Siempre se lo dan a un Padura. Nunca a un escritor. Por Juan Abreu.

Emanaciones.

About these ads