Crece la nostalgia política de Nicolas Sarkozy. Por Juan Pedro Quiñonero.

Es una nostalgia sin precedentes. Ningún otro presidente francés se ha beneficiado nunca de tan temprano reconocimiento.

About these ads