MANIFESTACIÓN EN GINEBRA, 18 DE MARZO DEL 2009.

La Asociación Cultural Cubana de la Comunidad Cubana en Suiza, había citado a una manifestación en la Plaza de las Naciones, frente a Naciones Unidas, en Ginebra, para conmemorar los arrestos de la Primavera Negra de Cuba en el 2003, y exigir, una vez más, que se respeten los derechos humanos en la isla. Lo cierto es que los cubanos que viven en Ginebra son pocos, pero muy activos, y llevan años concentrándose en esta plaza. Me puse en contacto con el señor Reinaldo Gómez Ballina, a quien había conocido en Madrid, y decidimos Ricardo Vega y yo apoyar con nuestra presencia la manifestación. Se sabía que seríamos unos cuantos; por otra parte, la manifestación en la Plaza de las Naciones sólo debía durar una hora, tenía que transcurrir en silencio. Normalmente se apoya con pancartas y banderas, y en lugar de aglutinar personas, las personas van pasando, se muestran solidarias, y siguen su camino.

Tomamos un tren la tarde anterior.

Quiero decirles que después de tener una experiencia de manifestaciones en París y en Madrid, esta me conmovió profundamente, además de las cosas tan cómicas que nos pasaron. Llegamos muy temprano, antes de las 11. Eramos realmente pocos, sosteníamos pancartas elocuentes. Una de ellas la llevaba un joven periodista independiente que acaba de llegar a Ginebra y que está en un foyer esperando su asilo político. Un muchacho silencioso y triste. También se encontraban las periodistas Mary Simons e Iria González-Rodiles.

Mireya Tato -la señora vestida de blanco, aparte de la novia china- lleva treinta años manifestando en esta plaza, empezó con sus hijos pequeños, ella los traía a los tres, con la bandera cubana, y con ellos se paraba una hora en silencio, durante tres décadas. Hoy sus hijos son adultos, profesionales todos. Su esposo, Ángel Tato, así como Alfredo de Zayas y Sussy G. también se encontraban.

Se sirvió un desayuno. Y una pareja de recién casados chinos, sonrientes a tiempo completo, que oyeron algo de las Damas de Blanco, quisieron hacerse la foto y ahí aportaron su granito de arena.

El Presidente de la Asociación Musulmana de Ginebra pasó a solidarizarse con nosotros. Claro, si hubiera traído a todos los musulmanes de Ginebra, probable que habríamos llenado la plaza, entonces, algún periodista encarnado nos acusaría de islamistas, después de habernos ya acusado de derechistas de Esperanza Aguirre.

El embajador de Mauritania también se solidarizó con su presencia, en fin.

Estudiantes de Cambridge:

18-de-marzo-ginebra-2009-029

Es usual, según nos cuentan, que la Embajada castrista envíe a sus personeros en automóviles,  a que pongan en evidencia que está controlando la situación.

Se firmó un Manifiesto que se enviará a Naciones Unidas de inmediato.

18-de-marzo-ginebra-2009-026

El señor Franco Antamoro de Céspedes, biznieto de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, estuvo allí como siempre presente.

18-de-marzo-ginebra-2009-035

Muchas gracias a todos, y continuamos… de ciudad en ciudad.

18-de-marzo-ginebra-2009-037

18-de-marzo-ginebra-2009-040

Anuncios

16 comentarios en “MANIFESTACIÓN EN GINEBRA, 18 DE MARZO DEL 2009.

  1. Gracias por la crónica, los videos, las fotos, y felicidades.
    At last but not least:

    “El Presidente de la Asociación Musulmana de Ginebra pasó a solidarizarse con nosotros. Claro, si hubiera traído a todos los musulmanes de Ginebra, probable que habríamos llenado la plaza, entonces, algún periodista encarnado nos acusaría de islamistas, después de habernos ya acusado de derechistas de Esperanza Aguirre.” : muy bien !

