BERLÍN, 1995, CON HEBERTO PADILLA.

Fue en mayo de 1995, en Berlín, donde hubo un Encuentro de escritores cubanos. Conocí a muy buenos escritores: Heberto Padilla (en la foto), María Elena Cruz Varela, Jorge A. Pomar, Rolando Sánchez Mejía. Conocí a Barbara Bertoni, con la que ha sido un placer trabajar todos estos años en las traducciones al italiano, y a otras personas buenas e inteligentes, lo que siempre es sumamente benéfico. La foto me la envió hace unos días Laycen Chuey, se lo agradezco, y espero que podamos vernos pronto.

De Heberto Padilla recuerdo a un hombre divertido, contaba chistes, hablaba de literatura de una manera natural y desalmidonada. Irónico a veces, consigo mismo, amable, y curioso de conocer la obra de los demás.

Con Heberto Padilla, Berlin, 1995.
Con Heberto Padilla, Berlín, 1995.

8 respuestas para “BERLÍN, 1995, CON HEBERTO PADILLA.”

  1. Zoe, asi mismo recuerdo a Heberto. Divertido a mas no poder, irreverente, curioso. Bellisima foto!: Una continuidad historica de nuestra literatura.

  2. Mis zapatos son dos poemas, pero malos, malos.

  3. Me da gusto que haya aparecido esa foto tuya con Heberto. Este 24 de septiembre se cumplirán 8 años de su desaparición física, porque siento que anda todo el tiempo por mi casa, no como una sombra sin luz, sino como un ángel guardián. Y porque su obra lo avala como lo que fue y es, un gran poeta cubano.
    Ahora se ha convertido también en un tabaco, en esos Padilla Cigars, que están ya entre los 25 mejores cigarros del mundo. Ver aquí: http://www.padillacigars.com
    Gracias, Zoé, por darle vida a esa hermosa foto. Me consta que Heberto te admiraba y hablaba con mucho entusiasmo de tu obra, incluso en un programa que hizo con el inolvidable Agustín Tamargo.
    Un beso y muchas bendiciones,
    Belkis

    http://www.belkiscuzamale.blogspot.com

  4. Histórica foto.
    No logré ver nada malo en tus zapatos.
    Saludos
    AL Godar

  5. Recuerdo el placer con que lei su poemario Fuera del juego en la Biblioteca Nacional. Un libro esencial en la literatura cubana.

  6. Zoé,

    Los zapatos lucen cómodos, y el axioma reza que la comodidad es el criterio máximo de la belleza, con la única excepción de las mujeres lindas e inteligentes (la inmensa mayoría de la veces son un verdadero dolor de cuello).

  7. Graciasx, querida Belkis, me da mucho placer lo que me cuentas. Al Godar, usted es una persona muy amable, saludos. Ernesto G. el poemario que marcó una época, política y poética. César, los zapatos me quedaban grandes, eran cómodos, pero estaban rellenos con algodones. Gracias por tus palabras.