einstein
Se despidió como llegó, modestamente. Eso fue en 1981, cuando Juan Pablo II le pidió que se hiciera cargo de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Gracias a las señales televisivas del Vaticano, distribuida a todas las televisiones, millones de personas de todo el mundo pudimos ver en directo el último día del Papa Benedicto XVI en la Santa Sede. La simplicidad la hizo emotiva. Esa imagen del helicóptero sobrevolando Roma, mientras las campanas de las iglesias sonaban, provocaban una mezcla de tristeza y ternura. Como cuando decimos adiós a un abuelo que no volveremos a ver.

Escuetas, pero sinceras, las palabras pronunciadas desde el balcón del Palacio de Castel Gandolfoante la muchedumbre que llenaba la pequeña plazoleta. Igualmente simple la ceremonia final, cuando dos soldados suizos de la Guardia Pontificia cerraron la puerta, y ya dentro, cedieron el relevo a tres gendarmes italianosLa sobriedad de la despedida de Joseph Ratzinger me recordó a otro alemánAlbert Einstein.

En junio de 1979, siendo periodista de la revista Bohemia,permanecí durante tres semanas en la República Democrática Alemana. Entonces no podía imaginar que diez años después, aquel país desaparecería. Estuve en Berlin, Dresden, Leipzig, Erfurt y Postdam. De esta última ciudad, guardo uno de los mayores recuerdos: la visita a la casa donde Albert Einstein pasó varios veranos, en Caputh, en las afueras de Postdam.Exteriormente, parecía la residencia de cualquier vecino de la zona, con jardín y patio.  

Pero lo que me impresionó fue que el mobiliario, además de escaso, en madera de tonos oscuros, de una simplicidad sobrecogedora. Espartana la habitación donde solía leer y escribirNunca hubiera imaginado que Einstein fuera un hombretan natural y llano en su vida privada. En este link, pueden ver fotos de la casa y leer sobre el arquitecto que la construyó, entre otros detalles (en inglés). Su genialidad no necesitaba de adornos ni lujos, vanidades imprescindibles hoy para muchos famosos de verdad y famosos” entre comillas.

Al percatarse que ya no tenía edad, salud ni fuerzas para hacerle frente a los escándalos y tejemanejes vaticanos, cardenalicios y eclesiásticosBenedicto XVI decidió retirarse. Y terminar sus días como un simple peregrino, dejando atrás toda esa pompa y fastuosidad que rodea la alta jerarquía católica, apostólica y romana.

Es lo que deberían hacer muchos gobernantes y reyes, comenzando por los hermanos Castro y terminando con Juan Carlos Iquien debido a sus múltiples enfermedades e intervenciones quirúrgicas, haría bien en cederle el trono a su hijo, el Príncipe Felipe. Como hizo la reina Beatriz de Holanda, que abdicó en su hijo Guillermo y su nuera Máxima.

Igual que hicieron actrices de la talla de Greta Garbo y Marlene Dietrich. Se recluyeron en sus casas y decidieron envejecer lejos de los paparazzis y curiosos. O Pepa Flores, más conocida por Marisol. Agobiada por la fama desde niña, un buen día decidiópasar al anonimato en su Andalucía natal.

No todas las personas de la tercera edad envejecen con dignidad. A pesar de haber sido un fumador empedernido,Santiago Carrillo, líder del comunismo español, estuvo lúcido yfísicamente bien conservado hasta su muerte, a los 97 años, en septiembre de 2012. Otro de esos ejemplos dignos fue el escritorgranadino Francisco Ayalafallecido en noviembre de 2009, a los103 cumpleaños. Su esposa le cuidó con amor y permitió suasistencia a actos y entrevistas hasta casi el final de su vida. Se le veían los años, claro, pero aún se expresaba con coherencia y claridad.

Es lo que no se soporta de algunos famosos: su enorme ego no les permite pasar segundo plano y retirarse con dignidad. Los flashes son su droga.

Tania Quintero

El Blog de Tania Quintero.

About these ads

Escritora, artista.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 21.517 seguidores

%d personas les gusta esto: