en 1940 fue electo presidente en el período 40/44, durante la segunda guerra mundial. Los Estados Unidos entraron en guerra a fines de 1941, y Cuba, al igual que muchas naciones latinoamericanas hicieron lo mismo. Y fue durante esa época en la que Batista dió entrada a dos o tres ministros comunistas. Pienso que lo hizo por indicación de Norteamérica, ya que USA y la URSS peleaban juntas contra Alemania.

    En 1944 Batista pierde las elecciones presidenciales a favor de Ramón Grau San Martín.

    Creo que lo de Batista con su nombramiento de ministros comunistas no guarda ninguna relación con Castro y su pandilla. Este pistolero es producto de una época distinta y surge en plena guerra fría, y coincide con los movimientos de liberación coloniales que ocurren a partir de fines de la segunda guerra mundial.

    Me gusta

  6. He visto los videos pero en realidad lo llevo vivido ano tras anos y esa vision es mucho peor
    desde el amanecer hasta el crepusculo vi nacer y desarrollar el huevo de la serpiente.

    Me gusta

  7. Yo estoy fundamentalmente de acuerdo con Aurelio Cruz Hernández, aunque no exactamente en todo…
    Para mí es muy difícil concederle demasiada categoría a este personaje (Batista), aunque me imagino que fue astuto (probablemente haya tenido este tipo de “primitiva inteligencia animal”, aunque ni eso sabemos, no podemos estar seguros) e indudablemente él jugó un papel de innegable importancia durante la década de 1930, entre 1933 y 1944.
    Pero es muy importante recordar aquí que Batista significó dos períodos muy distintos. El primero, el de la década de 1930, en el que parece ser medio malo y medio bueno, éste es un período sobre el que cabe el debate.
    Y el segundo período de 1952-1958, que fue totalmente negativo y totalmente injustificable.
    Porque no hay justificación posible en el mundo para el golpe de estado del 10 de marzo de 1952.
    Y yo no creo que haya nadie en el mundo que pueda tratar de argumentar ni de probar lo contrario. (Fue un puro acto de delincuencia vulgar).
    Batista nos degradó como país y nos ridiculizó delante del mundo entero.
    Nos hizo lucir – y que se me perdone la palabra gruesa – como un país primitivo y subdesarrollado de mierda.

    Por otra parte – y hay que tener sentido de la medida aquí – yo no tiendo a percibir a Batista “como un gran déspota”.
    Ni muchísimo menos, ¡ni remotamente! (y que quede claro), como ese criminal compulsivo y “sediento de sangre”, etc, que es la imagen que el castrismo nos quiso presentar e imponer después.
    No, yo no creo eso. Por el contrario, Batista parece haber sido un dictador muy moderado. No parece haber sido un hombre lleno de odio, ni con intenciones particularmente destructivas (ninguna de esas aberraciones monstruosas que caracterizaron después al MONSTRUO INFERNAL de Fidel Castro, que sí es un criminal compulsivo y sediento de sangre, que ama la destrucción por la destrucción misma, Fidel Castro – en mi opinión – es un agente de Satanás que ha bajado a la tierra, es el Rostro del Diablo)…
    Pero Batista no, Batista, en realidad parece haber sido un personaje muy menor en todo sentido.
    Su destructividad (y Batista hizo mucho-mucho daño en su segundo gobierno, hizo infinito daño porque DESMORALIZÓ a una nación entera, y éste es su gran e inmenso pecado) era como la de un animal torpe, estúpido en sus movimientos y totalmente inadecuado, ignorante, y que destruye por su grotesca vulgaridad y por el puro no saber, no entender nada, no tener noción de todo lo que destruía.
    Este personaje era muy ambicioso (en el plano económico), se convirtió en multimillonario, quizás en el hombre más rico de Cuba, y todo lo que él quería era hacer más dinero y hacerse aceptar por una sociedad que lo despreciaba.
    ¿Y por qué esta sociedad lo odiaba? ¿Por un problema de racismo? Tal afirmación es muy discutible.

    En primer lugar, porque Batista no era verdaderamente “negro”.
    ¿Cuál era la raza de Batista? Si era mulato, era un mulato muy clarito, que siempre quiso pasar por blanco, que nunca se declaró ni reconoció a sí mismo como negro, que se casó con dos mujeres blancas, etc.
    En Cuba había cantidad de mulatos claros que pasaban por blancos, se proclamaban blancos, se casaban con blancos y entraban en los clubs privados solamente para blancos, etc. ¿No se acuerdan de aquel dicho de que en Cuba todo el mundo tiene algo de mulato? La sociedad prerrevolucionaria cubana no era tan rígida a este respecto.
    Otra teoría era que Batista era mestizo – un mestizo muy clarito – de blanco y de indio, de algunos de los pocos indios que aún quedaban en algún lugar de Cuba (en algún rincón remoto – pues nuestros libros de Historia afirmaban que los taínos habían desaparecido hacía 300 años).
    Pero Batista, en cualquier caso, no lucía presidencial.
    Para mí, el ejemplo perfecto para una comparación perfecta sería con nuestro actual presidente Obama en los Estados Unidos.
    Obama, como presidente, como buen o mal administrador de una nación, es otro tema a discutir y yo no quiero caer en esto ahora. Pero Obama, en su imagen pública, luce presidencial. Viste con gusto impecable, es refinado, es un excelente orador, graduado de Harvard (la primera y mejor universidad de los Estados Unidos), exprofesor de la Universidad de Chicago (que es una de las 10 ó 15 más universidades privadas más prestigiosas de este país).
    De nuevo, yo no quiero ahora discutir a Obama como administrador, bueno o malo, sino solamente examinar la imagen cultural que él representa. O sea, la de un negro muy bien educado. Y él fue elegido por el pueblo, democráticamente y sin lugar a dudas.

    Batista no era “definitivamente” negro – más que eso, si tenía tal sangre, él la negaba.
    Batista no fue en Cuba, que quede claro, el paladín ni el defensor de los negros. Él se pretendía blanco.
    Pero él no tenía la educación ni el obvio refinamiento de un Obama. Batista lucía como un mono recién sacado de una jaula del zoológico y que lo han metido en un traje (y disfrazado de ser humano).
    Y cuando hablaba, parecía que se ahogaba. Como si no tuviera las cuerdas vocales muy bien desarrolladas. O sea, como un simio que aún no puede formular palabras.

    Zoé, tú naciste en 1959, pero mi generación de viejitos se acuerda bien de Batista. Yo lo oí hablar, por radio, por televisión. Cuba entera se burlaba y se reía “del mono de Batista”.
    Y no es porque fuera “negro”, esta explicación es demasiado facilista. Es una teoría formulada recientemente para tratar de justificar lo injustificable.
    El 10 de marzo de 1952. Aquel acto indefendible.

    ¿Que Batista no fue tan malo?
    Completamente de acuerdo.
    En primer lugar, porque la situación de Cuba era próspera. Eran los años de la post guerra. La prosperidad de Cuba durante el segundo período de Batista fue la misma que había existido durante las presidencias de Grau y de Prío. Nada o muy poco cambió en el plano material. El sistema era capitalista y el capitalismo funciona. Batista no cambió casi nada. La gran diferencia es el país fue DESMORALIZADO políticamente por el golpe de estado, algo completamente ilegal y arbitrario, y esto abrió el camino a más ilegalidad. A organizaciones clandestinas, a “revolucionarios”, a toda la DEMENCIA que siguió después.

    Y aclaro bien: Batista, por todo esto, es MORALMENTE RESPONSABLE.
    Batista tiene la culpa. Batista dio su oportunidad a Fidel Castro.
    Nada de esto hubiera ocurrido si las elecciones democráticas se hubiesen realizado en mayo de 1952.
    Y el presidente electo por el pueblo hubiera sido Agramonte o Hevia, nunca Batista, eso estaba claro.
    Fue Batista quien destruyó la democracia en Cuba. Batista cometió tal CRIMEN.

    ¿Batista era un asesino? Yo creo que él era un dictadorcillo muy menor. O sea, de segunda o tercera categoría. No hay que ponerlo en las grandes ligas, con los VERDADEROS MONSTRUOS, con Hitler y Stalin, lista en la que habría que incluir a Fidel Castro.
    No hay comparación posible, de ningún tipo, entre Batista y Fidel Castro, eso es idiota.
    Y Batista, como todos los dictadorcillos, alquiló a un grupo de gangsters y los metió en la policía, etc. Los Ventura, Masferrer… Y estas gentes mataron y torturaron a algunos, a varios centenares de personas, hicieron algunas atrocidades, etc. Pero esto es lo que los dictadores siempre hacen…

    En cuanto a José Antonio Echevarría y el ataque al palacio, tal acción estaba totalmente justificada desde el punto de vista moral.
    Ellos querían restaurar la democracia en Cuba, matar al mono de mierda y convertir a Cuba en un país civilizado, del que ellos pudieran sentirse orgullosos otra vez.

    Estos jóvenes eran muy ingenuos (y perdieron la vida miserablemente – es INFINITAMENTE TRISTE), pero la mayoría no eran radicales, ni mucho menos comunistas. Eran, en realidad, la clase media educada, profesional, convencional, etc. Eran – fundamentalmente – “burgueses”. Eran lo que todo país necesita y “lo que un país ideal quería y quisiera siempre tener”.
    O sea, GENTE BUENA, BIEN INTENCIONADA Y LIMPIA.

    Dice José Antonio en su Testamento Político: Confiamos en que la pureza de nuestra intención nos atraiga el favor de Dios para lograr el imperio de la justicia en nuestra Patria.

    Suena demasiado ingenuo. Duele recordarlo. Es demasiado triste, demasiado injusto.

    Me gusta

  8. En cuanto a si Batista fuera popular en los años 30, esto es altamente discutible.
    Batista aparece en la política cubana el 4 de septiembre de 1933, el sargento taquígrafo que es el líder que de la revuelta contra los oficiales del ejército, como todo el mundo sabe… Lo que ocurre entonces es que los líderes revolucionarios que aspiraban a tomar el gobierno civil van a visitar a Batista a Columbia y le ofrecen un pacto. Ellos tomarían el gobierno del país – eventualmente Grau es nombrado presidente y Guiteras su ministro de gobernación – y a Batista se le ofrece el mando del ejército – y es ascendido de sargento a coronel (todo el mundo sabe esa anécdota). Tres o cuatro meses más tarde, Batista traiciona a este gobierno revolucionario, depone a Grau y durante los seis años que siguen, él quita y pone a los presidentes. Batista tenía poco más de 30 años en 1933, la misma edad de Fidel en 1959 (lo que es un mero detalle pintoresco). Pero Fidel tenía toda una educación. Igual que Batista, él había sido un hijo ilegítimo, pero esta situación fue rectificada, su padre era un millonario, y Fidel fue a estudiar a Belén en La Habana, y después a la universidad como un niño rico, aunque con vocación de pistolero. Batista, en cambio, tuvo que comer tierra, fue cortador de caña, vendedor ambulante y probablemente delincuente por la calle (no por vocación, para ganarse la vida), limpiaba el excremento del ganado en los ferrocarriles. Batista venía del subsuelo – y siempre lució como tal, no pudo librarse de esto nunca. Además, no era orador ni era simpático. En la Cuba de la república los políticos populares eran hombres con educación, que sabían hablar bonito y llevar el traje. Batista era un personaje un tanto tenebroso y oscuro, en un país que no simpatizaba con los militares.
    Su prestigio (de Batista) es que él se ganaría la reputación de “hombre fuerte”, fuera verdad o no.
    Yo siempre he tendido a creer que Batista era astuto, y que nunca fue tan brutal como él mismo quiso hacer creer que era. Yo siempre lo he percibido como un moderado. En cualquier caso, era el jefe del ejército. Y quien controlara al ejército controlaba a Cuba.

    Lo importante es que diferentes personas – que nunca sabremos quiénes fueron – parecen haberse acercado a él y le explicaron sus potencialidades (y lo asesoraron en muchos respectos). Batista siempre fue el favorito de la embajada norteamericana, que nunca reconoció el gobierno provisional de Ramón Grau San Martín. Y recibió el apoyo de la burguesía cubana – me imagino que porque, para ellos, Batista significaba la estabilidad, y ellos nunca confiaron en el gobierno de Grau-Guiteras. Y después Batista pactó con los comunistas, que habían sido rivales de Grau y Guiteras dentro de las filas revolucionarias. Y así. ¡Cuánta astucia! Da la impresión de que este personaje es brillante, ¿lo era realmente? ¿O quizás él no sabía nada, pero tenía muy buenos asesores? Imposible adivinarlo.
    Además, eran los años de FDR y del New Deal en los Estados Unidos. Éste fue el gobierno (del Partido Demócrata) el que escogió y apoyó y ayudó a Batista.
    El asunto es que Batista, como lo veían ellos, era el “hombre fuerte” que garantizaba la estabilidad en la isla.
    Por otra parte, los cubanos habían culpado a Machado por la depresión económica – que no era culpa de Machado, era una catástrofe internacional – y la economía de Cuba estaba directamente conectada a la de los Estados Unidos (lo que pasaba aquí, pasaba allá).
    Pero los Estados Unidos se reponen de la depresión económica en aquellos años (cuando Batista está en el poder) y después viene la prosperidad de la guerra.
    En Cuba probablemente Batista nunca fue popular. Se le temía – de hecho, yo siempre me he imaginado que se le pintaba como más feroz que lo que él era, pero, en cualquier caso, Cuba se repuso económicamente del “machadato” (la depresión económica) y Batista recibió el crédito.
    Batista había jugado un rol “tímido” – sin nunca hacerse “presidente” – durante alrededor de seis años. Pero en 1940 él se hace elegir para tal posición.
    Yo he conversado con – hace más de 30 años – con viejitos de aquella época (ahora el viejito soy yo) que habían trabajado para la maquinaria política de Batista en 1940, y éstos me aseguraron que aquellas elecciones no fueron verdaderamente honradas. Los auténticos, me contaban ellos, fueron siempre los más populares. Pero en aquel momento Batista tenía cierto prestigio y la brava “pasó”.
    Y cuatro años después, Batista dejó ganar a los auténticos y se retiró como un caballerito.
    ¡Que maravilla si su vida política hubiera terminado allí!

    Pero en 1952, él tenía que volver para arruinarlo todo.

    Me gusta

  9. Reinero Ramírez Reina, gracias por la genealogia, very impressive.
    Ahora bien, a los que le ponen los cuernos y el rabito angular y el tridente al Presidente Batista, les recuerdo la matanza que con su cobardia, ( ó ineptitud -quiero ser generosa-) el Presidente Grau provocó al armar a dos facciones enemigas y hasta una mujer embarazada murió en lo de Orfila, atravezada por las balas.
    Emilio Tró, Dopico, eran tan jóvenes y hoy son una acotación al margen de la historia.
    Un capitulo pivota en la historia de la Républica que nadie recuerda.
    Por favor, Batista tuvo un gesto extraordinario cuando le entregó el poder a los aútenticos (y que me perdonen miembros de mi familia -el conocido sindicalista Lauro Blanco, Omnibus Aliados-) cuando perdió su candidato Saladrigas, en aquella limpia contienda.

    Me gusta

  10. Totalmente de acuerdo, Frida.
    En realidad no fue un gesto extraordinario, sino, sencillamente, “como las cosas debían ser” (de acuerdo a la ley). O sea, como ocurría en los países civilizados.
    En teoría, nuestro sistema era democrático, ¿no? Teníamos una Constitución, teníamos leyes.
    Por lo menos en teoría, estábamos listos “para la mayoría de edad”.
    Y, en 1944, parecía que iba a ser así.
    Batista aquella vez no hizo algo excepcional: hizo lo correcto.
    O sea, lo que se suponía que iba a ser nuestra vida política “para siempre” y desde entonces en adelante.
    Repitamos: Cuba como un país civilizado, no como una Banana Republic de mierda.
    Y, por ocho años, los cubanos creían que ya el país ya estaba “a otro nivel de civilización”.
    Y entonces viene el golpe del 10 de marzo de 1952.

