Dos fotos de un minutero.

Se llamaban «los minuteros», y eran fotógrafos de cajón, un cajón de tres patas de madera, con una bolsa negra detrás de la que se escondían para tirar la foto, la sacaban y la lavaban en una lata con agua, siempre debajo de esa manta negra, los brazos enfundados en dos mangas negras también. Los minuteros del Parque Central me hicieron estas dos fotos, siempre les ponían textos, tan buenos como tan cursis. Durante años me asediaron al salir del Pre José Martí y me fascinaban esas fotos mágicas, con textos aún más estrambóticos y maravillosos. Los minuteros desaparecieron en el mundo tras la polaroide, no así en Cuba, donde siguieron durante años, y no sé si aún hoy existen. Me aclara Charlie Bravo, sí, todavía existen los minuteros, que se llamaban de este modo porque el proceso de revelado duraba un minuto.

FotógrafoParqueCentral

ParqueCentral

10 respuestas para “Dos fotos de un minutero.”

  1. Dilecta, que recuerdos! De nino, cuando supe que no podria ser cosmonauta (segun mi hermana mayor, que decia que los cosmonautas no podian tenerle miedo a los elevadores) la segunda profesion que quise para cuando fuera grande era la de «minutero». Yo no le decia asi, para mi eran grandes fotografos y sonaba con estar dentro de una de esas bolsas negras. El dia que me fui de Cuba, horas antes de ir para el aeropuerto, fui al Parque Central a tirarme una foto alli. Mira lo que tu has desempolvado hoy!

  2. Si, existen.
    Le decia a Zoe, que hoy en que la Ostalgie ha revivido las camaras Lomo y Holga, donde esas malas fotos son cool and chic, todavia existen los minuteros. Ya sin textos, casi siempre. Conoci a alguien que envio a sus familiares, herederos del oficio, unos lentes para esas camaras de cajon. Funcionan casi como una camara pin-hole, y la imagen se ve invertida como en la clasica camara oscura. Hay fotografos que «emulan» los resultados de esas camaras de cajon, digitalmente, y les queda bien. Pero nada hay ni habra como los antiguos fotografos del Capitolio que hay sido testigos de mas de una epoca llegar, y pasar.

  3. me mataron esas fotos, primera ves que veo un trabajo de los minuteros …yo como que fui tan mal estudiante pasaba mas tiempo mirando los minuteros que e n el pre

  4. Estamos hablando de algo comparable al fotografo que aparece en la portada de la primera edicion-Seix Barral-de la novela La Habana para un Infante Difunto de GCI?

  5. No recordaba que se llamaran así. Yo era una niña más bien miedosa, y recuerdo que en una fiesta que organizaron en mi pueblo, me escogieron de reina de la fiesta,y nos llevaron a mi y a mis damas de honor para que un minutero nos hiciera una fotografía. No se porqué, pero me dió miedo, y de hecho la fotografía me delata, ya que tengo los hombros encogidos del propio susto. Acababa de pasar el trauma de un dentista, ¿asociaría ambas profesiones?.

  6. Gracias a todos CS, sí, son los fotógrafos de la portada del libro de Guillermo. Mercy, no sé cómo asociarlas, de verdad, de cualquier modo tu anécdota es muy simpática. Besos a todos.

  7. NO SABIA COMO SE LLAMABAN ESAS CAMARAS
    ALGO NUEVO QUE APRENDI
    SALUDOS

  8. Yo guardo, no se donde, una de esas fotos con el Capitolio detras. Buen tema.