Una cubanita que no se puso de pie ante el Capitán General Weyler. Por Raúl Ramos Cárdenas.

Memorandum Vitae.

About these ads