UN HOMBRE, UNA MUJER.

Un hombre, una mujer, quince años más tarde, viajan a la misma playa, donde el oleaje se demora en las pupilas. La arena, sorpresivamente, envuelve la tarde de un espesor nacarado. Dan un paseo, se cuentan desde el día en que se conocieron, paso a paso, el amor, liviano a veces, otras demasiado condensado en temperaturas y quehaceres; premura de los silencios. Hacen un resumen de todos estos años, en los que perdieron amigos, pero ganaron sombras. Un hombre y una mujer vuelven a mirarse en la soledad del exilio, despacio.

Ricardo Vega, ayer, en Deauville, preparándonos desde temprano para el Festival de Cine Americano. Foto mía. La placa recuerda que en esa plaza se filmó la película Un hombre y una Mujer de Claude Lelouch, con Anouk Aimée y Jean-Louis Trintignant, estrenada en 1966, recompensada con una Palma de oro de Cannes, con dos Oscares, y 47 premios internacionales.

6 respuestas para “UN HOMBRE, UNA MUJER.”

  1. Espero que no piense que en esas playas termine su trabajo…! Un abrazo.

  2. Zoé, qué casualidad, hacía días que venía pensando en ese filme, y ahora veo tu post, tan hermoso.
    Saludos a Ricardo,

  3. Cuco, sólo comienza, sólo eso, gracias. Al Godar, sí la pusieron en la cinemateca, en los ciclos de cine francés. Isis, ya ves, siempre andamos conectadas telepáticamente, gracias.

  4. Don Eufrates, sólo con amor.