Los nombres de la maldad y la Unicef.

En mi columna de Libertad Digital.

About these ads