M&Ms. Por Charlie Bravo.

M&Ms.

Por Charlie Bravo.

Nada como un puñado de M&Ms para olvidar que uno vive en un mundo donde
el Caza Moscas en Jefe es glorificado sin que nadie se cuestione la
higiene de la mansión presidencial, que el imaginario popular -al menos
en ese- está libre de moscas. La verdad, que la repetición ad náusea del
video, y la adulación de la prensa gran cazador provocan pesadillas con
moscas gigantezcas cazadas por un caricaturesco Obamatrón y con música
de Silvio Rodríguez, el letrinoso, mientras algunas de las moscas -las
mecánicas- se transforman en misiles que describen parábolas y terminan
en hongos nucleares.

Moscas y misiles. M&Ms. Ya esos caramelitos van tomando otro
significado….

Se pregunta uno si el intrépido cazador de moscas, el B’rak de los
rápidos reflejos, se atreverá a matar algo más que una mosca y poner a
Corea del Norte en su lugar. Hasta ahora no. Los norks le remangan un
misile por donde no le da el sol, y le prometen a través de informes
recogidos por la inteligencia del Japón que lo harán volar sobre Hawaii,
donde está el supuesto pesebre presidencial, nada más y nada menos que
el cuatro de julio. A ver si el B’rak Hussein le lanza una andanada de
fuegos de artificios de variedad mortífera para celebrar la fecha. No
creo que se atreva, la verdad. Publicará, eso sí, una proclama diciendo
que está muy bravito, y pondrá cara de período post-perrético frente al
teleprompter.

Por otra parte, y ya con la fuerza aérea de las moscas bien diezmada,
sigue manteniendo su neutralidad frente a las revueltas en Irán. Su
neutralidad ¿dije así? Es más bien su compromiso con el Mahmud, y le
voltea la espalda una vez más a los iraníes que han tomado la calle, y a
todos aquellos que en un futuro se atrevan a tomar las calles, no vaya a
ser que alguien decida tomarlas a contrapelo de los designios de Chávez
y la dinastía de los Castro. Eso sí que no, dice el Obamatrón, que esos
manifestantes me joden mi conversatorio con estos tipos tan simpáticos.
Merece la pena analizar la cobertura de la prensa americana a la
cobardía geopolítica del Obamatrón: se evita mencionar siempre que hay
hilos que mueven al autómata que vienen de muy lejos. O de muy cerca.
Solo la prensa «independiente» americana, es decir, bloggers o pundits
conservadores que no escriben para ninguno de los news outlets más
importante se niegan a unirse a la comparsa de aduladores. El Obamatrón
no olvida y premia: describe a Fox como el outlet de la «oposición a su
administración» y da exclusivas -y presencia exclusiva- a ABC en los
locales -¿llenos de moscas?- de la Casa Blanca para transmitir un solo
punto de vista, el suyo, ya que ni reporteros que han manifestado su
oposición a sus políticas han sido invitados a esas transmisiones, ni
mucho menos pensadores que tengan una posición de escépticos o
contrarians. Solamente  será generoso con los consumidores de sus
caramelitos ideológicos, o los que se rindan a él. Sumisión.

A ver si vemos algo, el mensaje de la mosca asesinada fue una clara
advertencia: cualquiera que importune al Obamatrón correrá la misma
suerte. Recibirá un manotazo político y será sacado del ruedo con poca
ceremonia. La libertad de prensa, la libertad de información y la
libertad de opinion han caído junto con la mosca. Hay otro mensaje, el
B’rak señala la mosca muerta con un gesto despectivo, y ordena que
recojan la imagen en video. No habrá caballerosidad ni generosidad con
el vencido, eso es un valor de la cultura occidental, que le es ajena.
No nos olvidemos de los símbolos, todo en política es un símbolo, y
esperemos que el único resplandor que se vea en los cielos de Hawaii en
el cuatro de julio sea el de los fuegos de artificio, variedad pacífica.
Pero para eso habría que dar un golpe preventivo a los norks, que
curiosamente son los padrinos del programa nuclear del mismo Mahmud al
que el Hussein rehusa oponerse.

TIRA-448-WEB

Cortesía de Alfredo Pong, ver CubaHumor.

5 respuestas para “M&Ms. Por Charlie Bravo.”

  1. Muy brillante artículo.
    Es evidente que los Norks están coordinados con Majjjmudd A.
    Y a esa mosca la pusieron ahí, que no por gusto remite a la «famosa» mosca de la televisión cubana, como recuerda Pong.
    Me encantó, además, lo del período post-perrético frente al teleprompter.
    Hago link en mi blog.

  2. Al menos la habilidad del Sr. Presidente producirá un ahorro en los gastos de insecticidas para los inquilinos de la Casa Blanca, seguramente tambien se iniciarán cursillo de verano para el aprendizaje de la técnica «Killfly» y como consecuencia el Campeonato Nacional de Matamoscas sin Spray.

  3. Lo que no dices, Charlie, es por qué la mosca lo buscaba.

    Te doy una pista: marrón y blando.

  4. «Las moscas que vos matais», diria la mosca desde Cuba, señores no se dan cuenta que la mosca de marras es solo una nefasta mensajera Obama no la mato quien dice eso, solo le dio la orden de volar hacia Cuba, recuerden estamos en tiempos de «dialogo», solo que las limpias y tradicionales palomitas no se han de prestar para tan hedionda y fecal tarea, con las moscas no hay problemas ellas disfrutan este pestilente ambiente.

  5. Leyendo a José, recordé la frase: «Hacerse la mosquita muerta» y tiene toda la razón, la mosca seguramente regresó a Cuba, cargada de….