    Me gusta

  2. Muy bien Zoé. Gracias por seguir apoyando. Hay que seguir con más manifestaciones a favor de la libertad de Cuba. Como dice Ruppert, que siga de ciudad en ciudad. ¿Para cuando otra en España?

    Me gusta

  3. Felicitaciones a todos. Una vez mas, gracias Madame Valdes por compartir con el mundo su talento y lucha por Cuba.

    Me gusta

  4. Muy bueno, Zoé, muy bueno!

    A propósito, me siento obligado a pegar en este blog esta nota de prensa de la agencia EFE, fechada ayer en la Habana. Me pregunto quiénes serán los “analistas” y “diplomáticos” consultados por el autor de la nota.

    Pero lo que pude saber, de su boca, es que el nuevo canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, en una de esas raras conferencias de prensa extranjera a las que se someten las autoridades de la Perla de las Antillas, ante una pregunta sobre la liberación de presos políticos, es que “la política penitenciaria de Cuba se mantiene inalterable”. El comisario europeo Michel, por su parte, no emitió comentario alguno sobre este tema.

    Pero ahí va el análisis de prensa:

    “Tras normalizar relaciones con Cuba toda Latinoamérica y avisar la Unión Europea que puede olvidar una “posición común” que fastidia a La Habana, diplomáticos y analistas opinan que es turno de que muevan ficha el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su colega Raúl Castro.

    Casi a la misma hora, este miércoles, el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, y el mandatario electo de El Salvador, Mauricio Funes, anunciaron que sus países reanudarán vínculos diplomáticos con Cuba,

    Costa Rica y El Salvador fueron los últimos países de la región en reanudar vínculos diplomáticos con la isla.

    Simultáneamente, el comisario europeo de Desarrollo, Louis Michel, expresó en Cuba su “convicción” de que se puede “modificar en los meses próximos la posición común”, que condiciona la plena normalización de relaciones.

    Para diplomáticos y analistas consultados por Efe, ahora sería lógico ver movimientos en Washington y La Habana para poner fin a muchas décadas de guerra fría en el caluroso Caribe, pero algunos advierten que “será mejor esperar sentados”.

    Por una parte, el levantamiento del embargo que Washington aplica a Cuba desde 1962 supone eliminar o reformar varias leyes, lo cual requiere años de labor parlamentaria y un costo político que quizá Obama no pueda afrontar en estos momentos en que su prioridad es la recesión de su país y casi todo el mundo.

    Por otra, el Gobierno cubano está habituado a tomar con mucha calma sus reacciones, manejándose con lo que algunos diplomáticos califican de “tiempos vaticanos”.

    Obama ya dio la semana pasada algunos leves arañazos al bloqueo, para que los cubanoamericanos puedan viajar a la isla cada año, en vez de los tres que estaban vigentes, y para que puedan mandar más dinero a sus familiares.

    Ese alivio del embargo ilusionó a muchos cubanos en ambos lados del Estrecho de la Florida, pero las autoridades de La Habana ni siquiera lo han comentado y la prensa de la isla, toda oficial, no lo ha publicado hasta ahora.

    Aunque la retórica crispada ha mermado algo desde que llegaron Obama a la Casa Blanca y el general Castro al Palacio de la Revolución, no todas las hachas están enterradas.

    Hoy mismo, el departamento de Estado norteamericano instó al Gobierno de Castro a liberar “de inmediato” a todos los presos políticos -unos 200, según fuentes opositoras- y el nuevo canciller cubano, Bruno Rodríguez, pidió la libertad de cinco agentes de la isla condenados en la Florida por espionaje.

    La Unión Europea levantó en junio de 2008 las sanciones simbólicas que impuso a Cuba en 2003, a raíz de tres fusilamientos y el apresamiento de 75 opositores condenados a penas de 14 a 28 años, pero La Habana no se dio por enterada por meses e insistió en eliminar la última piedra en su zapato, la “posición común”.

    “América Latina tampoco ha recibido aún nada”, comentó un diplomático tras recordar que Cuba fue admitida a fines de 2008 en mecanismos regionales como el Grupo de Río, que Raúl Castro ya va a las cumbres y que ocho presidentes latinoamericanos desfilaron este año por la isla en solo ocho semanas.

    Otro recordó que no se suscribieron acuerdos de peso en ninguna de esas visitas, en las que todos pidieron a Obama que ponga fin cuanto antes al bloqueo.

    “Y esperemos también la próxima ‘Reflexión’ del comandante”, advirtió un analista aludiendo a los artículos que escribe con frecuencia el ex presidente Fidel Castro, aún primer secretario del gobernante Partido Comunista, que en ocasiones parecen contradecir la posición del Gobierno.

    Pocas horas después de que la Unión Europea levantara sus sanciones diplomáticas a Cuba en 2008, el ex gobernante escribió: “Deseo consignar mi desprecio por la enorme hipocresía que encierra tal decisión”.

    Más recientemente, a la presidenta chilena, Michelle Bachelet, quinta en la procesión de mandatarios de este año, le creó problemas políticos y diplomáticos al dar su apoyo en otro artículo al reclamo boliviano de una salida al Pacífico horas después de recibirla y tomarse fotos con ella.

    Pero al igual que todos los líderes latinoamericanos y europeos que han pasado por Cuba últimamente -recuerdan los analistas-, Bachelet pagó el peaje de no reunirse con los disidentes cubanos, que hoy precisamente conmemoran el sexto aniversario de la oleada represiva de 2003″.

    Me gusta

  5. Excelente. Donde es la otra? Informe Zoe, a ver si me toca cerca y pongo un granito, no de arena que la tienen como rehen, sino de sal, que es lo que me ha tocado por cuenta de Voldemort.

    Me gusta

  6. Estimada Zoé, fue un gusto conocerte a ti y a tu esposo. Gracias por el apoyo brindado a nuestra manifestación en Ginebra. Te adjunto la crónica que hice y que también envié a los sitios Web donde publico habituamente. Recuerda contestas las preguntas que te hice. Un abrazo desde Berna, Iria

    ¡SUÉLTENLOS!

    Por Iria González-Rodiles

    Somos pocos. Con opiniones diversas, pero con un criterio común, unánime: Cuba precisa de la democracia; los presos de conciencia, todos los presos políticos, el pueblo cubano todo, de la libertad.

    No somos muchos, no. Pero cada año somos capaces de reclamar con firmeza y perseverancia, frente a la sede de las Naciones Unidas en Ginebra, la amnistía para los presos de conciencia cubanos que, desde la Primavera Negra de Cuba del 2003, se hallan tras los barrotes de las inmundas Cárceles Pequeñas, en la Gran Isla Prisión.

    Sí, somos pocos. Pero muy activos, como afirma en su Blog la escritora cubana exiliada en Francia, Zoé Valdés, quien este año decidió manifestarse junto a nosotros. Ya nos conoció. Por eso lo afirma con propiedad, con certeza. Ya nos conocen ella y sus familiares. Unos y otros, de aquí, de allá, nos van conociendo: saben bien por qué estamos allí, cada año, frente a las Naciones Unidas.

    Somos pocos, sí. Pero todo indica que el reducido número de personas libres y activas que somos, inquieta, preocupa, molesta –cual si fuéramos un montón— a los representantes de la dictadura cubana en Suiza y al régimen totalitario en la Isla. ¿La señal? Cada año o cada vez que organizamos cualquier quehacer libertario, pasa frente a nosotros un automóvil de la oficialidad castrista, con rostros ocultos, imperceptibles, tras los oscuros cristales de las ventanillas.

    Mientras, los rostros los manifestantes, de nosotros, permanecen al descubierto, expuestos a la luz del sol, al aire fresco o frío, que agita las banderas cubanas y las pancartas con letreros de distintos textos, resumibles en una palabra: ¡suéltenlos!

    Cierto, la mayoría de los cubanos residentes en Suiza, no participan. Quizás porque saben que ese auto castrista pasa para chequear los rostros de quienes asisten. Tal vez hasta filmen. Y ello puede costarle algunas represalias: el fin de los viajes a Cuba, las visitas a sus familiares, el pasaporte cubano… Aun aquí llega la inoculación del miedo, el soborno, la opresión totalitarista, prácticas contrarias a lo dispuesto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

    Y el vacío de esos cubanos lo llenan ciudadanos de otras nacionalidades: de Chile, de Suiza, de Inglaterra, de Mauritania, de algún país árabe. Este año fue alegremente accidentado: nos visitaron el embajador de Mauritania, el representante de la comunidad musulmana en Ginebra, los alumnos de la Universidad de Cambridge… ¡y hasta una pareja de recién casados chinos, vestidos aún con sus trajes nupciales blancos, junto a sus familiares e invitados! Buen presagio.

    No somos muchos, es cierto. Y el hecho lo resaltan en la propaganda castrista televisada, radial, escrita, a nivel interno y mundial. Pero yo recuerdo que el propio Fidel Castro dijo que doce hombres eran suficientes para hacer la revolución que tanta sangre costó… y nosotros somos más de doce para reclamar la libertad de los presos y la democracia para Cuba, en Ginebra y en el mundo entero, sin recurrir a la violencia, ni siquera la verbal.

    Y nuestra Mirella, la de Ginebra, me subraya: “Bastó un solo chino, Iria, para detener el tanque en la Plaza de Tianamén”. Al menos, bastó uno, digo yo –aunque eran muchos—, para denunciar ante el mundo los abusos contra los derechos humanos en el inmenso país asiático.

    Pero, en realidad, somos más. Cada preso de conciencia, cada esposa, cada familiar de los encarcelados, cada cubano amante de la democracia, de la libertad, está aquí como presente, a nuestro lado, en nuestras banderas, voces y pancartas, en nuestros corazones, reclamando en la fecha que marca el inicio de la prolongada –permanente— Primavera Negra cubana: ¡Suéltenlos! ¡Suéltenlos! ¡Suéltenlos!

    Así, cada año –seis, han transcurrido desde la represión primaveral— un grupo de cubanos responde presente a la convocatoria de la Sociedad Cultural Cubana en Suiza, que preside el señor Reynaldo Díaz Ballina, porque la Naturaleza prueba que la constancia logra maravillas: pule las piedras del río, convierte en arena los arrecifes, remueve el paisaje de los desiertos, llena gota a gota los espacios vacíos…

    Allí estaremos hasta el día que la primavera en Cuba deje de recordar este período oscuro de nuestra historia, para iluminarlo todo y llenarse de variados colores, de diversos matices, de distintas fragancias naturales, como la democracia misma.

    Llegará ese día en que iremos a celebrar, en vez de protestar, bajo la monumental Silla Rota, frente a las Naciones Unidas. Porque –y robo la frase a un gran amigo platónico— “el tiempo del miedo ya terminó y comienza el tiempo de la esperanza”.

    Me gusta

  7. Te felicito. Es encomiable lo que Uds. hacen por la dignidad y el amor a Cuba y a los derechos humanos de todos los individuos. Un fuerte abrazo

    Mari

    Me gusta

  8. Felicidades Zoé, y a todos los manifestantes, que tal vez son pocos, pero valen mucho, y expresan el sentir de millones. Un abrazo agradecido.

    Me gusta

  9. Con esa noble labor que realizas te has ganado un lugar muy ondo en el corazon de todos los cubanos que amamos la paz y democracia para con nuestra cuba , te deseamos mucha mucha salud y nos veremos no muy lejos en una cuba como soño nuestro apostol jose marti , de todos y para el bien de todos , gracias zoe .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s