A una indignada conmigo. Por Cristina Fallarás.

El Mundo.

About these ads