Jean-Pierre Bel se defiende de sus viajes a Cuba por razones afectivas.

le Lab. Dice que se reunió dos horas con Raúl Castro, y que ha sido el mayor tiempo que el tirano ha dedicado a un político extranjero, qué cosa tremenda, n’est-ce pas? (Esto es una ironía, señores, entiéndanla como tal). Algunos senadores sospechan incluso de meterse en asuntos de la embajada de Francia en La Habana. Muchas medallas, muchas condecoraciones, muchos pasaportes, etc…

 

About these ads