Los objetos viajan por rutas misteriosas. Por Orhan Pamuk.

El País.

About these ads