Los gritos de la novia de Pistorius y sus jeringuillas de testosterona.

EcoDiario.

About these ads