Castrismo y nazismo: La polémica.

Vivimos en un mundo tremendo. El presidente de la más grande potencia mundial, en plena decadencia, se dobla ante un rey petrolero musulmán (no fue el único) y a la Reina de Inglaterra le hace casi un quiay desganado; el Papa de formación nazi se coloca la kieffah palestina tres semanas antes de viajar a Israel. Dos hermanos fascistas-totalitarios mandan en lo que es una dinastía comunista y algunos exigen el perdón para estos criminales, con la intención, claro está, de forrarse los bolsillos con el negocio del dolor. En medio de esto, surge la polémica en Miami por unas frases dichas debido a Mario Díaz-Balart, y que al parecer fueron deformadas al extraerlas de su contexto, como se prueba en las imágenes debajo de este post. Yo, sin ánimos de entrar en ninguna polémica, pienso lo mismo desde hace mucho tiempo. Todo aquel que quiera el levantamiento del embargo sin condiciones, sin la liberación de los presos políticos, sin reconocimiento de la oposición, sin la partida de los Castro, dos dictadores totalitarios que además son admiradores de Adolf Hitler, sin democracia, son iguales que aquellos que sin ningún tipo de escrúpulos ni dignidad hicieron negocios con Hitler. No veo ninguna diferencia. Y es cierto, los crímenes no tienen comparación, cuando hay crímenes hay crímenes, no hay otra palabra. Y hasta ahora, la historia, jamás ha perdonado a los criminales. Yo me sentaría encantada delante de la televisión a ver el final de los Castro como el de los Ceausescu, en mi cabeza tendría a tantos inocentes asesinados por ellos.

Me parece mediocre que dos políticos del exilio se dediquen a enredar la pita, metiendo a las familias cubanas en esto. En primer lugar, las familias cubanas han sido divididas por el castrismo, y no por los americanos. ¡Qué poca coherencia, qué descaro!

Todo aquel que hoy hace negocios con los Castro, sin importarles el destino del pueblo cubano, es un fascista, un totalitario, y un esclavista, igual que ellos.

Video visto en Penúltimos días.

11 respuestas a “Castrismo y nazismo: La polémica.”

  1. Tampoco veo yo ninguna diferencia.
    De acuerdo contigo, y bravo por este valiente post.

    Me gusta

  2. Excelente Zoe!

    Gracias por expresar con tanta elocuencia y sensatez lo que muchos pensamos. Como dijo Lincoln, si llamáramos pata a la cola del perro, no altera la realidad de que el perro todavia tendría cuatro patas.

    Saludos 🙂 Melek

    «Antes de que la luz del sol pueda brillar a través de la ventana, deben levantarse las persianas.» ~ Proverbio

    Me gusta

  3. No hay diferencia alguna. El esclavista lo sigue siendo hasta en el asueto del carnaval, y el asesino no se quita los muertos por abrazar una religion. Es lo mismo. El castro-fascismo sigue siendo el mismisimo sistema de terror, odio, division, intimidacion, chivateria y bajezas, intolerancias y oscurantismo oficializado, que usa la miseria y las bajas pasiones como herramientas de control, por mucho que los castros no vistan uniformes, y por mucho que sus complices pretendan presentar a los hermanos castro como dos amables abuelitos. Es mas, los castro-fascistas son reyes Midas a la inversa, sacan el oro de todo lo que tocan, y ademas, lo convierten todo en sus propias excrecencias, incluyendo a sus complices, de nueva y vieja data. Un complice del castro-fascismo viene en muchas formas, colores, creencias, y devociones, pero son todos lo mismo: mierda castro-fascista.

