Todo para una sombra.

AHÍ COMO UN REMANSO

 

Tu voz sobre el silencio de mi cuerpo

hoja en blanco

escribes caricias.

El humo salado de mi alma cubre tu asombro

de verme otra vez llorando sobre los hilos de tu traje

esperando tu mano

ese punto azul.

Tu mano que ahora escribe reportajes

artículos húmedos

sobre mis huesos.

Tu mano que se queda en el aire buscando la palabra

su secreto

su posible temblor.

El sonido que se nos muere en esta luz de hotel.

 

INVENCIÓN DE LA TINIEBLA

 

A este hombre la camisa le duele en el pecho

y el corazón es él mismo estallando en pedazos,

yo me llevé un fragmento,

los locos siempre roban cortes de corazón

y luego lo dejan sangrando,

con la piedad del que ha querido

que sea entero para sí.

A este hombre lo curaré con palabras

y con lágrimas si hacen falta pociones.

Qué manera de enredarlo todo cuando uno llora

y después hay que reirse.

A este hombre lo guardaré dentro de un libro

y lo convertiré en cocuyo.

 

LOS OJOS DE LA DIOSA

 

Venus contempla el mundo y ríe,

una muchacha se afeita el sexo sentada en el balcón

y en la calle un hombre silba la canción más antigua.

Venus no lo puede creer y ríe,

un hombre y una mujer se tocan por encima de la ropa,

nadie los mira excepto los ojos de la diosa.

Basta que Cupido se acueste con su madre y duerma.

Venus está alegre y da un golpe sobre la mesa.

“¡A crecer!” -le grita a su hijo

y el joven tiembla de pudor.

Venus ha mirado por primera vez al mundo

y se ríe de los ardores,

de los tiempos modernos de los mortales.

Al fin y al cabo ella es una mujer

que ha perdido toda la belleza.

 

UN HOMBRE ESTÁ MIRÁNDOME

 

y mintiéndome al mismo tiempo

fuerte                   con prudencia

ingeniosamente

me ama y me ama

de la manera que sólo en los zoológicos

es como si me bañara con agua tibia

como si desayunara a las siete

con pan mantequilla y chocolate

está poniendo el dedo en la llaga

excusas                 mandadas al carajo

besos                 besos

aunque no se cortaría los cojones por mí

no valgo un quilo prieto

con las mujeres siempre lo mismo            caballo

ponerlas en su sitio

sin hacerles mucho caso

las pobres         son la salación de los duros

un hombre está mintiéndome impaciente

mirándome de reojo acobardado.

 

Zoé Valdés.

Poemas de Todo para una sombra, editado por Taifa, Barcelona, 1986. Accésit Premio Carlos Ortiz de Poesía 1985. Todo para una sombra es un poemario escrito entre los años 1982-1985.

About these ads

14 comentarios en “Todo para una sombra.

  1. Vibrante…

    La forma de abordar la escritura en las mujeres es arrolladora… las emociones se encarnan… sea hacen fìsicas…no se discuten… se explayan… eyaculan en un universo sensorial infinito… no hay disgresiones metafìsicas tan propias en la Nada de los hombres… hay sentidos en la piel de la palabra… què manera de re~sentirnos, carajo!…

    Lo quiero… quiero ese libro…

    Gracias Zoè… una vez màs…

    Me gusta

  2. El tercer poema es un arcoiris de profunidades psicologicas del alma que estremecen por sus desplantes y contrariedades que nos cercan, en un lenguaje natural, aparentemente al alcance de todos, y que solo los grandes poetas pueden transmutar en algo tan indefinido como la autentica poesia. Precioso homenaje en este dia del amor y la amistad.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s