LIBROS HECHOS A MANO. RAYMOND DUBLINEAU.

Un año más tarde de mi llegada a París, en 1996, se me acercó en una firma de libros en el Salón del Libro de París, un señor mayor que se presentó como editor y me aseguró que no era un editor común. En verdad no lo era, me enseñó parte de su trabajo, sus mini-ediciones, hechas a mano; y me pidió un poema, traducido al francés, para hacer un libro juntos. Este señor siempre ha venido a todas mis firmas, y le tengo un gran aprecio y respeto, es un poeta de la edición, se llama Raymond Dublineau, y la mayor tirada que ha hecho de un libro es de quince ejemplares, así como lo leen. Sus ejemplares cuestan caros, eso sí, pero vale la pena, por la belleza insuperable del objeto. Para mí es un placer mostrarles su trabajo, aunque sea uno de ellos, pero podría enseñarles más. Los grabados son hechos a mano, la impresión igualmente, el dibujo de cubierta está repujado en la tela, el papel es papel de agua, que le llaman aquí. Y mi poema es Modelando para Egon Schiele, que les pongo también en español. Este post me lo inspiró el post de Javier de Castromori en su Memorandum Vitae.

MODELANDO PARA EGON SCHIELE

Egon vestido me toca las rodillas
anuncia que me va a pintar
para él estoy latentemente flaca
rasguña con el pincel mis poros y dicta los castigos
ni siquiera sabe que morirá a los veintiocho años
Egon clavetea la lengua del discurso
huye con ojos afiebrados de las últimas leyes
no entiende mi carne se mira las manos y sonríe
luego prepara los colores con cinismo
y vanidad de quien no sabe nada
separa mis rodillas
anuncia que va a destruirme

Egon se desnuda y dice que todo artista tiene miedo
y con el pincel recorta mis pedazos
para él la luz no es necesaria sobre el vello de mis piernas

Egon se acerca y promete un cuerpo magullado
sentado descomponiendo lo imposible
con una tos más cómica que grave
Egon imprudente no baja las persianas
en mi ombligo la tinta no se transforma
como gota de mediodía
y grito que me están evaporando

Egon desnudo toca mis rodillas
para sugerir
que me está inmortalizando
y que esto es menos doloroso que un tatuaje en el pezón
yo sé que algún día seremos obras de arte
y Egon estará expuesto con el sexo moteado de rosado

Egon mueve los músculos de las nalgas
al ritmo de las pinceladas
y se decapita con una cuchilla de afeitar

Él no sabe que mi cuerpo es banalmente blanco
Egon por eso lo decoras con la yema del dedo

Egon es ligero y chupa del narguile
las burbujas de mi susto
acaricia mis rodillas
ya estamos terminando con el infernal ruido de mis tripas

¿y si quemáramos los cuadros?
Egon humillado brinda queso y un campari con limón
dice que estoy perfecta con mi habre y mi sed
que parezco una niña de Balthus

¿y cómo Egon pudo saberlo si él iba a morirse antes?
No es bueno pensar en los muertos con frecuencia
porque después sus voces salen angustiadas por la radio

Ego se ha vestido
amoretea mi piel con sus dientes
y anuncia que me va a borrar.

El poema Modelando para Egon Schiele forma parte del poemario Vagón para fumadores, editado en España por Lumen, en el 1996.

5 respuestas para “LIBROS HECHOS A MANO. RAYMOND DUBLINEAU.”

  1. ¡¡ Qué escritor no daría toda su fama a cambio de 15 ejemplares de semejante magia y calibre !!
    Un saludo!

  2. Bienvenido, Axtreo, gracias. Es cierto,un libro único.

  3. Me encantan los libros hechos a mano, esas ediciones de contados ejemplares, son joyas artisticas. Muy buena historia.

  4. Magnífico poema, y cuánta exquisitez. El verdadero «bocado de cardenales».

  5. soy escritora de PR.Actuamente deseo hacer mi segundo poemario a mano megustria que usted me orientara sobre algunas tecnicas para yo misma preparalos….