    Me gusta

  4. Los polacos saben mejor que nadie que no hay diferencia entre los dos totalitarismos que originaron en la filosofia alemana, es por eso que la ministra polaca ha hecho bien en decir que hay que borrar todas las imagenes de esas ideologias monstruosas, desde la swastika hasta las caras de Lenin y Che Guevara, me acuerdo cuando una activista cubano-americana-no me acuerdo de su nombre, era alla por los 80-observo que cualquier cubano que perdio un ser querido al paredon sintio el mismo sufrimiento al nivel personal que un judio que perdio un ser querido en Aushwitz, y yo anadiria que cualquier israeli que perdio un ser querido a un cohete de Hamas siente lo mismo que un judio en los 40 o un cubano atrapado en el torbellino castrista. Esta obsesion de minimizar un sufrimiento ajeno para lograr puntos politicos me da mas asco que beber meao de vaca. Yo aplaudo las palabras de MDB.

    Me gusta

  5. Creo que hay mucha gente sacando esta declaracion de contexto para utlizarla con fines evidentemente politicos. Independientemente de lo que se crea en relacion a la eficacia del embargo como arma politica, lo que queda claro es que las declaraciones de Mario Diaz-Balart han sido manipuladas con muy malas intenciones. Y como Ninoska (con la que he estado en desacuerdo en otros temas), me parece desafortunado que la Fundacion se preste para este jueguito mediatico.

    Me gusta

  6. Si mal no entendí, creo que Mario Díaz-Balart se refirió literalmente a los que hacían o hicieron «negocios» o «negociaron» con los nazis. Por supuesto que extrapolar el verbo «negociar» a quienes mandan remesas de dinero a sus familiares en Cuba no es «negociar» porque es evidente que una de las dos partes no recibe nada a cambio. La extrapolación conlleva manipulación e implica intereses políticos mezquinos y de poca monta que quieren a toda costa hacer relevantes y al convertirse en «considerables» sirven a muchos a la vez. Una pena todo y, como dice CS, más asco para el hígado.

    Me gusta

  7. Esa tanda de políticos babosos trepando por el palo encebado de la nueva era mansobámica para intentar cagarse desde arriba sobre el clan de los primos del primogénito de la bestia son la muestra definitiva de que de nuestros caballeros templarios en Miami sólo queda un coro de eunucos.

    Me gusta

  8. Gracias Isis, Melek, CS, Charlie, Ernesto, David, Güicho, esta es la prueba de lo que siempre nos sucede; la inquina cubana es tremendamente destructora.

    Me gusta

  9. Totalmente de acuerdo con tu post.

    Me gusta

  10. El mismo perro con diferente collar. Ambos matan fisica y/o espiritualmente a los pueblos.

    Me gusta

  11. Tiene usted mucha razón, claro que no hay ninguna diferencia. Aunque algunos, como Alejandro Armengol en El Nuevo Herald, pretendan manipular los hechos en favor de su agenda que es la misma de la dictadura. Me permito reproducir lo que nuestro colega Aaron Mayer opinó en el artículo de Armengol.
    Un saludo desde Nueva York
    Nobama
    Aquí la opinión de Aaron:
    Como es usual el ben kurve (HP en yiddish) Armengol dice lo que le conviene a su agenda y se aprovecha de la existencia de esa baja casta judía de los no-mensch (mala persona en yiddish) como Lopez-Levy y otros. Yo soy judío, nací en Cuba, vivo en Brooklyn y creo que los que colaboran con Castro, sean judíos o gentiles, son como aquellos que colaboraron con Hitler en su momento, como Prescott Bush, el abuelo de George W. Pero si el señor Armengol quería hablar de esos personajes que colaboraron con Hitler, debió mencionar a Joseph Kennedy el padre del Presidente Kennedy, del Senador Ted Kennedy y bisabuelo de la Towsend Kennedy que tanto elogia Castro I en sus reflexiones recientes. Da vergüenza que El Nuevo Herald publique un artículo tan manipulador como este, sus editores debían sentirse como decimos en yiddish: shemen zikh (avergonzados). En Nobama responderemos como corresponde este infame artículo.
    Aaron Mayer

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: