Un marine mata al francotirador más letal del Ejército de EE UU. Por Yolanda Monge.

El País. Este crimen me huele a queso podrido.

About these ads