La verdad sobre José Antonio Echeverría. Testimonio de su hermana, Lucy Echeverría.

En A Mano Limpia. Un programa que le refrescará la memoria a unos cuantos.

Y en el Canal 41.

Gracias a Reinerio Ramírez Pereira. Ya yo había puesto un fragmento de esta emisión en el blog, pero vale la pena volver sobre el tema.

Acerca de estos anuncios

25 comentarios en “La verdad sobre José Antonio Echeverría. Testimonio de su hermana, Lucy Echeverría.

  1. Ese era el hombre que hacia falta..yo hable con la hija del Chino Figueredo uno de los asaltantes de Radio Reloj con Jose Antonio y que estuvo a su lado cuando lo mataron….el otro era el Moro Assef……la calidad humana de Manzanita…cristiano profundo…valor personal inmenso….y un leader natural…Fidel se alegro, sin duda, de su muerte….una sombra menos para su ego….

    Me gusta

  2. Hace creo que un año comenté algo sobre el tema de los asaltos a Radio reloj y al Palacio Presidencial.

    Conocí a Echevarría en la escuela de Ingeniería, que en aquella época de principios de los años cincuenta ocupaba el mismo edificio con la escuela de Arquitectura. Era una persona querida y respetada por todos los estudiantes que le conocimos y tratamos en aquellos tiempos.

    También conocí a alguno de los héroes que asaltaron el Palacio Presidencial en busca de Fulgencio Batista, a la misma hora en que era asaltado Radio Reloj. Estos héroes murieron casi todos en el ataque a Palacio. Nadie los recuerda hoy día.

    Me gusta

  3. José Antonio Echevarría era lo mejor de Cuba.
    Era un ideal que desde nuestro mundo de ahora, materialista y prosaico, sería difícil de comprender.
    Porque nació y vivió en otra época muy distinta.
    ¡Mis infinitas gracias por traer su nombre a este blog tuyo, Zoé!!!

    José Antonio era el joven idealista, con un origen de clase media (si recuerdo bien, él no venía de la pobreza), viviendo en una joven república que en aquel entonces era próspera, pero con gobiernos corrompidos y, finalmente, con una ilegal dictadura (de Batista).
    Batista era un dictador muy moderado, y no cambió nada mucho, ni en un sentido ni en otro. Nada ni remotamente – ¡ni en un trillón de años! – comparable a la ABSOLUTA DESTRUCCIÓN e INFINITOS HORORRES que vinieron después. (HORRORES que, en aquella época nadie hubiera podido anticipar ni imaginarse, porque nuestras experiencias habían sido siempre “muy benévolas”)… Pero Batista había tomado el poder ilegalmente, de forma completamente arbitraria (a dos meses de unas programadas elecciones generales, que él no tenía ningún chance de ganar, porque la competencia estaba entre otros dos candidatos, que eran – y esto lo sabía todo el mundo – los favoritos, los más populares: Batista era extremadamente impopular, un personaje sin educación formal, rudo, grosero y desagradable para la mayoría de la gente, y ciertamente para la clase media que lo despreciaba – Batista lucía como un delincuente vulgar, como un delincuente de la calle, no como debía lucir un presidente) y de manos del presidente legítimo (elegido democráticamente por el pueblo – y, en tal sentido, prestigioso) Carlos Prío Socarrás.
    En consecuencia, Batista era ilegal (totalmente ilegal). Batista no tenía justificación posible. Y, para estos jóvenes idealistas, lo correcto era tratar de derrocarlo, y después celebrar elecciones libres. Todo como debía ser. Volver a legalidad, a la honra de la legalidad. De una sociedad correctamente organizada y de la que todos pudiéramos estar orgullosos. Este era un mundo “tan ideal” que ya casi no podemos recordarlo.

    José Antonio era un estudiante de 24 años. En aquel mundo de “lo ideal”. En el que había ideales “tan puros” que ya no podríamos ni imaginárnoslos. Dentro de aquella sociedad clasista y provinciana, y muy-muy-muy (increíblemente, “delirantemente”) ingenua… José Antonio era un joven religioso, católico romano. Y visita a su confesor y se remite a Dios en su Testamento Político, justo antes del ataque a palacio del 13 marzo…
    Lo que queda de todo esto son ya meros recuerdos. Recuerdos muy nostálgicos para nosotros (los viejitos, los que vimos y vivimos algo que ya no existe)… Los que aún (por estos azares del destino) estamos vivos… Y recordamos aquel mundo “ideal” (que, de nuevo, ya no existe), y que ya somos obsoletos (anticuados), por la sencilla razón (es un mero problema de números) de que ya somos demasiado viejos…

    ¿Cuál es – o sería – la actualidad de José Antonio Echevarría en el mundo de hoy?
    Pregunta retórica, que la respondan otros. Yo no podría ni imaginármelo.
    Pero la juventud del futuro se redefinirá a sí misma.
    Esa juventud nueva, condicionada mentalmente por otras (nuevas) condiciones de vida, por otras circunstancias y experiencias. Y con toda otra visión del mundo, porque esto es lo inevitable.
    Los viejos quedaremos atrás, seremos “historia antigua”.
    Y es como debe ser. Es lo que ocurre siempre.
    Y bienvenido sea el futuro.
    Y esta nueva juventud de ahora, del presente y del futuro, será que se librará de los Castro.

    Me gusta

  4. El Chino Figueredo se suicido hace como un ano…..el Moro se hizo medico ortopedico y fallecio tambien hace unos anos..el hijo de Fructuoso esta en Miami..no se si Faure Chomon aun vive….a los castristas les conviene que no se hable del 13 de Marzo…hasta un remolcador con su nombre lo hundieron cargado de ninos…la historia la tratan de borrar…hasta que los borremos a ellos…..

    Me gusta

  5. ¿Batista impopular? Fue elegido democráticamente en dos ocasiones. Y por las imágenes que he visto no se veía nada vulgar. Y por sus discursos no se le nota nada vulgar. Vulgar era Castro y ya ve la popularidad que tuvo. Vulgares eran unos cuantos blanquitos politiqueros, ¡Y mire que habían!

    Me gusta

  6. En A mano limpia le preguntaron al ex Comandante batistiano Quevedo, durante casi medio siglo General de Brigada del cte en jefe, Haza se dirigio a el mencionando los dos grados, que comparara la situacion de Cuba cuando el entrego el batallon a los Chacumbles con la actual y dijo que aquello estaba mil veces mejor. Recordemos que durante el asalto al Palacio presidencial fueron ultimados, sorpresivamente, varios soldados y alrededor de veinte, heridos, simples ciudadanos que ganaban el sustento y nada debian del golpe de Estado de Batista. Jose A. Echevarria sigue siendo nuestra perdida estrella de una esperanza que se esfumo como un fuego fatuo. Muchos dudamos que ese joven, que los tenia bien puestos, conociera la calana de los gansteres barbados que lo acechaban en las lomas orientales. El destino se le adelanto, no hubiera sobrevivido con los Chacumbeles, que enseguidita se le acercarian en algun ministerio. O se caia su avioneta, o a una posta se le escapaba un tiro, o el hubiera escrito una carta llorona e internacionalista para liberar a Paraguay, o un rayo lo partia. Demasiado puro para tratar con esas hienas.

    Me gusta

  7. Lo de Manzanita no eran tan popular y los comunistas lo usaron porque disminuia su seriedad y maduracion, su prestigio y valentia.
    Se sabe que su movimiento fue infiltrado por el PCC, y que el movimiento de Chacum critico el 13 de Marzo.
    Es cierto, el Moro Azef (creo era de Ciego de Avila) fue un conocido ortopedico que siguio la comparsa de la pandilla del Granma.
    Si Batista no da cuartelazo, a lo mejor no tendriamos Castros.

    Me gusta

  8. “Racista-burguesía y resentida clase media, es el panorama donde Bastista toma el poder ilegalmente,(un caldo de brujas excelente, para los oportunistas o “blanquitos politiqueros”♥)Aún cuando sobrevivía en Cuba; muchos sabíamos la humildad y transparencia de Jose A. Echevarria.
    Sr. Robosur: las fantasías juveniles casi siempre tienen un alto precio!!;pero…(salud y bendiciones para usted y su familia).
    !!!!Mil bendiciones para el Nuevo Año 2011!!!!A TODOS!!!!!

    Me gusta

  9. No puedo entrar en el web site de “A Mano Limpia”, pero mi peor enemiga, la impulsividad me obliga a sacarme lo siguente del pecho:
    Como muy bien dice Zoé Valdés, el Presidente Batista no era impopular, y me atrevo a contarles una anécdota familiar:
    Al final de la fatídica década mi abuelito, Jesus Masdeu, que era el jefe de publicidad en palacio, herido de muerte por un terrible cáncer (era periodista y profesor, sin muchos recursos) tuvo el mejor tratamiento médico en el Hospital de Columbia y les cuento que allí, mi abuelita y mi madre conocieron hombres del pueblo que llegaban de las provincias y recibieron los mismos cuidados.
    También quiero afirmar la generosidad de Marta Fernandez de Batista, como tengo un primo hermano sordo-mudo, me consta que La ex-Primera Dama de Cuba, tuvo un interés particular y sin alarde en la Escuela Alejandro Graham Bell, donde sordos de todas las razas tenian acceso a la mejor educación.
    El inolvidable José Antonio Echevarria, por todo lo que me han dicho, era un muchacho honesto. Pero no fué asesinado. El joven estudiante murió peleando.
    La realidad es que el agrede a la policía, que ya tenian idea de lo que pasaba en Palacio y se faja, el joven con los oficiales portando una pistola, mientras los defensores de la ley tenian armas de fuego mucho más potentes, lógicamente.
    Una tragedia entre muchas.

    Me gusta

  10. Y es más, en el año 1948, en las elecciones cuando Carlos Prios fué electo presidente, el General Batista salió electo senador en ausencia de la Republica por la provincia de Las Villas.
    Además, las elecciones más limpias de Cuba fueron bajo el mandato de Batista donde el Dr. Grau San Martin, derrota al Dr. Carlos Saladrigas.

    Me gusta

  11. Zoe tienes razon de impopular no tenia nada la gente simpatizaba con el y eso era lo que a mi padre le jodia,pero despues los que le rodearon acabaron con su imagen como olvidar en el reparto Kolhy a los ricos cantando: ginger bell ya llego Fidel a quitar al negro mono que esta en el poder y meses despues los que se marcharon fueron ellos,era cierto que no era refinado y tosco pero no le perdonaban tampoco lo del color.

    Me gusta

  12. En los años 55 a 57 Echevarría era muy conocido entre los estudiantes universitarios. Conocido y respetado. La ciudadanía lo conocía de sus encuentros con la policía en las manifestaciones estudiantiles. Recuerdo las fotos en un periódico de La Habana donde la policía disuelve violentamente una manifestación justo en San Lázaro e Infanta. En ella aparecen sobre el pavimento, inconcientes, Echevarría y su hermano. Días después, de visita a la cárcel del Castillo del Principe, a la hora que permitían las visitas, estaba Echevarría en primer plano entre los presos, apoyado a una gruesa baranda de madera, con un brazo escayolado. Sabíamos que los guardas y celadores del Príncipe lo respetaban, porque presentían que en un futuro no lejano llegaría a ser un personaje determinante en la política cubana.

    Creo que la muerte de Echevarría fue absurda, aquel encuentro fortuito con una perseguidora justo al doblar desde la calle L a la del costado de la Universidad. Y allí quedó Echevarría sobre la acera, muerto a bala, y completamente solo. Quedan solo las fotos del cadáver tomada por periodistas, mientras en esos mismos momentos otros cubanos morían en el ataque al Palacio Presidencial buscando matar a Batista. En el Palacio no hubo prisioneros.

    Sobre Batista: fue muy popular, sobre todo entre la gente pobre. Es cierto que ganó dos elecciones con el voto popular. También es cierto que no tuvo que enfrentar ninguna huelga de obreros, ni sindical ni nada parecido. En realida tuvo enfrente a los estudiantes, al Directorio Revolucionario, al ala revolucionaria del Partido Autentico con Menelao Mora al frente. Y por último, al pistolero hijo de terratenientes, protegido por suegro y cuñado, ambos ministros de Batista, que fue al final el que se quedó con todo y nos desgració desde hace medio siglo.

    Me gusta

  13. ¿Batista era popular?
    Había cuatro candidatos a la presidencia para las elecciones programadas para mayo de 1952.
    Agramonte, Hevia, Batista y Juan Marinello.
    Y se anticipaba una competencia entre los dos más numerosos partidos, el Auténtico y el Ortodoxo. Se anticipaba que Agramonte iba a ganar, pero existía la posibilidad de que ganase Hevia… En cualquier caso, era una batalla entre estos dos grandes. Y Batista venía como un distante tercero. Los comunistas habían sido aliados de Batista, pero ya Batista no los quería. Ofrecieron su apoyo a los ortodoxos y estos últimos los rechazaron. Hay cantidad de documentación sobre todo esto, pero el argumento que sigue tiene infinitamente más peso.
    Si Batista hubiera tenido la más remota probabilidad de ganar, ¿por qué el golpe de estado del 10 de marzo?
    No tiene ningún sentido, ¿verdad?

    ¿Quién se atreve a contestarme esta pregunta?

    En cuanto a las elecciones que vinieron un par de años después… Total farsa electoral, los dos grades partidos (el Auténtico y el Ortodoxo) se abstuvieron. Batista fue a aquellas “elecciones” – totalmente controladas por él – como candidato único, con un solo partido. Fue una mala broma grotesca…
    Las elecciones de 1940, éste es un tema discutible, pero las de 1954 – ¿o fue en 1953?
    ¿Ustedes les llaman a eso elecciones?

    ¿Es que alguien en su sano juicio pudiera jamás tratar de justificar o de defender el golpe militar del 10 de marzo?
    ¿Estamos aquí todos locos? ¿Estamos hablando en serio?

    Yo he explicado aquí que yo no creo que Batista haya sido “tan malo”.
    Ni en un trillón de años nada comparable a la TOTAL DESTRUCCIÓN que vino después con Fidel Castro. Tal comparación sería totalmente absurda.
    Lo que yo afirmo es que Batista era un personaje “muy menor” en todo sentido. Un dictador moderado.
    Pero que no era popular en Cuba, que no podía ganar elecciones (o, por lo menos, no en la década de 1950). Y que el golpe militar del 10 de marzo fue un episodio totalmente negativo y moralmente injustificable.

