Obama no llora como el resto de los mortales.

Obama no llora como el resto de los mortales. Si se fijaron bien, las lágrimas le salen por el rabo del ojo, y no por los lagrimales, como a todo el mundo. ¡Qué presidente tan teatrero! Y lo que más jode es que haga su teatro a costa de un drama donde han muerto veinte niños y educadores y profesionales de la educación. Repulsivo.

A-Noq5vCMAAvJ7_.jpg-large

About these ads