CUNDO BERMÚDEZ, UN INMENSO PINTOR, UN GRAN SEÑOR.

Con Cundo Bermúdez y Ricardo Vega en el momento en que Ricardo me lo presentaba, Feria del Libro de Miami.
Con Cundo Bermúdez y Ricardo Vega en el momento en que Ricardo me lo presentaba, Feria del Libro de Miami.

En Cuba nos dijeron, con ese mal gusto característico de las dictaduras, que tanto Cundo Bermúdez como Agustín Fernández, Roberto García York, Guido Llinás, entre otros artistas exiliados, que hoy viven y que sería de mal gusto de mi parte mencionar sus nombres, nos dijeron, decía, de manera infame de que eran pintores fallecidos o, que no eran cubanos. Pero nosotros seguimos en nuestra búsqueda.

Cuando publiqué Te di la vida entera en francés, que tuvo su título original La douleur du dollar, decidí poner un cuadro de Cundo Bermúdez en la cubierta. Siempre que puedo pongo cuadro de pintores cubanos en mis ediciones. El cuadro lo había visto en un catálogo y me había prendado de él. Ya tenía dueño, precisamente dueña. Empezamos a averiguar por los herederos de Cundo Bermúdez y nos alegramos mucho al conocer de que Cundo estaba muy vivo, pintando, en Miami. Así que fue de este modo que lo conocí, primero por teléfono. En 1996 me invitaron por primera vez a la Feria del Libro de Miami, a mi lectura asistieron casi mil personas, tengo el video que algún día colgaré en este blog. Fue uno de los momentos más hermosos de mi carrera, porque me reecontraba con amigos con familiares a los que no veía desde hace años. Ricardo, su padre, Justo Vega, Luna pequeñita, Anne-Marie Vallat mi agente literaria estaban sentados en primera fila. Terminó la lectura conferencia, empecé a firmar libros, y Ricardo se acercó con un señor; Ricardo lo abrazaba con lágrimas en los ojos. Era Cundo Bermúdez, para mí fue muy emocionante, llevábamos muchos años admirando su obra, sin saber que vivía, y aunque ya había hablado con él por teléfono ahora lo teníamos delante. Quiero decir que Cundo no sólo era un gran pintor, era un ser extraordinario, sencillo, callado, y muy poético. Cundo Bermúdez era un ser poético.

Años más tarde volví a escoger otro cuadro suyo para Traficantes de belleza. La historia de mi relación con ese cuadro es muy buena, el cuadro se titula Gloria Martínez, que es una parte del nombre de mi madre, tal como ella lo usaba para abreviar. Y esa mujer envuelta en cintas laberínticas, con ojos color miel, ejerce en mí un profundo magnetismo.

Ayer cuando me enteré del fallecimiento de Cundo no pude escribir porque debía correr al vernissage de la exposición de Pepe Franco, pero les digo, allí, en la galería, le hice un homenaje silencioso. Desde hace tiempo poseo el catálogo razonado de Cundo Bermúdez, se puede adquirir en la Librería Universal de Miami, se los recomiendo, allí aparece, no sólo la obra del pintor, numerosas fotos de su vida, y trabajos extraordinarios escritos sobre su obra de críticos prominentes. Entre ellos, un texto soberbio de Guillermo Cabrera Infante, otros de Leslie Judd Ahlander, Edward J. Sullivan, Ana María Bannatyne-Álvarez, Rafael Fernández-Urrutia, Carol Damian, Lilliam Moro y Juan Tomás Sánchez. El editor es Vicente Báez, la distribuidora Mateo, San Juan, Puerto Rico, y las Ediciones Cuba-American Endowment for the Arts, INC. Miami, Florida.

Cuba ha perdido a uno de sus más grandes artistas, vivía en el exilio desde 1967. Pero la oficialidad castrista lo había «matado» desde antes, para ellos no existía Cundo Bermúdez. Otra joya de la cultura cubana que se perdieron, allá ellos.

Cundo Bermúdez, La Habana-1914. Miami, 2008. Ver su página web en Cundo Bermúdez.

Vean en estos videos la franqueza y sencillez de este artista, de este amigo. Hoy es un día de gran tristeza:

Un día de trabajo:

3 respuestas para “CUNDO BERMÚDEZ, UN INMENSO PINTOR, UN GRAN SEÑOR.”

  1. Bello homenaje al maestro Cundo. Un dia en Cuba se colgara una pieza suya en un lugar publico para que todos los cubanos puedan conocerlo. La escena en que baila me mato. Me parecia estar viendo a mi abuelo. Gracias Zoe.

  2. Es increíble la manera tan ruín con que Pedro de la Hoz,ese ser que todos sabemos que es pseudo-crítico y pseudo-intelectual, y sí un auténtico y servil vocero del Comisariado castro-comunista en el sector de la cultura, se atreve a escribir una nota «sintiendo» la pérdida de Cundo Bermúdez, cuando el mismo sistema que él defiende con su pluma lacaya fue quien lo desapareció en vida en todos los libros y catálogos de Historia del Arte cubano que se publicaron en la Cuba castrista. Que desprestigio Pedro, cada día eres más cobarde, lamebotas y simplón.