GIRASOLES PARA OCHÚN DE MARIO TORROELLA.

torroella-002

Acabo de recibir, por adelantado, el regalo más bello de Navidad, un óleo del pintor cubano Mario Torroella, junto a sus palabras, en una carta que les reproduzco. Muchas gracias, querido Torroella.

“Cambridge, Massachusetts

EE.UU

30 de Noviembre del 2008

Mi muy estimada Zoé Valdés:

Este lienzo es un obsequio por las lindas letras que usted ha escrito a través de los años sobre mi obra. Anteriormente, yo había apreciado su literatura por muchos años, y de buenas a primeras, un buen día almorzando en casa aquí en Cambridge con Gustavo Valdés, él dejó caer que era hermano suyo. Gran sorpresa la mía. Luego vino una exposición de mis pinturas en la galería de Gustavo en Nueva Jersey, y con ello vinieron sus líneas sobre los cuadros que aparecieron en el catálogo. Este ensayo me conmovió mucho por su castellano tan puro y por el lirismo de sus ideas. Siempre he quedado muy agradecido.

Últimamente, Gustavo mencionó que usted había escrito algo sobre mi pintura en su blog de París. Lo leí, y otra vez quedé sorprendido por su interés en mi obra y su fino ojo de artista. Cuando al hablar del arte, usted practica con elegancia eso de que “la crítica es fácil, pero su arte difícil”.

Ahora a lo del cuadro. Su título es “Los girasoles de Ochún”, y sabiendo que usted es devota de ese oricha, enseguida pensé en mandárselo. El color favorito de Ochún, como usted sabrá, es el amarillo, y la flor favorita es el girasol. Los animales de Ochún suelen ser el camarón y el aura tiñosa. Ahí verá fácilmente cinco camarones, el número cinco siendo el de Ochún. Este número se repite. Hay cinco flores con cinco hojas verdes, pero fíjese bien en las dos hojas negras a cada lado de la flor superior. Estas no son hojas, sino plumas negras de aura tiñosa.

A la derecha hacia la base de la imagen se verán dos trazos de santería. Uno, el de más a la derecha es el trazo de Santa Bárbara o Changó, y el fondo rojo es uno de los colores de Changó. El otro siendo el blanco. El rojo, con el amarillo, le dan espero yo, al cuadro la luminosidad y el calor de Cuba. El otro trazo es lo que los devotos de la santería ponen sobre la puerta de entrada a la casa para ahuyentar a los malos pensamientos y designios. Espero que este cuadro le traiga buena suerte y felicidad.

Este cuadro forma parte de una serie de flores que he estado pintando estos últimos meses. Creo que el de los girasoles me ha quedado el más logrado. Tiene mucho sabor.

Bueno, espero que esto sea de su agrado ya que regalándole arte a un artista, puede que “el tiro salga por la culata”. Sin tomarle más de su tiempo, de usted quedo su gran admirador y humilde servidor…

Mario Torroella.”

torroella

Otra vez, muchas gracias, querido Torroella, me hizo muy feliz este regalo, me hará siempre muy feliz. Colocado está, en la entrada de la casa.

3 Replies to “GIRASOLES PARA OCHÚN DE MARIO TORROELLA.”

  1. Pingback: Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .