No es la primera vez que programan una película en una sala alternativa de cine. Lo hicieron con Te quiero y te llevo al cine de Ricardo Vega, a inicios de los años noventa. La estrenaron una sola vez en el Festival de Cine de La Habana, después de muchas discusiones y de años de trabajo (7 en total) y luego la desaparecieron, y la condenaron al ostracismo y la censura. Es lo típico de la dictadura y del ICAIC, dictadura dentro de la dictadura.

Admiro la paciencia de Alejandro Ríos por rescatar este cine, qué aguante.

About these ads

Escritora, artista.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 21.563 seguidores

%d personas les gusta esto: