Insensible. Por Charlie Bravo.

Insensible.

Por Charlie Bravo.

El president reelecto de los Estados Unidos de América planea una tremenda fiesta de reelección. Claro, esto lo va  haciendo en el poco tiempo que le queda libre, tras un viajecito a Birmania para interesarse por la minoría musulmana de por allá y ni preguntar por los que no son musulmanes, sin abrir la boca para condenar a Hamas ni exigirle a Egipto explicaciones –o cortarle la ayuda- por disparar cohetes contra Israel, y claro, entre autorizar que aprobaran la visa a la nietísima del vicedictador suplente cubano y no responder preguntas sobre el cada vez más desastroso affair Bengazhi, ha encontrado el tiempo necesario para ir revisando el papeleo de la preparación de su evento centrado en sí mismo, de su cumbancha de la victoria donde todos los artistas que le apoyaron cantarán himnos y bailarán sus danzas sicalípticas, haciendo que Miguelina contonee sus caderas desde lejos. Menos mal que todavía no nos obligan a asistir a esos actos.

Ah sí… Encontró tiempo para visitar New York y New Jersey, donde la ineficiencia de su gobierno está dando botones de muestra por doquier. Ya son del tamaño de un plato, pero claro, vacío. No hay electricidad aún en muchos lugares, no hay suministro de alimentos, hay racionamiento de gasolina, y la prensa rehúsa comentar los problemas que realmente existen en esos lugares, porque ya el cuarto poder depende del primero, y no solo, le sirve de protector y propagandista, a la vez que de lacayo.

Si Barack Hussein no fuera un insensible de marca mayor, un ególatra sin límites, suspendería de inmediato su fiesta de la victoria –que así la están llamando ya, y me pregunto ¿victoria contra quién? ¿cómo es que no es inauguración presidencial y basta- y destinaría todo ese dinero y todo esos recursos a quedarse en casa, para dar la ayuda que necesitan las víctimas de Sandy, los desamparados, los parados, y los veteranos mutilados y que se ven impedidos de encontrar casa adecuada para sus limitaciones.

Pero no se puede esperar mucho de alguien que tiene que dar una fiesta y que no vacila en pedir dinero prestado a un gigante esclavista del tercer mundo –con lavado de cara primermundista, pero tercermundista hasta las argollas- con tal de dar un fetekún bestial para sus seguidores, en un derroche de mal gusto, insensibilidad y arrogancia que no han tenido jamás precendente. Claro, si uno no se acuerda de los desfiles soviéticos, castristas, y norcoreanos.

Acerca de estos anuncios

3 comentarios en “Insensible. Por Charlie Bravo.

  1. El personalismo desafiante de los izquierdistas. La arrogancia y la impunidad. ¡ A celebrarlo! y a celebrar por adelantado la reforma a la constitución que van a imponer para hacer al “elegido” presidente vitalicio.
    Muy buen artículo, enfurecedor.
    Gracias Charlie Bravo.
    Gracias Zoé Valdés por el post.

    Me gusta

  2. magnifica descripcion y analisis del personaje cachoe..presidente asi actuan estos izquierdosos , me permito decir como la sra Frida el personaje es un “impunito”, que pasa y se rie en la cara de todos con la arrogancia que lo contradistingue, lo que si no creo que llegue a celebrar el cambio de la constitucion porque podria sucederle lo irreparable porque algunos artefactos no llevan nombre y pueden aparecer hasta por debajo de una piedra

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s