Castro I, muy encorvado, salió a votar por el único candidato: su régimen.

Muy encorvado, cada vez más jorobeteado, y con la voz gangosa, salió a votar el Diablo Cuncún, en el casco y la mala idea.

Video y artículo en El Mundo.

Video y artículo en RTVE.

Foto ABC

Foto ABC

About these ads