El viaje al pasado. Stefan Zweig.

En el balcón de la calle Empedrado está mi madre. Mis manos apretadas entre los muslos, acostada en posición fetal, abro los ojos, es sólo la mancha del techo. Enhebro el hilo del sueño, a través del hoyo silencioso, las palomas zurean en el tiesto de la ventana. Ayer intenté leer hasta muy tarde. Le voyage dans le passé, la novela hasta hace muy poco inédita en francés de Stefan Zweig (había sido publicada en su idioma original en 1976). Vuelvo a Zweig con igual ardor, intacto deseo, su escritura es ocre, y al mismo tiempo espejeante. Me encuentro una vez más en ella, cuando describe a esa mujer que redactaba densas cartas, y después de plegar el papel, quedaba absorta,  pendiente de la inmovilidad de los gajos secos. Es otoño, casi invierno; o es primavera, luego verano, no sé. Me duermo tarde, de madrugada. No consigo restablecer la conección con el sueño anterior. A las seis y media suena el despertador. Mi madre es esa mancha en el techo, que se convierte en balcón, en ella misma, dibujándome su más dulce sonrisa, y me tira la llave, para que no me quede apresada en el pasado.

Le voyage dans le passé, de Stefan Zweig, editada por Grasset (2008), es una novela corta o noveleta. Es la historia de un rencuentro, entre la euforia y la amargura, entre un hombre y una mujer que se amaron, y aún conservaban la sensación de que su amor podría ser indestructible. Louis, el protagonista es enviado a México en un viaje de trabajo, por su jefe, un rico benefactor. Es la primera separación de la mujer a la que ama, la esposa de su jefe. Estalla la «Gran Guerra» y no podrán volver a verse hasta nueve años más tarde.

«¿El amor resiste a todo? ¿Al desgaste del tiempo, a la traición, a la tragedia?»

Es un texto magistral. «Encontramos el savoir-faire de Zweig, su genio único, la maestría de la psicología, su arte de sugerir a través de una mirada, de un gesto, de los abismos del inconsciente, los pensamientos forzados al ostracismo, los tormentos interiores». Esta noveleta nos sitúa muy cercanos a aquella, deliciosa: Veinticuatro horas en la vida de una mujer.

levoyagedanslepasse

6 respuestas para “El viaje al pasado. Stefan Zweig.”

  1. Cuán bueno que lo recuerdes, así.

  2. «Touching» esta resena poetica. Anoto el titulo.

    (Recuerdo una epoca en que en Cuba, los «profundos» de temporada arremetieron contra Zweig como un escritor menor…. LOL!)

  3. Mi padre siempre ha adorado a Zweig, lo ha leido en aleman. Sufrio mucho en su exilio, hay individuos del pasado que uno sabe nunca hubieran sido entre los payasos de Castro, personas como Zweig y Josef Roth, son de la misma madera de un Sandor Marai o un Karel Capek, por alguna razon centroeuropa les produce en cantidades considerables.

  4. Gracias Isis, Eufrates. Sí, CS, tiene razón, los leo mcho. Me identifico mucho con los checos y los húngaros.

  5. SIEMPRE ME HABIA SENTIDO DISTINTA PORQUE ME GUSTABA ZWEIG PORQUE PREFERIA QUEDARME EN CASA LEYENDO.

Deja un comentario