Fallece Corín Tellado.

La escritora española Corín Tellado murió esta madrugada en Gijón. Escritora romántica, de novelas rosas, fue muy popular en Cuba y en el mundo. Publicó 4000 títulos y ha vendido 400 000 000 de ejemplares. Cuando le preguntaron si tenía negros que le escribieran respondió que la única negra era ella misma.

Yo crecí leyendo sus novelas debajo de la mesa (como Juan Abreu), pero de trabajo de mi tía Nélida, que era manicure e intercambiaba con sus clientas ese género de novelas. Al mismo tiempo que mi abuela me daba a leer Charles Baudelaire en francés, y El mastín de los Basquerville de Arthur Conan Doyle, así como a Edgar Allan Poe. Mi abuela era declamadora en Concepción Arenal, en la Artística Gallega, entre otras sociedades de baile y de teatro, hizo radio, y teatro. A los doce años, mi madre me dio a leer El Quijote. Bajo la influencia de las lecturas de esas tres mujeres hallarán mis lectores mi estilo literario; más tarde esas lecturas se extenderían a autores alemanes, franceses, ingleses, españoles, poseo una formación vasta, aunque caótica. Leía todo lo que caía en mis manos.

Guillermo Cabrera Infante siempre reconoció a Corín Tellado.

La noticia, con más detalles, en ABC.
En El Mundo, con vídeo incluído.
En El País, se afirma que era la autora más leída después de Cervantes.

7 respuestas para “Fallece Corín Tellado.”

  1. Sus méritos son innegables. Recuerdo bien el texto de Guillermo Cabrera Infante sobre ella.
    Que descanse en paz.

  2. Era una gran profesional, negra o no.

  3. Vaya, yo creía que Corín Tellado era más antigua, y resulta que estaba ahí en Gijón. Famosísima, fue capaz de generar frase popular «el romance de Fulanita y Menganito es una novela de Corín Tellado». No la he leído pero supongo que me encantaría.

  4. Que en paz descanse. Me encantaria que escribieras una novela acerca de su abuela y su vida como actriz de radio y teatro, era una epoca que merece ser celebrada.

  5. Lo haré CS, sin duda alguna, mi abuela la psona más importante de mi infancia, de mi vida.

Deja un comentario