    Me gusta

  11. Si Batista hubiese terminado su carrera política en 1944, se podría argumentar sobre si éste fuera un personaje “positivo” o no. Siempre hay aspectos positivos y negativos de todo personaje histórico y muchos diferentes ángulos y puntos de vista desde los cuales enfocar las cosas.
    El Batista de 1933-1944 es un personaje debatible.
    Aquel fue un período de gran complejidad.
    La revolución del 33, la depresión económica, el gobierno revolucionario de Grau (que no era comunista, pero que resultara un experimento fallido), la traición de Batista pero que condujo al reconocimiento del nuevo gobierno por los Estados Unidos, la colaboración con el New Deal de FDR y la consiguiente recuperación económica, la creación de la Constitución del 40, la segunda guerra mundial, etc.
    Batista estuvo en posición de poder en Cuba durante aquellos 10 años.
    Era “el hombre fuerte de Cuba” – y yo siempre me he preguntado si él realmente gobernaba.
    Me imagino que Batista debe haber sido asesorado por infinidad de personas infinitamente más capacitados que lo que fuera jamás él.
    Después de todo, éste era un hombre de un origen humildísimo, sin educación formal, un mero buscavidas de la calle. Quizás con un IQ muy alto, con una Inteligencia y astucia “naturales” o “animales”, pero aún así.
    Cuando yo leo sobre este período, la impresión que me da (y quiero aclarar que yo no sé), es que el joven y semianalfabeto Batista se creó su reputación de hombre fuerte – que en realidad era una exageración, porque Batista parece haber sido un dictador discreto y moderado – y vivió de ésta (de su reputación) y que él debe haber tenido asesores muy inteligentes a su servicio durante aquel período.
    Además que el gobierno norteamericano de FDR había “invertido en él”.
    Batista, en Cuba, significaba – de acuerdo a como lo veían ellos – “estabilidad y orden”.

    Y aquí se cierra este misterioso capítulo del primer período de Batista, período de una gran complejidad. Inexplicable para mí y para otros tantos lectores.
    Y si él (Batista) se hubiese retirado a la vida privada (después de todo, ya era multimillonario y relativamente joven)…
    Pero el totalmente estúpido – vulgar, grosero – golpe del 10 de marzo de 1952.
    Fue algo INFINITAMENTE HUMILLANTE para una ciudadanía que ya se creía que vivía en un país civilizado…
    Fue un muy-muy rudo despertar.
    Fue algo – repito – infinitamente ESTÚPIDO, VULGAR, GROSERO.

    Y no es que Batista fuera “tan malo”… En el plano económico, Cuba continuó más o menos igual que antes.
    Ni yo creo que Batista haya sido ese “monstruoso asesino” como se le ha querido presentar después.
    Todos los dictadores atropellan, torturan, matan a algunas gentes para mantenerse ilegalmente en el poder. Ésta es la regla. Y, si lo miramos así, Batista fue un dictador bastante “discreto y moderado”.
    Pero la DESMORALIZACIÓN que Batista creó fue una cosa inmedible.
    Y, en consecuencia, Batista se convirtió en el hombre más odiado de toda la Historia de Cuba.
    Batista era una AFRENTA a la dignidad nacional, al “honor” de todos los cubanos.
    Y esto explica que jovencitos ingenuos y totalmente bien intencionados como José Antonio Echevarría – lo MEJOR y lo más puro y lo más valioso de Cuba – creyesen su deber moral el embarcarse en una trágica aventura como el Ataque a Palacio.

    Me gusta

  12. Creo que Batista fue uno de los tantos dictadores latinoamericanos de los siglos XIX y XX, más o menos paternalistas, feroces a veces, anticomunistas todos, aunque sin saber exactamente lo que eso significaba, de cultura, formación y educación baja. Quizá habría que hacer una distinción con Haya de la Torre y Juán Domingo Perón, que abrazaron y fundaron a su manera un fascismo “light” en sus repectivos países de Perú y Argentina.

    Pero en cuanto al caso particular de Cuba: a mediados de 1944 Batista entrega la Presidencia de la República a Ramón Grau San Martín, que venía apoyado por por el partido Auténtico y por un líder de la comunicación radial que fue Eduardo Chibás.

    Creo que la victoria fue abrumadora, pues los ciudadanos cubanos deseaban un cambio en la forma de gobernar. Pero desde el principio comenzó la decepción: la corrupción aumentó a cantidades astronómicas. El ministro de Educación, que se convirtió en millonario a costa del “desayuno escolar” de los colegios oficiales. Las obras públicas bajo aquel otro ministro de opereta, que desvió fondos de la Vía Blanca, que partía desde el centro de una rotonda, que la opinión pública bautizó como “el bidé de Paulina”…

    Un día desapareció el brillante del Capitolio, que estaba engastado a los pies de la estatua de la República en el Salón de los Pasos Perdidos. ¡Robado sin más! . El escándalo fue tan mayúsculo que el presidente Grau anunció días después que el diamante había aparecido en el escritorio de su oficina.

    Otro día fue robada de la Universidad de La Habana, la campana de la Demajagua, que había sido enviada desde Manzanillo, Oriente, para no recuerdo qué acto conmemorativo. Ya nuestro pistolero, el que después se quedó con todo, estaba estudiando en la Universidad.

    De otro lado, a partir del gobierno de Grau aparecieron las pandillas de gansters, matones y demás. Fue durante su gobierno que unos matones sitiaron durante muchas horas un chalet del reparto Orfila, mientras almorzaba la familia del comandante Dopico con Emilio Tro, entre otros sujetos. Creo que el combate duró toda una tarde, y perecieron a tiros la señora de Dopico, y el propio Tro que sale de la casa hacia la acera para ayudar a esa mujer ya caída. Al final de la tarde intervino al fin el ejército al mando de un coronel, Landeira.

    Detrás de Grau vino Carlos Prío Socarrás, y la corrupción y las pandillas siguieron creciendo.

    Los ciudadanos cubanos presenciaron esos ocho años de gobierno Auténtico, y no es extraño que causaran una gran decepción en el pueblo cubano. Aquello era denunciado semana a semana por Eduardo Chibás, en su hora dominical por la radio CMQ. El propio Chibás había formado un nuevo partido, el Ortodoxo, con un lema: VERGÜENZA CONTRA DINERO.

    Pero el resultado fue triste: los priístas tendieron una trampa a Chibás con un asunto del Ministerio de Educación que regía Aureliano Sánchez Arango. Todo salió mal a Chibás, apareciendo como un mentiroso, decepcionado optó por quitarse la vida de un pistoletazo al final de una alocución radial, con tan mala fortuna que lo hace cuando ya había excedido su tiempo de emisión y la CMQ le había retirado su conexión.

    En cuanto a las elecciones fallidas de 1952: el partido Ortodoxo sin Chibás no era nada. El candidato de apellido Agramonte, era un personaje gris y viscoso, incapaz de levantar entusiasmo y ánimo a los posibles votantes. (Aquel partido y sus dirigentes me recuerdan en España a a nuestro actual partido Popular, con Rajoy como candidato).

    Ante la posibilidad de que el candidato auténtico triunfara en aquellas elecciones, porque la corrupción era enorme, y se sabía que los que detentaban el poder no lo iban a dejar fácilmente, Batista dió un golpe de estado tres meses antes de las elecciones. No hizo bien de acuerdo. Pero la política cubana estaba putrefacta, y había un gran desencanto entre los cubanos depués de aquellos ocho años de corrupción Auténtica.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s