Profecía de la enfermedad de Hugo Chávez.

Y una equivocada:

Gracias a Chocolatico Pérez.

About these ads