    Me gusta

  14. Para explicarme mejor voy a repostear aquí lo que ya había posteado en este mismo blog, en realidad sobre este mismo tema, pero bajo otro tópico:

    Yo estoy fundamentalmente de acuerdo con Aurelio Cruz Hernández, aunque no exactamente en todo…
    Para mí es muy difícil concederle demasiada categoría a este personaje (Batista), aunque me imagino que fue astuto (probablemente haya tenido este tipo de “primitiva inteligencia animal”, aunque ni eso sabemos, no podemos estar seguros) e indudablemente él jugó un papel de innegable importancia durante la década de 1930, entre 1933 y 1944.
    Pero es muy importante recordar aquí que Batista significó dos períodos muy distintos. El primero, el de la década de 1930, en el que parece ser medio malo y medio bueno, éste es un período sobre el que cabe el debate.
    Y el segundo período de 1952-1958, que fue totalmente negativo y totalmente injustificable.
    Porque no hay justificación posible en el mundo para el golpe de estado del 10 de marzo de 1952.
    Y yo no creo que haya nadie en el mundo que pueda tratar de argumentar ni de probar lo contrario. (Fue un puro acto de delincuencia vulgar).
    Batista nos degradó como país y nos ridiculizó delante del mundo entero.
    Nos hizo lucir – y que se me perdone la palabra gruesa – como un país primitivo y subdesarrollado de mierda.

    Por otra parte – y hay que tener sentido de la medida aquí – yo no tiendo a percibir a Batista “como un gran déspota”.
    Ni muchísimo menos, ¡ni remotamente! (y que quede claro), como ese criminal compulsivo y “sediento de sangre”, etc, que es la imagen que el castrismo nos quiso presentar e imponer después.
    No, yo no creo eso. Por el contrario, Batista parece haber sido un dictador muy moderado. No parece haber sido un hombre lleno de odio, ni con intenciones particularmente destructivas (ninguna de esas aberraciones monstruosas que caracterizaron después al MONSTRUO INFERNAL de Fidel Castro, que sí es un criminal compulsivo y sediento de sangre, que ama la destrucción por la destrucción misma, Fidel Castro – en mi opinión – es un agente de Satanás que ha bajado a la tierra, es el Rostro del Diablo)…
    Pero Batista no, Batista, en realidad parece haber sido un personaje muy menor en todo sentido.
    Su destructividad (y Batista hizo mucho-mucho daño en su segundo gobierno, hizo infinito daño porque DESMORALIZÓ a una nación entera, y éste es su gran e inmenso pecado) era como la de un animal torpe, estúpido en sus movimientos y totalmente inadecuado, ignorante, y que destruye por su grotesca vulgaridad y por el puro no saber, no entender nada, no tener noción de todo lo que destruía.
    Este personaje era muy ambicioso (en el plano económico), se convirtió en multimillonario, quizás en el hombre más rico de Cuba, y todo lo que él quería era hacer más dinero y hacerse aceptar por una sociedad que lo despreciaba.
    ¿Y por qué esta sociedad lo odiaba? ¿Por un problema de racismo? Tal afirmación es muy discutible.

    En primer lugar, porque Batista no era verdaderamente “negro”.
    ¿Cuál era la raza de Batista? Si era mulato, era un mulato muy clarito, que siempre quiso pasar por blanco, que nunca se declaró ni reconoció a sí mismo como negro, que se casó con dos mujeres blancas, etc.
    En Cuba había cantidad de mulatos claros que pasaban por blancos, se proclamaban blancos, se casaban con blancos y entraban en los clubs privados solamente para blancos, etc. ¿No se acuerdan de aquel dicho de que en Cuba todo el mundo tiene algo de mulato? La sociedad prerrevolucionaria cubana no era tan rígida a este respecto.
    Otra teoría era que Batista era mestizo – un mestizo muy clarito – de blanco y de indio, de algunos de los pocos indios que aún quedaban en algún lugar de Cuba (en algún rincón remoto – pues nuestros libros de Historia afirmaban que los taínos habían desaparecido hacía 300 años).
    Pero Batista, en cualquier caso, no lucía presidencial.
    Para mí, el ejemplo perfecto para una comparación perfecta sería con nuestro actual presidente Obama en los Estados Unidos.
    Obama, como presidente, como buen o mal administrador de una nación, es otro tema a discutir y yo no quiero caer en esto ahora. Pero Obama, en su imagen pública, luce presidencial. Viste con gusto impecable, es refinado, es un excelente orador, graduado de Harvard (la primera y mejor universidad de los Estados Unidos), exprofesor de la Universidad de Chicago (que es una de las 10 ó 15 universidades privadas más prestigiosas de este país).
    De nuevo, yo no quiero ahora discutir a Obama como administrador, bueno o malo, sino solamente examinar la imagen cultural que él representa. O sea, la de un negro muy bien educado. Y él fue elegido por el pueblo, democráticamente y sin lugar a dudas.

    Batista no era “definitivamente” negro – más que eso, si tenía tal sangre, él la negaba.
    Batista no fue en Cuba, que quede claro, el paladín ni el defensor de los negros. Él se pretendía blanco.
    Pero él no tenía la educación ni el obvio refinamiento de un Obama. Batista lucía como un mono recién sacado de una jaula del zoológico y que lo han metido en un traje (y disfrazado de ser humano).
    Y cuando hablaba, parecía que se ahogaba. Como si no tuviera las cuerdas vocales muy bien desarrolladas. O sea, como un simio que aún no puede formular palabras.

    Zoé, tú naciste en 1959, pero mi generación de viejitos se acuerda bien de Batista. Yo lo oí hablar, por radio, por televisión. Cuba entera se burlaba y se reía “del mono de Batista”.
    Y no es porque fuera “negro”, esta explicación es demasiado facilista. Es una teoría formulada recientemente para tratar de justificar lo injustificable.
    El 10 de marzo de 1952. Aquel acto indefendible.

    ¿Que Batista no fue tan malo?
    Completamente de acuerdo.
    En primer lugar, porque la situación de Cuba era próspera. Eran los años de la post guerra. La prosperidad de Cuba durante el segundo período de Batista fue la misma que había existido durante las presidencias de Grau y de Prío. Nada o muy poco cambió en el plano material. El sistema era capitalista y el capitalismo funciona. Batista no cambió casi nada. La gran diferencia es el país fue desmoralizado políticamente por el golpe de estado, algo completamente ilegal y arbitrario, y esto abrió el camino a más ilegalidad. A organizaciones clandestinas, a “revolucionarios”, a toda la DEMENCIA que siguió después.

    Y aclaro bien: Batista, es – tiene que ser considerado – MORALMENTE RESPONSABLE (y CULPABLE) por todo lo que ocurrió después.
    Batista tiene la culpa. Batista CREÓ LA CIRCUNSTANCIA que dio su oportunidad a Fidel Castro.
    Nada de esto hubiera ocurrido si las elecciones democráticas se hubiesen realizado en mayo de 1952.
    Y el presidente electo por el pueblo hubiera sido Agramonte o Hevia, nunca Batista, eso estaba claro.
    Fue Batista quien destruyó la democracia en Cuba. Batista cometió tal CRIMEN.

    ——-

    ¿Batista era un asesino? Yo creo que él era un dictadorcillo muy menor. O sea, de segunda o tercera categoría. No hay que ponerlo en las grandes ligas, con los VERDADEROS MONSTRUOS, con Hitler y Stalin, lista en la que habría que incluir a Fidel Castro.
    No hay comparación posible, de ningún tipo, entre Batista y Fidel Castro, eso es idiota.
    Y Batista, como todos los dictadorcillos, alquiló a un grupo de gangsters y los metió en la policía, etc. Los Ventura, Masferrer… Y estas gentes mataron y torturaron a algunos, a varios centenares de personas, hicieron algunas atrocidades, etc. Pero esto es lo que los dictadores siempre hacen…

    En cuanto a José Antonio Echevarría y el ataque al palacio, tal acción estaba totalmente justificada desde el punto de vista moral.
    Ellos querían restaurar la democracia en Cuba, matar al mono de mierda y convertir a Cuba en un país civilizado, del que ellos pudieran sentirse orgullosos otra vez.

    Estos jóvenes eran muy ingenuos (y perdieron la vida miserablemente – es INFINITAMENTE TRISTE), pero la mayoría no eran radicales, ni mucho menos comunistas. Eran, en realidad, la clase media educada, profesional, convencional, etc. Eran – fundamentalmente – “burgueses”. Eran lo que todo país necesita y “lo que un país ideal quería y quisiera siempre tener”.
    O sea, GENTE LIMPIA.

    Dice José Antonio en su Testamento Político: Confiamos en que la pureza de nuestra intención nos atraiga el favor de Dios para lograr el imperio de la justicia en nuestra Patria.

    Duele recordarlo. Es demasiado triste, demasiado injusto.

    En cuanto a si Batista fuera popular en los años 30, esto es altamente discutible.
    Batista aparece en la política cubana el 4 de septiembre de 1933, el sargento taquígrafo que es el líder que de la revuelta contra los oficiales del ejército, como todo el mundo sabe… Lo que ocurre entonces es que los líderes revolucionarios que aspiraban a tomar el gobierno civil van a visitar a Batista a Columbia y le ofrecen un pacto. Ellos tomarían el gobierno del país – eventualmente Grau es nombrado presidente y Guiteras su ministro de gobernación – y a Batista se le ofrece el mando del ejército – y es ascendido de sargento a coronel (todo el mundo sabe esa anécdota). Tres o cuatro meses más tarde, Batista traiciona a este gobierno revolucionario, depone a Grau y durante los seis años que siguen, él quita y pone a los presidentes. Batista tenía poco más de 30 años en 1933, la misma edad de Fidel en 1959 (lo que es un mero detalle pintoresco). Pero Fidel tenía toda una educación. Igual que Batista, él había sido un hijo ilegítimo, pero esta situación fue rectificada, su padre era un millonario, y Fidel fue a estudiar a Belén en La Habana, y después a la universidad como un niño rico, aunque con vocación de pistolero. Batista, en cambio, tuvo que comer tierra, fue cortador de caña, vendedor ambulante y probablemente delincuente por la calle (no por vocación, para ganarse la vida), limpiaba el excremento del ganado en los vagones de los ferrocarriles. Batista venía del subsuelo – y siempre lució como tal, no pudo librarse de esto nunca. Además, no era orador ni era simpático. En la Cuba de la república los políticos populares eran hombres con educación, que sabían hablar bonito y llevar el traje. Batista era un personaje un tanto tenebroso y oscuro, en un país que no simpatizaba con los militares.
    Su prestigio (de Batista) es que él se ganaría la reputación de “hombre fuerte”, fuera verdad o no.
    Yo siempre he tendido a creer que Batista era astuto, y que nunca fue tan brutal como él mismo quiso hacer creer que era. Yo siempre lo he percibido como un moderado. En cualquier caso, era el jefe del ejército. Y quien controlara al ejército controlaba a Cuba.

    Lo importante es que diferentes personas – que nunca sabremos quiénes fueron – parecen haberse acercado a él y le explicaron sus potencialidades (y lo asesoraron en muchos respectos). Batista siempre fue el favorito de la embajada norteamericana, que nunca reconoció el gobierno provisional de Ramón Grau San Martín. Y recibió el apoyo de la burguesía cubana – me imagino que porque, para ellos, Batista significaba la estabilidad, y ellos nunca confiaron en el gobierno de Grau-Guiteras. Y después Batista pactó con los comunistas, que habían sido rivales de Grau y Guiteras dentro de las filas revolucionarias. Y así. ¡Cuánta astucia! Da la impresión de que este personaje es brillante, ¿lo era realmente? ¿O quizás él no sabía nada, pero tenía muy buenos asesores? Imposible adivinarlo.
    Además, eran los años de FDR y del New Deal en los Estados Unidos. Éste fue el gobierno (del Partido Demócrata) el que escogió y apoyó y ayudó a Batista.
    El asunto es que Batista, como lo veían ellos, era el “hombre fuerte” que garantizaba la estabilidad en la isla.
    Por otra parte, los cubanos habían culpado a Machado por la depresión económica – que no era culpa de Machado, era una catástrofe internacional – y la economía de Cuba estaba directamente conectada a la de los Estados Unidos (lo que pasaba aquí, pasaba allá).
    Pero los Estados Unidos se reponen de la depresión económica en aquellos años (cuando Batista está en el poder) y después viene la prosperidad de la guerra.
    En Cuba probablemente Batista nunca fue popular. Se le temía – de hecho, yo siempre me he imaginado que se le pintaba como más feroz que lo que él era, pero, en cualquier caso, Cuba se repuso económicamente del “machadato” (la depresión económica) y Batista recibió el crédito.
    Batista había jugado un rol “tímido” – sin nunca hacerse “presidente” – durante alrededor de seis años. Pero en 1940 él se hace elegir para tal posición.
    Yo he conversado con – hace más de 30 años – con viejitos de aquella época (ahora el viejito soy yo) que habían trabajado para la maquinaria política de Batista en 1940, y éstos me aseguraron que aquellas elecciones no fueron verdaderamente honradas. Los auténticos, me contaban ellos, fueron siempre los más populares. Pero en aquel momento Batista tenía cierto prestigio y la brava “pasó”.
    Y cuatro años después, Batista dejó ganar a los auténticos y se retiró como un caballerito.
    ¡Que maravilla si su vida política hubiera terminado allí!

    Pero en 1952, él tenía que volver para arruinarlo todo.

    Con respecto a su entrega del poder a los auténticos en 1944:
    Totalmente de acuerdo, Frida.
    En realidad no fue un gesto extraordinario, sino, sencillamente, “como las cosas debían ser” (de acuerdo a la ley). O sea, como ocurría en los países civilizados.
    En teoría, nuestro sistema era democrático, ¿no? Teníamos una Constitución, teníamos leyes.
    Por lo menos en teoría, estábamos listos “para la mayoría de edad”.
    Y, en 1944, parecía que iba a ser así.
    Batista aquella vez no hizo algo excepcional: hizo lo correcto.
    O sea, lo que se suponía que iba a ser nuestra vida política “para siempre” y desde entonces en adelante.
    Repitamos: Cuba como un país civilizado, no como una Banana Republic de mierda.
    Y, por ocho años, los cubanos creían que ya el país ya estaba “a otro nivel de civilización”.
    Y entonces viene el golpe del 10 de marzo de 1952.

    Si Batista hubiese terminado su carrera política en 1944, se podría argumentar sobre si éste fuera un personaje “positivo” o no. Siempre hay aspectos positivos y negativos de todo personaje histórico y muchos diferentes ángulos y puntos de vista desde los cuales enfocar las cosas.
    El Batista de 1933-1944 es un personaje debatible.
    Aquel fue un período de gran complejidad.
    La revolución del 33, la depresión económica, el gobierno revolucionario Grau (que no era comunista, pero que resultara un experimento fallido), la traición de Batista pero que condujo al reconocimiento del nuevo gobierno por los Estados Unidos, la colaboración con el New Deal de FDR y la consiguiente recuperación económica, la creación de la Constitución del 40, la segunda guerra mundial, etc.
    Batista estuvo en posición de poder en Cuba durante aquellos 10 años.
    Era “el hombre fuerte de Cuba” – y yo siempre me he preguntado si él realmente gobernaba.
    Me imagino que Batista debe haber sido asesorado por infinidad de personas infinitamente más capacitados que lo que fuera jamás él.
    Después de todo, éste era un hombre de un origen humildísimo, sin educación formal, un mero buscavidas de la calle. Quizás con un IQ muy alto, con una Inteligencia y astucia “naturales” o “animales”, pero aún así.
    Cuando yo leo sobre este período, la impresión que me da (y quiero aclarar que yo no sé), es que el joven y semianalfabeto Batista se creó su reputación de hombre fuerte – que en realidad era una exageración, porque Batista parece haber sido un dictador discreto y moderado – y vivió de ésta (de su reputación) y que él debe haber tenido asesores muy inteligentes a su servicio durante aquel período.
    Además que el gobierno norteamericano de FDR había “invertido en él”.
    Batista, en Cuba, significaba – de acuerdo a como lo veían ellos – “estabilidad y orden”.

