HEBERTO PADILLA, (1932-2000)

El 25 de septiembre del 2000 falleció en Alabama el escritor Heberto Padilla. Este blog quiere dedicarle un breve homenaje en este fin de semana. La historia del poeta Heberto Padilla es conocida en el mundo entero, pero debo remitirlos al blog de quien fue su esposa durante muchísimos años, con un hijo en común, y quien vivió junto a él la represión castrista. Nadie cuenta mejor esos momentos que la escritora y pintora Belkis Cuza-Malé en su blog, por haberlos sufrido en carne propia.

Berlin, 1995. Foto Laycen Chuey
Berlín, 1995. Foto Laycen Chuey

 
EN TIEMPOS DIFÍCILES

A aquel hombre le pidieron su tiempo
para que lo juntara al tiempo de la Historia.
Le pidieron las manos,
porque para una época difícil
nada hay mejor que un par de buenas manos.
Le pidieron los ojos
que alguna vez tuvieron lágrimas
para que no contemplara el lado claro
(especialmente el lado claro de la vida)
porque para el horror basta un ojo de asombro.
Le pidieron sus labios
resecos y cuarteados para afirmar,
para erigir, con cada afirmación, un sueño
(el-alto-sueño);
le pidieron las piernas,
duras y nudosas,
(sus viejas piernas andariegas)
porque en tiempos difíciles
¿algo hay mejor que un par de piernas
para la construcción o la trinchera?
Le pidieron el bosque que lo nutrió de niño,
con su árbol obediente.
Le pidieron el pecho, el corazón, los hombros.
Le dijeron
que eso era estrictamente necesario.
Le explicaron después
que toda esta donación resultaría inútil
sin entregar la lengua,
porque en tiempos difíciles
nada es tan útil para atajar el odio o la mentira.
Y finalmente le rogaron
que, por favor, echase a andar,
porque en tiempos difíciles
ésta es, sin duda, la prueba decisiva.

Berlin, 1995. Foto Laycen Chuey
Berlín, 1995. Foto Laycen Chuey

 

CADA VEZ QUE REGRESO DE ALGÚN VIAJE

Cada vez que regreso de algún viaje
me advierten mis amigos que a mi lado se oye un gran estruendo.
Y no es porque declare con aire soñador
lo hermoso que es el mundo
o gesticule como si anduviera
aún bajo el acueducto romano de Segovia.
Puede ocurrir que llegue
sin agujero en los zapatos,
que mi corbata tenga otro color,
que mi pelo encanezca,
que todas las muchachas recostadas en mi hombro
dejen en mi pecho su temblor,
que esté pegando gritos o se hayan vuelto
definitivamente sordos mis amigos.

EL HOMBRE AL MARGEN

Él no es el hombre que salta la barrera
sintiéndose ya cogido por su tiempo, ni el fugitivo
oculto en el vagón que jadea
o que huye entre los terroristas, ni el pobre
hombre del pasaporte cancelado
que está siempre acechando una frontera.
Él vive más acá del heroísmo
(en esa parte oscura);
pero no se perturba; no se extraña.
No quiere ser un héroe,
ni siquiera el romántico alrededor de quien
pudiera tejerse una leyenda;
pero está condenado a esta vida y, lo que más le aterra,
fatalmente condenado a su época.
Es un decapitado en la alta noche, que va de un cuarto al otro,
como un enorme viento que apenas sobrevive con el viento de afuera.
Cada mañana recomienza
(a la manera de los actores italianos).
Se para en seco como si alguien le arrebatara el personaje.
Ningún espejo
             se atrevería a copiar
este labio caído, esta sabiduría en bancarrota.

Laycen Chuey
Berlín, 1995. Foto: Laycen Chuey

DICEN LOS VIEJOS BARDOS

No lo olvides, poeta.
En cualquier sitio y época
en que hagas o en que sufras la Historia,
siempre estará acechándote algún poema peligroso.

SOBRE LOS HÉROES

A los héroes
siempre se les está esperando,
porque son clandestinos
y trastornan el orden de las cosas.
Aparecen un día
fatigados y roncos
en los tanques de guerra,
cubiertos por el polvo del camino,
haciendo ruido con las botas.
Los héroes no dialogan,
pero planean con emoción
la vida fascinante de mañana.
Los héroes nos dirigen
y nos ponen delante del asombro del mundo.
Nos otorgan incluso
su parte de Inmortales.
Batallan
con nuestra soledad
y nuestros vituperios.
Modifican a su modo el terror.
Y al final nos imponen
la furiosa esperanza.

MIS AMIGOS NO DEBERÍAN EXIGIRME

Mis amigos no deberían exigirme
que rechace estos símbolos perplejos
que han asaltado mi cultura.(Ellos afirman que es inglesa.)
No deberían exigirme
que me quite la máscara de guerra,
que no avance orgulloso sobre esta isla de coral.
Pero yo, en realidad, voy como puedo.
Si ando muy lejos debe ser porque el mundo
lo decide.

Pero ellos no deberían exigirme
que levante otro árbol de sentencias
sobre la soledad de los niños casuales.

Yo rechazo su terca persuasión de última hora,
las emboscadas que me han tendido.
Que de una vez aprendan que sólo siento amor
por el desobediente de los poemas sin ataduras
que están entrando en la gran marcha
donde camina el que suscribe,
como un buen rey, al frente.
 
 

 

POÉTICA

Di la verdad.
Di, al menos, tu verdad.
Y después
deja que cualquier cosa ocurra:
que te rompan la página querida,
que te tumben a pedradas la puerta,
que la gente
se amontone delante de tu cuerpo
como si fueras
un prodigio o un muerto.

FUERA DEL JUEGO

A Yannis Ritzos, en una cárcel de Grecia.

¡Al poeta, despídanlo!
Ese no tiene aquí nada que hacer.
No entra en el juego.
No se entusiasma.
No pone en claro su mensaje.
No repara siquiera en los milagros.
Se pasa el día entero cavilando.
Encuentra siempre algo que objetar.¡A ese tipo, despídanlo!
Echen a un lado al aguafiestas,
a ese malhumorado
del verano,
con gafas negras
bajo el sol que nace.
Siempre
le sedujeron las andanzas
y las bellas catástrofes
del tiempo sin Historia.
Es
    incluso
                anticuado.
Sólo le gusta el viejo Amstrong.

 

 

Tararea, a lo sumo,
una canción de Pete Seeger.
Canta,
            entre dientes,
                                    La Guantanamera.
Pero no hay
quien lo haga abrir la boca,
pero no hay
quien lo haga sonreír
cada vez que comienza el espectáculo
y brincan
los payasos por la escena;
cuando las cacatúas
confunden el amor con el terror
y está crujiendo el escenario
y truenan los metales
y los cueros
y todo el mundo salta,
se inclina,
retrocede,
sonríe,
abre la boca
                     “pues sí,
                     claro que sí,
                     por supuesto que sí…”
y bailan todos bien,
bailan bonito,
como les piden que sea el baile.
¡A ese tipo, despídanlo!
Ese no tiene aquí nada que hacer.
 

(Del poemario Fuera del juego, 1968)

11 respuestas para “HEBERTO PADILLA, (1932-2000)”

  1. Cuán justo, Zoé. Ya he ido al blog de Belkis Cuza-Malé.
    La figura de Heberto Padilla, si es que esto es posible, crece cada día más.
    Y gracias por los poemas, que, aunque conocidos, mantienen intacta la resonancia de la primera vez.

  2. Un poeta necesario en estos tiempos que corren.

  3. !Que sorpresa tan emocionante, mi querida Zoe! Miro esas fotos y siento que lo devuelven a este mundo, de donde nunca se ha marchado.
    Estuvo siempre mas claro que el agua, incluso cuando parecio contradecirse en aquella autocritica de 1971, ante 150 invitados que entonces no sabian que se estaban mirando en un espejo, porque Heberto no era mas que el reflejo de la propia tragedia de nuestro pais.
    «No fue un poeta del porvenir», decia en uno de sus versos. Pero ahi si que se equivoco. Su obra crece, en la medida en que el ojo esta obligado a ver, a ver…para parafrasear otro de sus poemas.
    Dios lo guarde junto a el.
    UN beso y muchas bendiciones,
    Belkis,
    http://www.belkiscuzamale.blogspot.com

    Nota> Fue encontrado muerto el 25 de septiembre en su apartamento de la Universidad de Auburn, Alabama. Pero en realidad habia muerto el domingo 24 de septiembre.
    ¿Quien trajo aquel ejemplar del periodico The New York Times de ese dia que aparecio en el apartamento? De seguro su asesino, siempre lo he sospechado.

  4. Gracias Isis, Ernesto, Belkis. Tienes razón, Ernesto, sus poemas son de una actualidad tremenda. Belkis, todo se sabrá, todo, no hay nada mejor que cada paso de la vida, ni más hermoso y justo.

  5. Un verdadero tesoro este homenaje tuyo a Heberto Padilla, y muy merecida la mención a Belkis. Luego volvere sobre los poemas, tan limpios y elevados. Gracias Zoe por tu trabajo y tu dedicación a la verdad y a la cultura.

  6. !Gracias Zoe por tu homenaje(bien merecido)a Hebero Padilla.!Actualizarlo es re-virvirlo!Asi las nuevas generaciones podran disfrutar de su presencias,con El ausente. Saludos a la querida y agnegada Belkis Cuza,su compañera de años.Y de nuevo !Gracias a ti Zoe!……..Luis Jesus

  7. Heberto… Veo sus fotos, y me llega su voz volviendo una cotidianidad en humor inteligente. Querida Belkis, como bien dices, el sigue aqui…

  8. Gracias Zoe por devolvernos a un Heberto de carne y hueso! Estoy reenviando este post tuyo ( que me hizo llegar Belkis muy amablemente) a todos mis amigos, sobre todo a los más jóvenes que desconocían del famoso «Caso Padilla» y gracias a tí podrán tener una mayor comprensión de aquella infamia. Nunca se podrá omitir la figura de Heberto Padilla de la literatura cubana y eso lo saben muy bien los policías de la cultura castrista. Su figura se acrecienta y brilla cada día más.
    Recibe mi saludo y un abrazo.
    René Dayre Abella

  9. no pertenezco a vuestro mundo me son familiares los nombres de
    padilla, belkis y zoe a quienes admiro digno su reconocimiento
    me gustaria me ayudaran a conocer mas sus obras. gracias

  10. Gracias a todos, intentaré seguir añadiendo cosas sobre Heberto Padilla, Belkis es una gran persona.

Deja un comentario