LA EVIDENCIA.

Pueden leer mi columna Zoé en el metro en Ecodiario de El Economista, mis opiniones más claras sobre los dos candidatos presidenciales, Obama y Mc Cain.

Después de escribir esto, me digo, que ha pasado casi medio siglo, y que los cubanos todavía tenemos lo que nos merecemos… Qué lejos estoy de esta foto, tenía trece años. Mi mundo transcurría de mi casa a la secundaria Forjadores del Futuro (Comedores de pan duro) y viceversa. Ya yo bailaba quinces. Ya tenía mi primer enamorado. Y creía que el mundo estaba asegurado, que era sólo poesía. Leía mucho, todo lo bueno y lo malo que me caía en las manos, comía poco, no recuerdo si era feliz, probable que no. En la escuela me gritaban cuatroojos, azogue, pestillo, nudo (por el aquello de flaca con culo), etc… Cuán lejos está toda esa ingenuidad. Hace algunos días encontré esa foto, entre los papeles de mi madre, ya fallecida.

8 respuestas para “LA EVIDENCIA.”

  1. Una bellisima cuatro ojos! No te preocupes, en esa epoca yo tambien era un cuatro ojos, y lo peor, lo sigo siendo!

  2. Yo también lo sigo siendo.

  3. Eras una preciosa niña.
    Yo tambien use espejuelos bien pequeño y recuerdo que cuando mi papa me llevo a comprarlos,no habian muchos modelos para escoger y me compro unos que estaban del carajo,ademas eran rojos,parecia yo el hijo de Elton John.

  4. Muy buena la columna, as usual. Lo mejor que pudo haber pasado, que Chávez le dijera «negro» a Obama, «puedo hablar con el negro ese».
    Y lindísima niña.

  5. Se ven mas cosas con cuatro ojos o lo mismo en menos tiempo?, que para el caso es igual.
    Tienes toda la razon cuando dices que cada cual tiene lo que se merece, (todavia no encuentro la prueba de que tal aseveracion esta equivocada).

  6. ..y yo para colmo ademas usaba zapatos ortopedicos y me gustaban las novelas sovieticas…….Me imajino que esos espejuelos te sirvieron de inspiracion al cuento del guaguero que publicaste por aca no hace mucho.

  7. Ja! como me he reido con lo de nudo. Vivo en una ciudad sin nudos. Tremendas ganas de empatarme con uno.

  8. La verdad que el tiempo vuela o pasa, más bien apisona. Siempre la época de estudiantes traerá buenos recuerdos¡ Y malos¡ Pero de estos preferimos no acordarnos¡ Saludos, Zoé¡