    Y aquí se cierra este misterioso capítulo del primer período de Batista, período de una gran complejidad. Inexplicable para mí y para otros tantos lectores.
    Y si él (Batista) se hubiese retirado a la vida privada (después de todo, ya era multimillonario y relativamente joven)…
    Pero el totalmente estúpido – vulgar, grosero – golpe del 10 de marzo de 1952.
    Fue algo INFINITAMENTE HUMILLANTE para una ciudadanía que ya se creía que vivía en un país civilizado…
    Fue un muy-muy rudo despertar.
    Fue algo – repito – infinitamente ESTÚPIDO, VULGAR, GROSERO.

    Y no es que Batista fuera “tan malo”… En el plano económico, Cuba continuó más o menos igual que antes.
    Ni yo creo que Batista haya sido ese “monstruoso asesino” como se le ha querido presentar después.
    Todos los dictadores atropellan, torturan, matan a algunas gentes para mantenerse ilegalmente en el poder. Ésta es la regla. Y, si lo miramos así, Batista fue un dictador bastante “discreto y moderado”.
    Pero la DESMORALIZACIÓN que Batista creó fue una cosa inmedible.
    Y, en consecuencia, Batista se convirtió en el hombre más odiado de toda la Historia de Cuba.
    Batista era una AFRENTA a la dignidad nacional, al “honor” de todos los cubanos.
    Y esto explica que jovencitos ingenuos y totalmente bien intencionados como José Antonio Echevarría – lo MEJOR y lo más puro y lo más valioso de Cuba – creyesen su deber moral el embarcarse en una trágica aventura como el Ataque a Palacio.

    Me gusta

  15. Cierto, todo esto es un tragedia de hace más de medio siglo.
    En el presente, todo este tema ya es casi irrelevante.

    La Cuba prerrevolucionaria era un sociedad clasista, culturalmente provinciana, todo eso.
    Y los jovencitos como José Antonio eran gente limpia, pero muy-muy ingenuos.
    Y es cierto que había politiqueros por todas partes – pero esto es un fenómeno universal (la corrupción), igual ocurre en Europa y en los Estados Unidos.

    Lo que José Antonio se planteaba era si Cuba iba a ser un país civilizado o no.
    Para ponerlo en términos modernos, José Antonio tenía altos standards – que eran (sencillamente) los standards de la clase media educada de aquella época. Cuba aspiraba a ser “igual que los Estados Unidos”… El presidente Eisenhower había sido elegido democráticamente por el pueblo, etc. ¿Por qué los cubanos íbamos a ser menos?
    Y entonces viene ese mono grotesco de Batista con el golpe del 10 de marzo…

    Me gusta

  16. Sr. Robosur, no quiero empezar el año con discusiones que no llevan a ningun lado, ni a usted ni a mi,pero como es que dice Ud. que Batista nos degrado como Pais? señor donde vivia usted en la decada de los 50? En la Cuba que yo vivia, habian buenos hospitales, las calles estaban limpias, hasta el mas infeliz hacia dos comidas al dia, teniamos las mejores leyes laborales, las escuelas publicas eran para el pueblo, teniamos un sistema de transporte publico de los mejores, teniamos los mejores medicos, abogados, ingenieros, etc., le repito eso era en la Cuba donde yo vivia, no se si Ud. es de otra Cuba. Sr. ya Batista paso, ya murio, el odio suyo hacia Batista es como el que yo siento hacia Fidel y toda su gente TODA!!!!, es raro su caso, de verdad, Saludos de una Batistiana orgullosa de serlo!

    Me gusta

  17. Robosur, el tema no es irrelevante, dia y noche seguimos con la misma espina en la garganta. Usted ofrece mucha informacion, pero claro, incurre en hiperboles, segun mi modesto parecer. Dice Usted que Batista estaba rodeado de infinidad de personas infinitamente capacitadas. ?Cuando fue eso? Si tuvo la indecencia de perpetrar el funesto golpe de Estado, como fue posible que dejara libre al ejecutor de la masacre del Moncada, que conspirara para dejarlo subir a las lomas retirando al batallon que habia aniquilado a la mayoria de los infelices del yate Granma, por que no desplego a los virgenes y bien pertrechados regimientos de Columbia y los tanques de los inutiles Tabernilla. Digame el nombre de uno de esos infinitos sesudos, huyendo cobardemente ante unos cientos de escopeteros churriosos, cuando estaban listos decenas de regimientos provinciales que ni siquiera fueron movilizados.

    Me gusta

  18. Está bien, acepto el reto (intelectual) y voy a responder a todos.
    Primero una ACLARACIÓN: Para mí, esto es un juego de ideas. Estoy apelando a la INTELIGENCIA de todo el mundo. Mi intención no es – ni nunca ha sido – la de ofender a nadie.
    Repito: No quiero caer en personalismos. Esto es “inteligencia pura”. No es – repito – para humillar ni ofender a nadie.
    Así que todos vamos poner las mentes en blanco y tratar de razonar. De razonar ideas. Y, por favor, justicia aquí. Que se me lea bien y se me cuestione y rete por lo que yo haya verdaderamente dicho (no por lo que nunca dije). Porque yo creo que me he cuidado de darle un significado preciso a mis palabras.

    Ante todo, es importante no confundirnos.
    El tema – aquí – no es Batista contra Fidel.
    Es Batista en relación con lo que existía antes. Es decir, en comparación con los gobiernos de Grau y Prío, democracias capitalistas pero con un gobierno legítimamente elegido por el pueblo.

    Todos los gobiernos que existieron en Cuba antes de la revolución de 1959 operaban dentro del sistema capitalista.
    Desde 1902 hasta 1958.

    No estamos discutiendo aquí el capitalismo versus el comunismo. El comunismo significa DESTRUCCIÓN TOTAL, TOTAL ESCLAVITUD y eso está bien claro.
    Y éste el problema y el RETO de ahora: Destruir al castrocomunismo y devolver a Cuba al sistema capitalista y de libertad. Y creo que aquí todos estamos de acuerdo.
    Y, como dice la señora Anzola, esto es lo único que importa ahora.
    ¡De acuerdo otra vez!
    Y ya estamos viviendo en el año 2011 (no en 1959, ni en 1952).
    Pero éste no es el tema que anteriormente discutíamos. .

    Una vez repetido y aclarado lo anterior, hablar de Batista (ahora) ya es un mero tema de revisión histórica.
    Sí, Historia Antigua, pero quizás valga la pena reexaminarla. Porque quizás esto tenga aplicación en un futuro.
    Y esta revisión, si vamos a hacerla (y esto es algo que se hace siempre, inevitablemente, siempre hay curiosos a quienes les gusta revisar la Historia, como es mi caso) debe ser hecha con seriedad, creo yo. Pero, para empezar, hay que definir y que aclarar bien ciertas ideas.

    O sea – y para empezar – “nuestros principios”, aquello en lo que creemos o no creemos.
    ¿Sabemos en qué creemos? Pregunta retórica, ¿no?

    Pero (en realidad) todas las (nuestras) ideas (con las que jugamos en nuestra mente todos los días) tienen (en realidad) una historia, y vienen de algún lugar.
    O sea, no han estado ahí “desde siempre y para siempre”, ni son necesariamente “principios universales”.
    Vamos a no juzgar a nadie aquí. Después de todo, nuestras vidas y la forma en que pensamos (cada uno de nosotros) es siempre “accidental” y producto de circunstancias.
    O sea, que (todos nosotros) somos y hemos sido determinados (mentalmente) por contextos.
    Sé que me repito, pero quiero que se me entienda bien: El dónde y cómo nos criamos, quiénes nos educaron, etc. Eso determina cómo pensaremos después.
    Pero, aún así y por este mismo motivo, es/sería interesante e importante analizar nuestras ideas. Tratar de averiguar lo que verdaderamente pensamos (tratar de conceptualizarlo), y después tratar de ver (contemplar) todo esto desde un punto de vista histórico-cultural.

    Por ejemplo: Creemos en Dios o no creemos en Dios. ¿Creemos en la superioridad de la cultura europea? ¿Creemos en la Carta Magna inglesa? ¿Creemos en el parlamentarismo y en la democracia? Todas estas ideas tienen su historia. La democracia griega (ateniense), la república y el imperio romanos, la conversión del emperador Constantino al cristianismo, la Edad Media de la Europa occidental y después el Renacimiento.
    En este continente (en América) nosotros somos la continuación de la cultura europea.
    Zoé, tú me entiendes, tú sabes muy bien todo esto, ¿verdad?

    Las ideas contenidas en la Declaración de Independencia de los Estados Unidos (escrita por Thomas Jefferson) eran ideas inglesas. Y Cuba es la colonia o provincia española (como queramos llamarla, los cubanos éramos españoles) a 90 millas del gran nuevo imperio anglo sajón y protestante (que es una continuación del Imperio inglés, vamos a llamar las cosas por su nombre). Pero los imperios traen estabilidad, civilización y progreso…. (Yo no tengo nada en contra de los imperios, todo lo contrario – y éste sería otro tema a discutir: casi todas las grandes civilizaciones de la Historia de la Humanidad han sido creadas por grandes imperios).
    Sí, el imperio egipcio, el imperio babilónico, el imperio persa, el imperio romano – y por ahí hasta nuestros días… La Francia de Carlomagno y de Luís XIV y de Napoleón (esto es para Zoé que vive en ese país)… El imperio español (de Carlos V y de Felipe II), el imperio británico de la reina Victoria…

    Y en Cuba (la pequeñita isla) se produce una guerra de independencia. Y nace la frágil república en 1902.
    Y los cubanos estamos cogidos – atrapados, en una situación muy rara – culturalmente – entre Estados Unidos y España. Entre la tradición (española) de nuestros padres y abuelos y la convicción que debíamos copiar este nuevo modelo de progreso, el nuevo gran imperio anglosajón.
    Ésta era la Cuba republicana (nuestro drama mental).

    Vamos a Batista:
    En primer lugar, Batista no era sinónimo de democracia y de capitalismo.
    Y esto último hay que analizarlo y que detallarlo bien.
    No se trata aquí de “Batista contra Fidel Castro”. Vamos a analizarlo aquí comparándolo con los gobiernos (anteriores) de Grau y de Prío.
    Batista era uno de tantos personajes históricos (de gobernantes locales) que operaban dentro de tal sistema (capitalista) – o sea, desde Don Tomás Estrada Palma hasta Carlos Prío Socarrás (y después Batista)… La prosperidad y adelanto de aquel sistema era – y valga la repetición – la prosperidad de un sistema económico que funcionaba.
    No lo inventó Batista. Surge a finales de la Edad Media europea, primero en Italia, y después lo desarrollan al máximo los ingleses.
    Y el tema a discutir (con respecto a la islita de Cuba) – si vamos a ser serios – es, dentro de aquel sistema, una comparación entre los distintos personajes y alternativas de nuestra vida pública local.

    Y AHORA, POR FAVOR, PONGAMOS ATENCIÓN a lo siguiente:
    Carlos Prío (en una época en que Cuba era igualmente capitalista) era el presidente legítimo de Cuba, elegido, de acuerdo a la Constitución y a la Ley, por la voluntad del pueblo.
    Y Batista fue un dictador. Su gobierno era ilegal. Fue Batista quien destruyó a la democracia en Cuba.
    ¿Es que alguien quiere discutir este punto conmigo?
    Sería imposible, ¿verdad?

    Batista NO era el presidente legítimo de Cuba (en 1952).
    Batista era ilegal.
    Carlos Prío es la última persona que merece ser llamado presidente de la república de Cuba. Elegido verdaderamente por el pueblo. En elecciones totalmente libres y honradas y con multiplicidad de partidos políticos, etc.

    Por otra parte – y no sé si me han leído bien – yo afirmo y repito varias veces que Batista fue un dictador bastante discreto y moderado. Que no era el monstruo de la imagen que el castrismo nos ha querido presentar después (el Gran y Absoluto MONSTRUO es Fidel Castro). Y además que Batista – aunque desmoralizó toda la vida pública con la ilegalidad del golpe de estado – no hizo apenas mella en el sistema económico.
    ¿Por qué? Porque el sistema era capitalista, un sistema económico que funcionaba.
    Más aún, Cuba era – económicamente – una extensión de los Estados Unidos. Y éste era – y creo que aún es – el país más progresista de toda la Historia de la Humanidad.
    Aclaro que para mí, los personajes más “progresistas” no están “en la izquierda”.
    Son gente como Thomas Alva Edison, Henry Ford, etc.
    O sea, los que produjeron el desarrollo científico, tecnológico e industrial, lo que trajo la un alza del nivel de vida y la participación de millones de personas en los beneficios de la prosperidad económica.
    Zoé, tú sabes lo que yo estoy hablando, ¿verdad? (Por si otros no me entienden).
    Zoé, tú eres inteligente, tú sabes, ¿no?

    Los primeros patriotas cubanos – Narciso López, Céspedes, Agramonte – eran, en realidad, anexionistas.
    O sea, que la causa de la república de Cuba era un proyecto parecido a lo que fuera la república de Texas (antes de convertirse en otro estado de la Unión).
    De hecho, la bandera cubana, la bandera de la estrella solitaria, era una copia de la bandera de Texas.
    Y Cuba, por estar a 90 millas de los Estados Unidos, aún bajo el período de la colonia, tuvo ferrocarril antes que España (en el siglo XIX).
    Es por eso que los criollos comienzan a despreciar a los peninsulares. Y los Estados Unidos se convierten el ideal absoluto.
    La anglofilia es la constante (cultural) de los primeros 50 años de la República.
    Y quizás lo sea aún ahora en la isla… Detrás de la fachada de los comunistas, supongo que la gente aún adora a los Estados Unidos. ¿O no? Yo no lo sé. Es algo que me pregunto.

    Bueno, llega la República (en 1902) y comienzan las dificultades.
    En toda la Historia de los Estados Unidos jamás ha habido una dictadura. O sea, jamás ha habido un gobierno militar no elegido democráticamente por el pueblo. Ustedes lo saben, ¿verdad?
    En toda la Historia de los Estados Unidos jamás hubo un 10 de marzo. ¿Está bien clarito?

    Y las instituciones políticas de Cuba eran una copia de las de este país. Pero nunca llegaron a funcionar perfectamente bien.
    Pero – y esto es IMPORTANTE: Para la clase media educada cubana de antes de la revolución, los cubanos deberíamos copiar a los Estados Unidos y NO ASPIRAR A MENOS.
    O sea, espirar al sistema democrático.
    Y esto es lo que yo he tratado – largamente – de explicar aquí (quizás con muy poco éxito).
    Ésta era la posición y ambición de José Antonio Echevarría (entre tantos otros).
    De nuevo: la visión de José Antonio no era, en aquel entonces, la excepción, sino la regla. Era “el momento cultural” de Cuba en aquel entonces.
    Y YO CREO QUE TAL ERA BUENO.
    O sea, los cubanos de aquel entonces no se percibían a sí mismos como “primitivos” ni como “subdesarrollados”.

    El Batista de 1940 es discutible. Hay diferentes teorías al respecto y yo no pretendo saber la verdad (no tengo suficientes datos). El personaje (Batista) de aquella época es “misterioso”. Creo que, si me leen bien, esto fue lo que dije antes.

    Pero el personaje del golpe de estado de 1952, era perfectamente negativo e inadmisible. Y esto es lo que yo he tratado de presentar.
    Batista NO destruye la prosperidad cubana, quiero volver aclarar bien.
    LA PROSPERIDAD CUBANA ES DESTRUIDA POR EL CASTRISMO QUE VIENE DESPUÉS, repito de nuevo.

    Y Batista NO crea tampoco “un sistema Totalitario” (como el fascismo y el comunismo, ninguno de esos HORRORES), sino una especie de dictadura moderada y bastante liberal, para ser totalmente justos.

    En la época de Batista se vivía bien y había todo tipo de libertades individuales.
    El gobierno de Batista no se metía en la vida privada de nadie.
    Pero Batista destruye la democracia.
    O sea, que lo que no existía era el derecho a elegir a los gobernantes en elecciones honradas y libres.
    ¿Está todo aclarado?

    En el plano material, después del golpe de estado de 1952, Cuba sigue prosperando dentro del sistema capitalista.
    Pero, en el plano político – y esto fue lo que dije y aún lo creo – Batista convierte a Cuba en una ridícula Banana Republic. Nos degrada a todos los cubanos en este capítulo. Los cubanos aspiraban a una democracia como la de los Estados Unidos.

    Para ponerlo todo clarito:
    El presidente Eisenhower había sido elegido democráticamente por el pueblo de este país. ¿No?
    Y, en Cuba, Grau y Prío habían sido elegidos del mismo modo también.
    O SEA, QUE GRAU Y PRÍO ERAN GOBERNANTES LEGÍTIMOS.
    Dentro de aquel sistema de ideas – que parece ser el mejor del mundo, ¿no?
    La imitación de los Estados Unidos, el ser – o tratar de ser – igual que los Estados Unidos era el ideal de excelencia.

    Y en Cuba existía una clase media educada, con muchos profesionales (graduados universitarios), ¿no?
    Y era así como la mayor parte de esta clase educada pensaba.
    Y para ellos, el golpe de estado de 1952, significaba UNA INFINITA HUMILLACIÓN.

    ———–

    Volviendo a la pregunta original:
    ¿Creemos en la democracia o no?
    O, para ponerlo de otro modo, si creemos en el gobierno civil versus el gobierno militar.

    Ésta es la pregunta – súper básica y fundamentalísima – que tenemos que contestarnos.
    Y, si creemos en la democracia, no hay (no había) justificación posible (de ningún tipo) para el golpe militar del 10 de marzo.

    ¿Y qué quiere decir democracia? Quiere decir (etimológicamente, en griego) “gobierno de la mayoría”. De la voluntad de la mayoría.
    O sea, que el pueblo elige y tiene derecho a equivocarse.
    Pero las elecciones son periódicas. En la Cuba republicana, igual que en los Estados Unidos, eran cada dos y cuatro años. Y entonces vienen las rectificaciones. Y el sistema, dentro de la democracia, rectifica y se reajusta a sí mismo. Ésta es la idea general.

    Y es un proceso ruidoso. Con oradores, demagogia, politiquería, todo eso incluido. Y aún con todos sus posibles defectos, mejor que ninguna otra alternativa.
    Mejor que la dictadura. ¿No?

    O sea, que en 1952, lo correcto, lo único aceptable, era permitir que la elecciones se realizaran en mayo de ese año, como estaban programadas, de acuerdo a la Constitución y a la Ley.

    Y éstas eran unas elecciones en las que Batista, de acuerdo a todos los cálculos anticipados, no tenía ninguna probabilidad de ganar.
    Ganaría Agramonte o Hevia.
    ¿Por qué Agramonte? Sí, el obeso y aburrido y eminente profesor universitario. Porque era el primo y heredero de Chibás, que sí había sido un líder infinitamente popular.
    Podríamos analizar críticamente a Chibás, aristócrata criollo de honradez impecable pero con cierto desequilibrio mental… Bueno, no voy a agobiarlos con eso.
    Chibás contra Prío, fue un espectáculo ruidoso, pero parte del “natural y saludable” proceso democrático, ¿no?
    ¿No es lo mismo lo que ocurre en los Estados Unidos? El Tea Party de ahora, etc.
    Ganara Agramonte o ganara Hevia, el proceso democrático en Cuba hubiera seguido por esta vía normal.

    Normalidad y legalidad.
    Y en aquel universo “civilizado” un Fidel Castro nunca hubiera encontrado su oportunidad.
    Fidel Castro se nutre de la ilegalidad y del primitivismo.
    Fue precisamente Batista quien facilitó su carrera a Fidel Castro, quien creó “la circunstancia” oportuna para que todos estos movimientos revolucionarios se desarrollaran después.
    La ilegalidad trae más ilegalidad, ¿no?

    Balance final:
    ¿Qué ganamos con el golpe de estado? ¿Ganamos algo?

    Se me olvidaba, la corrupción de Prío. ¿El gobierno de Batista no fue igualmente o más corrompido? Se estimaba que Batista, al huir de Cuba, gozaba de una fortuna de 400 millonea de dólares. Es decir, 400 millones de aquel entonces, ¿cuánto sería en dinero de ahora?
    O sea una fortuna similar a la de familia de los Kennedy (durante el mismo período).
    Cabe deducir que Batista haya robado infinitamente más dinero que lo que jamás robaran Grau y Prío (los dos combinados).
    Pero, de nuevo, esto no es lo más importante (corrupción hay en todas partes). A la corrupción sobrevivíamos.

    Ahora sí me voy. Y gracias por permitir que me exprese. Temo haber abusado de vuestra hospitalidad.

    Saludos a todos.

    Me gusta

  19. Se me olvidaba responderle a la señora Anzola:
    Batista no creó la prosperidad que existía en Cuba en la década de 1950.
    Esta era la prosperidad del sistema capitalista, de la proximidad con los Estados Unidos, etc. Esa misma prosperidad ya existía en los tiempos de Grau y de Prío.
    Y si usted se siente tan apasionadamente batistiana, eso está muy bien y yo no tengo absolutamente ningún problema al respecto, le aseguro, eso sería absurdo.
    En serio, ¿no me cree?, de verdad que no. Yo siento absoluto respeto por su persona, por sus sentimientos, por su derecho a pensar con su propia cabeza y por sus derechos de ciudadana.
    Lo que yo creo es que las elecciones programadas para mayo de 1952 deberían haberse celebrado (de acuerdo a nuestra Constitución y de acuerdo a la ley). Y Batista hubiera participado como candidato.
    Y las personas que sintieran como usted pudieran haber ido a las urnas y votar por Batista (o por el candidato que ustedes escogieran, con absoluta libertad). Y es claro que todo eso está muy bien. Es como debería siempre ser.
    Y quién sabe, nunca se sabe – no era muy probable, pero quizás Batista hubiese ganado (legítimamente) aquellas elecciones.
    Y entonces él hubiera sido – verdaderamente – el verdadero presidente de Cuba. Legítimamente y con todas las de la ley.
    Y todo normal y todo el mundo feliz.
    Y Cuba hubiera seguido siendo “un país civilizado” y una democracia.
    Y pandillero de Fidel Castro nunca hubiera tenido ninguna causa (o excusa), ni nunca hubiera encontrado su oportunidad.
    ¿Está todo esto bien claro?

    Voy a la pregunta del señor Rubiano.
    Es mi especulación – porque es algo que yo no sé, no estoy seguro – que el muy joven e ineducado Batista de la década de 1930 tiene que haber sido asesorado por “cerebros” que lo enseñaran a gobernar, etc.
    (Ésta es mi deducción, nada más que eso.
    Pero la lógica no es la verdad. La lógica no es más que lógica, especulación abstracta.
    La verdad es realidad concreta – y, a veces, es ilógica y absurda).

    Aquel fue un período (de los años 30) muy complejo. Y si mi teoría es correcta – y aclaro que no es más que una teoría, porque no tengo ningún dato para confirmarla – estos asesores (de aquella década) tienen que haber sido gente muy capacitada y lista (si juzgamos por los exitosos resultados).
    Pero yo nunca he encontrado datos en ningún libro que me expliquen todo esto.
    El Batista de los años 30, para mí, sigue siendo – en mi perplejidad – un gran misterio.

    Pero el Batista de los años 50 es lo contrario. Casi 20 años habían pasado, más edad y muchísimas experiencias. Uno podría suponer que este otro Batista (más viejo) resultaría mucho más sabio.
    PERO OCURRIÓ EXACTAMENTE LO CONTRARIO.
    ¡Que extraño es todo!
    Mi deducción aquí es que Batista esta vez carecía de asesores o que sus nuevos consejeros eran increíblemente torpes.
    Pero ésta es pura especulación mía, otra vez aclaro.
    Yo no sé.

    En cuanto a su ineficiencia lidiando con el joven pistolero Castro…
    De nuevo, yo no sé. Y Batista ya está muerto, no podemos preguntarle.
    Fidel era hijo de un amigo de Batista. Y se había casado con una chica de una familia de batistianos también. En fin, yo no sé.
    Yo nunca creí que Batista fuese tan “matón” como se le pinta.
    He repetido decenas de veces aquí que mi impresión es que él era un dictador MODERADO…
    Batista no odiaba a gentes, él no quería destruir. Ésta no era la psicología del personaje. Batista quería hacer millones y millones y hacerse aceptar por una sociedad (cubana) que lo despreciaba.
    Yo no me imagino que él fuese un hombre que quisiera matar ni perjudicar a nadie.
    Su destructividad estaba en su primitivismo, en su grosería, en su torpeza.

    Por otra parte, su ejército no peleaba, dejaba sobrevivir y hacer y deshacer a los rebeldes.
    Nadie sospechaba lo que venía.
    La burguesía cubana financió abiertamente a Fidel Castro y a otras tantas organizaciones revolucionarias.
    Todo el mundo quería libarse de Batista.
    Ésta es la explicación.

    Me gusta

  20. bueno aqui lo real, lo verdaderamente real es que no se puede juzgar lo que hizo Batista desde la perspectiva de un habanero que vivia bien en La Habana. Habria que verlo desde la perspectiva de la gente que pasaba hambre en el campo, que no tenia atencion medica en los mas reconditos rincones, de la gente analfabeta, de la gente que era torturada y asesinada en las calles por pensar distinto mientras Batista y los que estaban a su alrededor robaban millones. Por ese ideal fue que JA Echeverria luchó y participó en el Ataque a Palacio del 13 de marzo cuyo objetivo era matar a Batista y no solo porque era un ocupante ilegal de Palacio ¿Que hubiera pasado si JAE hubiera quedado vivo ? Nadie puede saberlo. A lo mejor se hubiera alineado con Fidel y fuera hoy un dirigente odiado por nosotros o a lo mejor hoy estaria en Miami dirigiendo un blog como este o estuviera preso en una carcel en Cuba o lo hubieran apartado porque hacia sombra. No podemos ser adivinos. Pero el hecho cierto es que esa situacion en general (y no solamente la falta de personalidad de Batista o su ilegal golpe de estado como se quiere demostrar aqui) fue el verdadero detonante de la Revolucion de Fidel Castro.
    Si la situacion economica de todos los cubanos hubiera sido muy buena en general pero de todos modos no hubiera permitido oposicion y hubiera torturado y matado como mato Batista a miles de cubanos, un hecho documentado y no inventado y no hay que minimizar ese hecho como pretenden aqui, hubieramos tenido a un Pinochet y de todos modos hubiera sido derrocado. Porque Fidel triunfo POR EL INMENSO APOYO que tuvo del pueblo en aquel momento: Joven, simpatico, bien parecido, inteligente, magnifico orador y con una personalidad avasalladora era pues, la antitesis de Batista en todos los sentidos. Todo eso explica SU TREMENDA POPULARIDAD al principio de la Revolucion. Eso no se puede negar porque no hay otras razones. Asi que la Revolucion del 59 fue un hecho necesario y en el momento adecuado surgio el lider necesario al igual que en todas las revoluciones habidas y por haber en el mundo como lo fue la Revolucion Francesa que fue un ejemplo en sus origenes. Surgio Marat como un apostol de la Revolucion pero tambien la misma Revolucion parió un desquiciado como Robespierre y posteriormente un Napoleon. PORQUE EL PODER CORROMPE Y ENVILECE. Eso esta demostrado con creces. Las revoluciones son hechos sociales necesarios que tienen lugar cuando las condiciones estan maduras y eso no es un invento de Marx, pero son conducidas por hombres-lideres. Por eso es que existen las elecciones democraticas y no se permite la reeleccion mas de dos periodos en la mayoria de las Constituciones democraticas del mundo, porque hemos aprendido con el tiempo lo que pasa cuando un hombre centraliza el poder durante mucho tiempo.
    Si Fidel tuvo buenos deseos o intenciones desde el principio y despues se corrompio con el poder o los tuvo desde el mismo principio es algo muy dificil de adivinar pero para los efectos da lo mismo. A lo mejor estamos ante un Marat devenido en Robespierre que despues degeneró en Napoleon. No se puede tapar el sol con un dedo y negar que se han hecho algunas cosas buenas despues de Batista pero igual se hubieran hecho si hubiera surgido un lider como Lazaro Cardenas que despues se aparto del poder en Mexico. Pero cuando un lider empieza a creerse que solo el puede llevar el proceso revolucionario y ademas se rodea de adulones,termina siendo un dictador. Asi que en el necesario balance que se le hace a un gobierno, es evidente que Cuba retrocedio en el plano economico y politico hasta la prehistoria. Si a lo mejor al cabo de algunos años de la Revolucion, como prometio, se hubieran hecho elecciones libres y a lo mejor el mismo hubiera salido elegido (pues no se puede negar que tenia una gran popularidad al principio) y despues no se hubiera reelegido todos ahora tendriamos un gran concepto de el. Pero lamentablemente todos conocemos la historia. No fue asi y empezo a acumular cada vez mas poder. Y a la Historia, a esa si que no se puede engañar. Todo lo bueno y lo malo que paso se sabra y mucho mas que no conocemos. El tiempo dira la ultima palabra. Ya hizo todo el daño que se le permitio hacer y ahora nuestro Marat-Robespierre-Napoleon esta sembrando tomates tranquilamente en el famoso punto cero. Asi es…

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s