NATALICIO DE JOSÉ MARTÍ.

En el 156 aniversario del nacimiento de José Martí, les presento dos libros de cabecera que me acompañan desde la infancia y la adolescencia. La Edad de Oro, José Martí, (Cultural S. A. Librerías La Moderna Poesía y Cervantes, 1942) con una introducción de Emilio Roig de Leuchsenring, y Mujeres de Martí de Gonzalo de Quesada y Miranda (Ediciones de la Revista ïndice, La Habana, 1943).

la-edad-de-oro1

mujeresdemarti1

Y aprovecho para recordarles el poema Alfredo de José Martí, que no me negarán que tiene su detalle. Este poema ya lo puse hará un año o dos en el blog anterior en Zoé Valdés en Skyrock, que pueden consultar en el blogroll de la derecha.

Poesía de José Martí
Poesías Dispersas-1868-1898

ALFREDO

I

Alfredo: ¡qué abundante cabellera
Sobre la franca sien llevó extendida,
Todo el tiempo de mal y lucha fiera
Que sollozando anduvo por la vida!

Plazas, calles, paseos, vagabundo,
La frente al aire, el caminar tardío,
Aquel ocioso espíritu en profundo
Trabajo andaba, lleno de vacío.

Clavado en sí, su cuerpo lo encerraba
Como la niebla al sol que lucha en vano
Por penetrar la nebulosa traba
Que rayos roba al mundo del humano.

Ora en Alfredo alzábase tormenta,
O en suaves ondas como en lago terso,
El aire blando el suave rizo aumenta
De su alma en el espacio, un alma en verso.

II

Alfredo: bravo mozo; aquel gallardo
De frente franca y de soberbio cuello,
Ocioso eterno, caminante tardo,
Galán, amable, soñador y bello;

Perenne triste, que con mano abierta
Llorando daba gozos y alegrías,
Y va dormido, y ante sí despierta
De su lecho de afán las Simpatías;

Maniático doncel. Mesaba loca
De hambre sus trenzas Dalia la indigente,
Y quiso Dalia besos de su boca,
Y Alfredo puso besos en su frente;

Y donde hallaba de la carne fría
Montón infame que a la carne amaba,
Blanco montón de espíritu ponía
Que la masa bestial iluminaba.

Era raro, en verdad, aquel Alfredo;
Y como al punto cautivó mi asombro,
Palpéle yo, miréle, y vi con miedo
Sangre inmortal manándole de un hombro.

III

Y por calles y plazas y paseos,
La frente al aire y hacia atrás los brazos,
La mano daba a hermosos devaneos,
Y a su adorada Eternidad abrazos.

Sentóse al fin; del apacible río
Las suaves ondas comparó con calma:
¿Quién sabe, dijo, si a mi ser vacío,
Cual onda a ti, refrescará algún alma?

Hincó rodillas, abatió la frente,
Mojó en las aguas claras sus cabellos,
Y suspiró de amores la corriente
Y al joven inmortal besó con ellos.

—”¡Mujer…!”— Y a la palabra que decía,
Todo arbusto de flores se llenaba,
Y hasta un rayo de luna se ponía
Sobre la cabellera que flotaba.

—”¡Mujer…!”— Yo he visto un pájaro perdido
Llegar, volver sobre aquel tronco abierto,
Y el tronco solo, y sin su dueña el nido,
plegar las alas y extenderse muerto.

—”¡Mujer…!”— Yo vi canoso pasajero,
Sangrando el pie, la espalda flagelada,
La tierra abrir, balbucear “¡yo muero!”
Tenderse en tierra, y terminar jornada.

—”¡Mujer…!”— Y el viento a la negruzca roca
De las fatales playas de la vida,
Colgó de los cabellos a una loca
Y está por los cabellos suspendida.

¡El alma así de Alfredo vagabundo!
Loca en la playa, pájaro en el tronco,
Viajero herido por el ancho mundo,
Niebla y sol, noche y luz, gemido bronco.

IV

—”Mujer, mujer, en vano es que la vida
Sin ti vertiendo sangre de dolores,
Como una virgen pálida y herida,
La tierra cruce deshojando flores!

En vano, en vano que la vida entienda
La abrasadora lengua de los sabios,
Sin que este pobre corazón encienda
El lenguaje de amor vivo en tus labios.

En vano, en vano que la vida loca
Contemple en sí cadáveres impresos,
Mientras sin voluntad el alma invoca
el fuego redentor que arde en tus besos.

Cuanto fui, cuanto soy, cuanto se encierra
En esta alma en la tierra encadenada,
Que rota por el peso de la tierra
Sin vivir ni morir vive enclavada;

Cuando en mis horas de mayor locura
Un Dios esclavo dentro de mí germina,
Y rompe el alma con audaz bravura
Su forma vil, su esclavitud mezquina;

¡Todo por el amor que la corriente
Del agua puso en mi cabello impreso!
¡Todo ¡oh mujer! porque en la herida frente
Amor me digas y me des un beso!”

Y por la orilla y calles solitarias,
La frente al aire y ojos en la fierra,
Lloró lamentos, sollozó plegarias,
Buscó mujeres, y lo hallado aterra.

V

—”¡Tú, miserable, porque en ti avarientos
Los ojos puse de codicia rojos,
Carne pusiste, infame, en mis lamentos,
Movible carne ante mis pobres ojos!

¿Pensaste vil en que yo vil te amara?
¡Aparta, fango; mas de mí tan lejos,
Que, si yo fuera el Sol, no te llegara
Ni la pálida luz de mis reflejos!

Y tú, menguada; mísera ovejilla
Que acudiste a mi impúdico reclamo,
Y besaste diez veces mi mejilla,
Y dijiste cien veces ‘¡yo te amo!’;

Para los flacos en la dicha es tarde.
Flaqueza agravia y págate en agravios:
¡Lejos de mí, la oveja que cobarde
Prodiga besos y corrompe labios!

Aquélla, la alba virgen, la que muere
De ansia de amor, y morir más desea,
¿Qué busca? ¿qué me llama? ¿qué me quiere?
¡No ha derecho al amor la mujer fea!

La ajena, la maldita, la casada,
¿Qué quiso en mí la miserable un día,
Allí en el goce impuro revolcada
Donde el esposo mísero dormía?

¡Horror, horror! ¡La mancha de aquel beso
Que entre los labios me dejó la fiera,
Ha de quedar sobre mi labio impreso
Como marca de oprobio, aunque me muera!

¡Y, yo dormido, a sacudirme el dueño
Vendrá, con la casada de la mano,
Y se revolcará sobre mi sueño,
Como sobre él me revolqué inhumano!”

Llorando Alfredo, conteniendo apenas
El pobre corazón que se rompía,
Fuese a regar con llantos las serenas
Ondas del agua que besara un día.

VI

—”¡Oh loca, oh cruel, oh plácida corriente,
Que con el sueño aquel de tus amores
Me diste un beso en la tranquila frente
Que me duele con todos los dolores!

¡Oh imagen de amor que un alma viva
Halló a su nombre pálida y despierta,
Y tinta en sangre y de su mal cautiva,
Llorando vuelve un alma medio muerta!

¡Oh margen pura de la verde orilla
Donde, al amor de la mujer alzada,
El crimen vuelve corva la rodilla
Y la maldita frente avergonzada!

¡Oh madre blanda por que el agua pura
Cantando corre y apacible ondea:
Un beso dame al ánima sin cura
Que punto y gloria de mis culpas sea!

¡Perdón, perdón, corrientes de este río!
¡Perdón, perdón, oh luz de esta ribera!
¡Arbustos que crecéis en torno mío!
¡Ondas que refrescáis mi cabellera!

¡Beso me disteis del amor proscrito
Que en fango traigo sobre el alma impreso;
Pues fue para vivir beso maldito,
Para vivir mejor dadme otro beso!”

Calló el gimiente, se extendió en la onda,
Eco de un beso resonó en el río,
Y “¡Alfredo!”… clamo, sin que allí responda
Más que otro beso al llamamiento mío.

México, 1 de abril de 1875.
Revista Universal.
Edición Crítica
Editorial Letras Cubanas, 1985, pág. 68.

A mi juicio este poema posee una carga homosexual muy fuerte. Alfredo parece homosexual, y Martí no lo esconde, más bien resalta su lucha interna. Muy interesante.

Hagan un recorrido a la Casa Natal de José Martí de la mano del arquitecto Cheo Malanga en El Imparcial Digital de Eufrates del Valle. Y una anécdota preciosa en el blog de Ernesto’s Page.

Anuncios

16 comentarios en “NATALICIO DE JOSÉ MARTÍ.

  1. Mas claro que el agua! Me recuerdan aquellos versos mas directos de José Maria Peman: “Al alba mi amado, al alba, seré yo en el toronjil, si algo teneis que decirme, muy calladito venid. (…)

    Me gusta

  2. Hoy recordamos a Martí un poco mas que otros dias, nosotros, los martianos, los que con nuestra memoria lo sacamos a diario del lodo donde lo tiró Fidel. Un dia como hoy se casaron mis padres, ambos ya fallecidos; quizás por ese hecho nací amando al maestro, y mas tarde surgió mi admiración por él cuando descubrí su pensamiento, su sensibilidad, sus artículos desde New York, su amor por Cuba, por la verdad, por el arte, y todo lo demas. Muchas gracias, a él, a mis padres y a ti, Zoé.

    Me gusta

  3. Que bello libro Zoe! Por mi puente colgue algo, a cortesia de una profesora amiga, que te gustara, a proposito de nuestro Marti.
    un saludo siempre,

    Gerardo

    Me gusta

  4. Cono Zoe a ti no se te va una de sexo
    Es realmente genial el poema
    Ahora mismo voy a la biblioteca a comprar el libro para leerlo a ver si estudio al apostol

    Me gusta

  5. Oyeeee!!!!! Esto si es nuevo para mi!!!!!! Pepe apuntaba y banqueaba? Mejor asi, hace al apostol mas completo!!!!!

    Me gusta

  6. Este poema no lo conocia, pero si recuerdo que me llamo la atencion, en una de las cartas a su amigo mexicano Manuel Mercado,
    la frase “…la amistad es como un matrimonio sin hijos…”

    Pueden buscarlo en la correspondencia con Mercado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s