Una acusación contra Mohamed Merah había sido presentada en los tribunales en 2010.

Una acusación contra Mohamed Merah, el asesino de Toulouse y de Montauban, había sido hecha en el 2010, cuando un adolescente de 15 años se confió a su madre después de haber pasado siete horas en el apartamento de Merah oyendo cánticos religiosos que llaman a la guerra contra infieles y viendo imágenes de mujeres asesinadas de balazos en la cabeza y decapitaciones o ahorcamientos, material mostrado por el terrorista.

Cuando el terrorista se enteró de que el joven se había confiado a la madre fue hasta su casa y los golpeó fuertemente, luego volvió y golpeó a la hermana del adolescente dejándole cicatrices en el rostro.

Hace poco el terrorista apareció en el barrio vestido de negro, batiendo un sable en la mano, y gritando: ¡Allah Aqbar! La policía no hizo nada por detenerlo. También tenemos que saber que en caso de que hubiera sido detenido no habrían faltado las protestas de la izquierda, de los comunistas, de los artistas acomplejados y de una buena cantidad de asociaciones en contra del supuesto racismo de la policía francesa. Los mismos que se han callado frente a los crímenes de este terrorista.

Más en Le Figaro.

Merah estaba en la lista negra de los aeropuertos de Estados Unidos desde un cierto tiempo. Estuvo en España en el 2007 para recibir cursos en jornadas islamistas de formación.

About these ads