El sur de Israel pide mano dura. Por Ana Carbajosa.

Los habitantes de Ashkelón viven atemorizados por la lluvia de cohetes palestinos.

About these ads