Confesión del pintor Agustín Bejarano.

La culpa dos veces.

About these ads