DÍA DE REYES.

zoeazoteasolardemuralla

Yo tenía siete u ocho años. Mami se había pasado semanas de semanas haciendo cola para el teléfono público de la esquina, colgada al auricular, para poder conseguir un número decente, finalmente le dieron uno de los últimos, el quinto día, o sea, para cuando apenas quedara nada. Ese año los reyes no fueron muy pródigos, llevaban años sin serlo, y no estarían mucho mejor en años posteriores; aún cuando yo intentaba ser una niña modelo. Creo que fue a partir de esa edad en que me empezó a quemar la rabia por dentro. Y me ripiaba a piñazos con los varones en el aula, y llegaba de la escuela con la camisa gris rajada por la costura del medio. No creía ni en mi sombra.

En esa foto todavía en el barrio me llamaban Mamota, irónicamente, por supuesto. Es un seis de enero, estoy vestida con un traje de pepilla, que era un juguete básico, o sea, considerado básico, de los tres que vendían por la libreta: básico, no básico, y dirigido. Mi madre, después de haber adquirido el famoso numerito, se dedicó a dormir en el quicio de la ferretería La Mina, al doblar del solar en el que vivíamos, para ver si mejoraba el turno. Nada, el número mil y pico del quinto día.

Me tocó, como juguete básico, ese juego de pepilla: una saya de vinyl, una enguatada azul cuello de tortuga, un pañuelo a la cabeza, una cartera comando de vinyl, el juguete no básico fue un juego de tocador, y el dirigido un juego de yaquis. Punto.

En esa foto estoy en la azotea de Muralla 160, entre Cuba y San Ignacio, a mi izquierda, los palomares de mi abuela, fue ella quien me hizo la foto. Es la única que tengo en el solar.

Era un día de reyes, y después de esa instantánea me fui a mataperrear al parque Habana, con Maritza, Pepito, y Andrés Landa Lora.

9 respuestas para “DÍA DE REYES.”

  1. Este texto es muy triste. Ese nino que fui de basico, no basico y dirigdo estuvo a punto de salir ahora mismo con toda su furia (y posiblemente escaparseme e irse a la esquina a ripiarse con el primero que pasara); pero, tu traje de “pepilla” lo neutralizo. Y ahora el nino aquel y yo no paramos de reirnos, enmudecer, entristecernos y volver a reir. Por juguete, un traje de “pepilla”!!!!

    Linda foto; que bueno que la conservas.

    Me gusta

  2. Como dice Eufrates, triste. Lo hermoso es la foto, preciosa niña. Tristeza que tenemos todos, ni niñez tuvimos, nada!

    Me gusta

  3. Siempre mejor que un juego de miliciano.

    Yo también era especialista en el 5to día, aunque una vez me tocó el 4to. Por suerte, siempre se le podía cambiar un buen juguete a alguien a cambio de alguna porquería. El año en que salió aquella carabina que disparaba balas de plástico y soltaba el casquillo al recargar también caímos en el último día. Pero llegamos a tener dos de esas. Una por trueque, y otra en condición de préstamo por tiempo indefinido.

    Me gusta

  4. Que tristeza leer esto, me da tanta pena por los niños, no es justo que le quiten las ilusiones.

    Digo tristeza porque yo no pase esas penurias, pues me crie en La Habana de los años cincuentas donde habia de todo, por eso me da pena leer estas cosas, llego el ciclon de cincuenta años y todo fue pa’tras como el cangrejo!

    Me gusta

  5. Qué foto más linda, Zoé. Yo también recuerdo el brete de llamar por teléfono para conseguir los turnos, que según me parece dejó una buena cantidad de líneas sin servicio. El traje de pepilla está gracioso, yo sólo recuerdo uno espantoso de enfermera con una capita que se parecía a la de Drácula.

    Me gusta

  6. Vaaayyyaaaaa!!!! pepilla desde chiquita! (aunque a veces te pones un poco guaposa; buena combinacion) jaja…

    Me gusta

  7. Hola Zoe:
    Entiendo perfectamente esa historia del traje de Pepilla, yo recuerdo que mis ultimos reyes fue, un traje de vaqueros, y recuerdo a mi mama decir, -menos mal que, el pituza te sirbe-, yo estudie contigo, en la primaria Jose Marti y la secundaria Jose Antonio Echeverria, , vivia frente al parque Albear en Obispo y O Reilly. Bueno gracias a Dios vivimos esas cosas, ahora nuestra vida en mas rica en experiencias (para consolarnos jajaja) Continua cosechando exitos, un besote.
    Tania.

    Me gusta

  8. Zoe yo tambien vivi eso, pero a mi barrio no llegaba casi nada, (Mantilla) estoy buscando un jgo de yaquis para mi nieta y no lo encuentro, continua con los exitos, besos de otra cubana.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .