EXPOSICIÓN GINA PELLÓN.

La pintora cubana, Gina Pellón, residente en París desde inicios de los años sesenta, inaugura mañana una exposición en la Galería de Saint-James, dentro de un castillo, 3 place Camille Hostein, 33270 Bouliac. A las 19: 00h.

 

GINA PELLÓN: COMO UN DARDO DE SEDA.

Zoé Valdés.

“Estoy vestida de aguas”
Gina Pellón.

“A veces escribo como si trazase un boceto”
Remedios Varo.

Con un dardo de seda, y la ballesta de arena, semejante al árbol que ella cita en un verso, nos introduce Gina Pellón en su pintura, y ahora en su poesía, para musitar: “Eres un árbol de arena”… Y yo voy avanzando en puntillas, con las zapatillas prestadas de Margot Fonteyn, toda verdecida, con gajos de framboyán, por entre los poemas, que nos recuerdan los ojos repintados y egipcios de una de sus mujeres. Las mujeres de Gina Pellón, que son ella misma, y que son pájaros, picoteando en las barajas, y que susurran con aleteo de plumas, he aquí el naipe elegido, el destino vulnerable.

Hace algunos años ya, mi hermano, el crítico de arte, Gustavo Valdés, y yo, recorríamos SOHO en New York, entrábamos y salíamos de las galerías. De repente, mi hermano señaló a una obra magistral, al fondo de la galería, que se podía ver desde la calle. Entramos sobrecogidos, me anunció que estaba delante de un cuadro de Gina Pellón. Era la primera vez que yo veía una obra de la artista, y quedé hechizada por la majestuosidad de la figura femenina, vestal pura como el diamante y descotada con ojeras de insomnio, el colorido se derramó en mis brazos, los trazos recorrieron mis venas, surgieron promontorios en mi cuerpo, acantilados en los ojos, nubes en la boca, tierra por todo el cuerpo, un trabajo de alfarero en el vestido, piedrecillas celtas en los pies, y nueve olas que bañaban el espacio, entré en el cuadro vestida de aguas.

Dieciséis años después recibo el poemario Vendedor de olvidos, dedicado por su autora, Gina Pellón, cálida, cariñosa; editado en castellano y en francés por Aduana Vieja en España y  en castellano e italiano por Edizioni Il Foglio en Italia. Para mí ha sido como leer entre los pañuelos de su pintura, como adivinar en esa carta olvidada en el fondo de un bolso antiguo, o desenredar la célebre trenza cortada de un tajo y guardada en el fondo de una gaveta de un antiguo bargueño, de aquella amante que se clava el alfiler del sombrero en el corazón.

Gina Pellón es una de las más grandes artistas, cubana y universal, una poeta de fina sutileza que nos entrega la rosa, con espinas y humo, y poco a poco nos la va deshojando, hasta dejarla en el botón que pudiera latir en el ombligo de un recién nacido, o en el sexo núbil de una adolescente.

Una de las alegrías que más aprecio de la vida es recibir y redescubrir una obra de Gina Pellón, en los temas que ella ha hecho imprescindibles, las mujeres, los pájaros, la vida a la altura del tiro de la ballesta, certero, prudente, pero con flecha de estambre, dardo de lana, punta de seda; y ahora, desde luego, la luminosidad de sus palabras, estrategia de las sombras, victoria del dragón que danza en el fuego de su propia boca. Muy acertada en metáforas, amorosa en su falsa pretensión de olvidadiza.

La artista, la poeta, es la mujer que pinta en la memoria y que nos describe el olvido con las migajas de pan trabadas en los pelos de los pinceles, gotas de óleo doran las grutas del dolor, y un sudor asciende, es la miel que se fuga entre la tierra y el cielo, y se estanca en el océano, ese mar que ella ha mordido, y pinchado entre las rodillas. Al abrirlas, riega de oleaje noctámbulo las heridas saladas del recuerdo, y cicatriza pronto en los algodones que nos ha colocado para descansar las sienes.

Gina Pellón es lo esencial del supremo desprendimiento, ese instante en que el pájaro del dibujo bate alas, y se echa a volar del cuadro hacia el horizonte, caótico de sonidos y cantos, en esa caída, ella extiende la mano, estira el paisaje, atrayéndolo hasta aquí, hasta mis ojos, que se nublan agradecidos del diluvio. Y su canción irradia  reminiscencias explosivas, en el tambor y en el violín, en el dado cargado, y privilegiada por la resonancia de los sueños. Sin trampas, nos entrega lo único de lo que no se puede privar jamás un artista: el deseo, y una breve sensación de belleza y libertad.

París, noviembre del 2006.

Hace pocos días la pintora denunció un robo perpetrado en su casa, del que habla más extensamente en las páginas de El Nuevo Herald, en entrevista a cargo de Norma Niurka, lean aquí.

Anuncios

8 Replies to “EXPOSICIÓN GINA PELLÓN.”

  1. Un texto que define a la pintora, que es a la Gina Pellón que conozco. No he leido su poesia. Su pintura es asi, como la has dibujado con las palabras. Muchos exitos para ella manana!

    Me gusta

  2. Felicidades a Gina; ojalá pudiera estar ahí, mañana.
    Zoé, otro texto “plástico” exquisito. Debieras reunirlos todos.

    Me gusta

  3. Bello texto….sobre una pintora poco conocida, al menos acá. La Maestra Pellon, otra de nuestras grandes artistas que pinta como escribe, o que escribe como pinta – ese es el puente del arte.
    Saludos,

    G

    Me gusta

  4. Gracias, Eufrates, Isis. Gerardo, gracias, Gina expondrá pronto en Miami, pero ella sí es muy conocida en Miami, conocidísima. Es una de las más conocidad, no solo por su pintura, además perteneció al célebre grupo Cobra.

    Me gusta

  5. Parece que todo el mundo sabe quién es el ladrón, hasta en el Nuevo Herald. No tendrá pruebas para denunciarlo a la policía, dice doña Gina, pero la justicia de Dios no es la misma que la justicia de los hombres, ésta es más rápida. Doña Gina podría recuperar algo de sus preciosos objetos. No hay que poseer pruebas para denunciar un robo a la policía.

    Me gusta

  6. Un hola y un me alegro contactar a traves de este medio con Gina y su trabajo que tanto admiro, tengo algunos recortes y colecciono el arte de la revista Vanidades donde aparece parte de su produccion, Soy una pintora dominicana y le envio a Gina un abrazo caribeño. Carmen

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.