Resulta increíble la indiferencia o ‘ignorancia’ con la que los norteamericanos, el gobierno estadounidense, y los propios cubanos han tolerado el caso de Alan Philippe Gross, condenado y preso en Cuba por haber sido sorprendido, en uno de sus viajes a la isla, con materiales para facilitar la comunicación de la Comunidad judía hacia el mundo exterior, y aunque haya querido mejorar la del pueblo cubano con el exterior, ¿qué de malo hay en eso a ojos del mundo libre?

Es por lo que considero que nunca se debió permitir que se produjera el juicio de Alan Gross en Cuba, que todo debió de haber sido tratado desde el inicio como un vil secuestro de un ciudadano estadounidense por un régimen terrorista, y entonces se habría que haber visto a Gross como mismo se vio a otros rehenes en el pasado. Me dirán ustedes que en ese caso el gobierno americano habría tenido que negociar, pues de todos modos es lo que harán tarde o temprano, sino es que lo estén haciendo ya, pero de la otra manera no le habrían facilitado el derecho de actuar como cualquier democracia manejando el juicio y sus leyes como si ellos hubieran sido agredidos por un ciudadano del mundo libre, y como siempre hacen, virar la tortilla a su favor, calificando a Gross de agente de la CIA y de no sé cuántas barbaridades más.

Deberíamos iniciar una campaña mundial por la liberación de Alan Gross, pero esa campaña deberá ser respaldada por el gobierno de Estados Unidos y por su presidente, y francamente, no creo que Barack Obama esté por la labor.

Un amigo (Charlie Bravo) me envió esta foto que hizo ayer en una calle de Washington. Ojalá el pueblo norteamericano empiece a tomar conciencia de que lo que le ha sucedido a este hombre pudiera sucederle a cualquiera de ellos, y que cómo irían a viajar a un país donde cualquier cosa que lleven en sus equipajes pudiera ser clasificada como material para posible uso de atentado contra la soberanía de ese país. ¿Qué soberanía además si vive hace 53 años bajo una dictadura? Urge una campaña mundial por la liberación de Alan Gross. Alan Gross es un ciudadano no cubano. Urge un juez que como el Juez Garzón en el pasado (contra Pinochet) le abra un expediente a los Castro por crimen contra la humanidad.

Urge que el mundo entero se movilice por este hombre y por sus derechos.

Zoé Valdés.

Foto Charlie Bravo

About these ads

Escritora, artista.

25 Comment on “Alan Gross, un rehén del terrorismo amañado y tolerado.

  1. Pingback: Photo of the day | Babalú Blog

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 21.572 seguidores

%d personas les gusta esto: