RESPONSABILITÉ ET JUGEMENT. HANNAH ARENDT.

hannah-arendt

RESPONSABILITÉ ET JUGEMENT, HANNAH ARENDT.
Zoé Valdés.
Siempre es bueno volver a la lectura de Hannah Arendt, el sábado antes pasado regresé a la librería de mi barrio La belle Laurette, y me compré dos libros Le voyage dans le passé, la novela inédita de Stefan Zweig, que recién ha sido editada por Grasset, y de la que les hablaré más adelante; y Responsabilité et jugement de Hannah Arendt, editada por la Petite Bibliothéque Payot. Descubrí a Arendt en los ochenta, muy al principio, recomendada por la poeta y novelista Luisa Futoransky.
Responsabilité et jugement es un compendio de ensayos magistrales, que conforman una unidad de sensibilidad y de pensamiento, donde no sólo aparece el sujeto de la historia desmenuzada y analizada, lo principal resulta de que la autora continúa el hilo de la conversación que probablemente hubo interrumpido con sus estudiantes, con sus colegas, sobre el significado de la responsabilidad y enjuiciamiento a través de las experiencias terribles del nazismo, pero no desde el punto de vista de las víctimas únicamente, sino desde la observación cuidadosa de los verdugos, de los fascistas, como ya había hecho en libros anteriores.
La responsabilidad llega a ser culpabilidad, el enjuiciamiento entonces no debe ser visto como venganza o rendición de cuentas. El enjuiciamiento es aclaración de una realidad, constancia de su existencia, actuación nada más y nada menos que de la justicia vital, de la implicación individual.
“Usted es ‘normal’, una persona ordinaria. Ni un criminal, ni un ideólogo, ni un monstruo patológico. Un día, todas las normas a las que usted ha sido acostumbrado se derrumban. Desde entonces, usted corre el riesgo de ser cómplice de las peores cosas. ¿Cómo evitarlo? ¿Cómo distinguir el bien del mal? ¿Cómo decir ‘no’? Tratando de evaluar la situación.”
Para eso, explica Hannah Arendt, es necesario pensar –pensar por sí mismo-. Este es un acto que no está reservado a una élite. Emitir un juicio y asumir sus responsabilidades, cualquiera, no importa quién, puede hacerlo. Sólo habrá –como siempre- que tener la voluntad de hacerlo.
Este es un libro esencial de uno de los más grandes filósofos de nuestro tiempo.
Lo que siempre he apreciado en Arendt, es que jamás pecaba de nihilista y mucho menos de moralista. Arendt era una pensadora que seguía el curso de su pensamiento, el pensamiento la dirigía. No existían para ella proyectos inútiles, la inutilidad era dedicar espacio a situaciones baldías. La literatura para mí es un sacerdocio a un credo pagano donde la libertad es el único dios, la duda su diosa. La filosofía para Arendt era algo parecido, había que seguirla, su lectura impone un trabajo, no tanto de inteligencia o de sabiduría, como de actitud ante el pensamiento. Para leer a Arendt hay que saber estar disponible al pensamiento, que sea el pensamiento quien guíe. Y sobre todo, hay que saber pensar por sí mismo. Arendt encontraba extremadamente significativa la visión de Tocqueville según la cual, en períodos de crisis y de auténticos abismos, “el pasado ha cesado de aclarar el futuro, el espíritu del hombre erra en la oscuridad”. En esos momentos -y para ella el presente era uno de esos momentos-, es que descubrimos que la oscuridad que reina en el espíritu es la indicación más clara, y la más necesaria para avizorar con nuevos bríos la significación de la responsabilidad humana, del poder del juicio humano.
Ya en 1966, Hannah Arendt era una personalidad, aunque para algunos su celebridad era una infamia, debido –por supuesto- a algunos pasos valientes que dio con su obra escrita a favor de la filosofía, su sacerdocio. Claro, aquellos que hablaban por los rincones, no la habían leído. Hablaban contra ella, creyendo que con semejante actitud de comadrejas devaluarían su obra.

4 respuestas para “RESPONSABILITÉ ET JUGEMENT. HANNAH ARENDT.”

  1. La obra de Arendt se mantiene incólume.
    Y sobre ella uno de los que prefiero es el tomo que en su trilogía sobre el genio femenino le dedica Julia Kristeva. Otro tomo es sobre Colette.

  2. Sólo he leído de Hannah Arendt su monumental obra sobre el totalitarismo. Densa, pero fascinante.

  3. Nadie como Arendt, como ya sabes soy un gran lector de Arendt, y creo que ese gran libro, La Condicion Humana, aunque quizas no el mejor libro teorico, es sin dudas el mas elegante del siglo XX de la filosofia continental. Este de la Resonsabilidad va muy a par con aquellas magistrales conferencias sobrer Kant, de quien Arendt es heredera. Es una lastima que feministas (tanto de la derecha como de la izquierda, imposible enumerarlas todas… Naomi Klein, J. Kristeva, o Ronell) traten de manipular su obra, pero bueno con el texto, espacio autonomo par exce, todo se puede.
    un saludo,

    Gerardo

  4. La condición humana es de André Malraux.