Masacre del Remolcador 13 de marzo.

Las imágenes en la televisión castrista del propio Castro explicando la masacre aún martillean en mi cabeza. La masacre del Remolcador Trece de Marzo cumple hoy 15 años, fue la última gota que colmó mi copa.  El remolcador huía de Cuba con 78 personas a bordo cuando la policía castrista los interceptó en medio del mar. Castro mismo dio la orden de hundir la embarcación en la que fallecieron 12 niños. Sobrevivieron 31 personas, murieron 47 personas. Aquí les pongo un link, no dejen de ver el video de la represión contra las personas que quisieron rendir homenaje a las víctimas cuando se cumplieron 11 años de la masacre, vean en Cuba Liberal.

Este video muestra los rostros de las víctimas:

Testimonios de los sobrevivientes en el documental Masacre en alta mar de Alberto Roldán, en youtube: Parte 1, Parte 2, Parte 3, Parte 4. El juez Baltasar Garzón nunca aceptó la demanda por crímen contra la humanidad que los familiares sobrevivientes de las víctimas del hundimiento, presentaron en España en contra de Fidel y Raúl Castro.

Anuncios

19 comentarios en “Masacre del Remolcador 13 de marzo.

  1. Remolcador 13 de Marzo

    Angustia ya de ordinario,
    llanto que no consuela,
    triste se ve a la abuela,
    triste lamenta y diario

    Nieto de nuestra anciana
    ni en paz descansa tu alma vana,
    a pocos no hemos perdido,
    lamento que hayas partido

    Bajo océano imponente
    yace tu cuerpo reciente,
    imágenes recrea mi mente
    de aquel fatal incidente

    A bordo de un buque viejo
    se hizo a la mar la esperanza,
    algunos tenían confianza,
    otros lo veían complejo

    Veloz e intolerante
    aquel deprecio distante
    en orden de comandante
    convirtió el diablo al instante

    Perseguido el buque viejo,
    atacado ferozmente,
    imágenes recrea mi mente
    de aquello que fue complejo

    No pocas almas perdidas,
    en pena y desprotegidas
    sucumbieron al embate
    de un ejército en combate

    Caos vivió el momento,
    miedo, odio y lamento,
    pena por esos niños y madres
    pena por esos niños y padres

    Tiembla la mano asesina
    y firme el tirano abrazo
    le impone una excusa al brazo
    de aquella garra asesina

    Vergüenza manchó la patria de Martí,
    ancestro venerado
    infamia acudió al estrado
    difamando sobre ti.

    Me gusta

  2. Cubano que aún no te place
    el eco de insurrección,
    del odio a la imposición
    su moroso desenlace

    ni milagro sobrehumano,
    ni la paciencia infinita,
    ni sobreesfuerzo mundano
    salva a tu tierra marchita

    De apoco mueres cubano
    bajo la bota de hierro,
    de apoco se apaga un habano
    en boca del testaferro

    Me gusta

  3. Lo del remolcador no se puede olvidar nunca, es nuestro deber recordarlo y decirselo al mundo, aunque el mundo prefiera no oir, para que no se le rompa su idilio “antimperialista” con el dictador.

    Me gusta

  4. Es curiosa la ausencia de la efeméride, el silencio, en sitios que como Cubaencuentro, se supone condenen esta masacre. Allí sólo se le menciona en le blog de Jorge Ferrer. En El Nuevo Herald, nada y para colmo escogen este día para publicar un artículo de “opinión” del lamentable Armengol, en el que como siempre, ataca al exilio cubano, donde quiera que esté. En Nobama ya colocamos link. Gracias.
    Nobama

    Me gusta

  5. Todavia los verdugos andan sueltos, Fidel Castro acomoda su esqueleto en una cama. Cuando llegara el dia de la justicia? No sabemos. Pueden estar seguros estos verdugos que somos muchos los que no olvidamos, somos muchos los que levantaremos el dedo acusador y se hara justicia. Despues de esto, despues del dia de la justicia merecida, entonces las almas de los inocentes revolotearan como angeles buscando el cielo.

    Me gusta

  6. Bueno Zoe, despues de la emocion, porque casi nunca se pasa a pesar de tanto tiempo, para agradecerte este trabajo tuyo, tan profesional como siempre nos tienes acostumbrados. Felicitaciones querida.

    Me gusta

  7. Relato del Hundimiento del
    Remolcador Cubano “13 de Marzo”

    SERGIO PERODIN

    (Esta crónica se conformó a partir de una entrevista concedida por Sergio Perodín, sobreviviente de la tragedia, a Contacto Magazine en el verano de 1995. Editores de Contacto convirtieron la entrevista en esta narración en primera persona).

    Las embarcaciones del Servicio cubano de Guardafronteras, que habían observado la tragedia sin impedirla, se percataron de la presencia de un barco griego que se dirigía a la bahía de La Habana. Entonces, con la intención de borrar la imagen de la masacre que se cometía, iniciaron las maniobras de rescate.

    El remolcador 13 de Marzo, en el cual habíamos intentado huir de Cuba la madrugada del 13 de julio de 1994, estaba hundido. Los que habíamos tenido la oportunidad de asirnos a una nevera que permaneció flotando en el agua, logramos salvar nuestras vidas. Cuando todo terminó, habíamos sobrevivido 31 personas. Habían muerto 41, entre ellas varios niños. Mi esposa Pilar y mi hijo Yasser, de 11 años, estaban entre los muertos.

    Preparativos

    Desde mucho antes habíamos planeado la fuga. En un principio, durante mis vacaciones de ese año, hice contacto con un amigo cercano. Con él tuve la primera conversación sobre el tema. Ambos fuimos a ver a Raúl Muñoz, ex capitán del remolcador 13 de Marzo que en aquel momento capitaneaba otra embarcación de la Empresa de Navegación Mambisa. Se produjo entonces otro lazo importante para nuestros planes. Después de nuestro fructífero encuentro con Muñoz, nos reunimos con Fidencio Ramel Prieto, jefe de operaciones del puerto de La Habana y secretario del Partido Comunista de Cuba en aquel lugar. Había confianza. Muñoz y Ramel Prieto tenían el mismo deseo que nosotros de huir de Cuba.

    Así, entre todos, planeamos los pormenores de la fuga. Antes del 13 de julio hubo tres intentos de abandonar el país, pero por diversas razones tuvimos que suspenderlos.

    Finalmente, el día 13 logramos abordar el remolcador 13 de Marzo. Ramel Prieto tenía el barco bajo su control, inclusive la llave del motor y el timón. Es costumbre desactivar el timón de estas embarcaciones cuando se encuentran en puerto.

    Y de sólo poner proa rumbo al Estrecho de la Florida, aún dentro de la bahía de La Habana, supimos que la Dirección de Seguridad del Estado conocía nuestros planes.

    Cronología de los hechos

    Zarpamos a unos 300 metros de la capitanía del puerto, que está en medio de la bahía. Bordeamos muy despacio el área de Regla, alejándonos lo más posible de la capitanía. Al pasar por el área de la capitanía un remolcador, del tipo conocido como Polargo, nos vino encima a unos 200 metros de la fortaleza de El Morro y nos lanzó los primeros chorros de agua con mangueras de alta presión.

    Había gente en el Malecón habanero, parejas de novios, y comenzaron a gritar al ver que el Polargo trataba de hundirnos. Las mujeres y los niños subieron a cubierta para que los tripulantes del otro barco se percataran de que iban a cometer un asesinato. Ellos no se detuvieron. En medio de varias maniobras, el 13 de Marzo chocó con el Polargo, y en el incidente logramos poner proa hacia afuera. Al salir de la bahía a mar abierto, sin embargo, había otras dos embarcaciones Polargo esperándonos escondidas detrás de El Morro. Entre los tres barcos hacen un cerco al 13 de Marzo, y dos de ellos nos lanzan potentes chorros de agua. Comienzan entonces a alejarnos de la costa. Nos embestían y golpeaban, una y otra vez tratando de volcarnos. La maniobra no surtió efecto porque el 13 de Marzo era potente.

    Entonces se colocó un Polargo delante de nosotros y otro detrás, este último era el que nos golpeaba. Así lograron quebrar la estructura del 13 de Marzo, el cual comenzó a hundirse por la popa. En ese momento, el Polargo de atrás nos “escoreó”, es decir se montó encima de nuestra embarcación, la cual se hundió hasta la mitad. Unas 30 personas quedaron atrapadas en la bodega del 13 de Marzo. Los que logramos salir a la superficie vimos que las tres naves Polargo giraban a nuestro alrededor a alta velocidad, tratando de hundirnos. Se mantuvieron haciendo remolinos durante 40 minutos. Era evidente que tenían el propósito de no dejar sobreviviente alguno que luego se convirtiera en un peligroso testigo. Entre 15 y 18 personas que salimos a la superficie nos asimos a una nevera que flotaba. Asi pudimos salvarnos. Mi pequeño hijo Sergio estaba aferrado a mí. No sabíamos nada del resto de la familia.

    Rescate a “regañadientes”

    Para nuestra sorpresa, vimos que los tres Polargos quedaron quietos y una lancha torpedera de Guardafronteras entró hasta donde flotábamos. Nos recogieron. Al subir a la lancha nos percatamos de que un barco de bandera griega, que se encontraba a unos 800 o mil metros de distancia, trataba de entrar a la bahía de La Habana. Comprendimos entonces por qué habían detenido la masacre y nos habían recogido. La lancha torpedera sabía, desde el principio, lo que estaba ocurriendo. Nos había seguido y sus tripulantes habían sido testigos del hundimiento del 13 de Marzo. Nos recogieron a las 4 de la madrugada y nos mantuvieron dando vueltas en el mar hasta las 11:30 a.m., cuando recibieron la orden de conducirnos a Jaimanitas. Cuando llegamos a una base naval de aquel lugar, había coroneles y generales. Nos encerraron en calabozos hasta las 6 de la tarde. A esa hora, seis niños y cinco mujeres que había entre los sobrevivientes fueron llevados a sus casas. A los hombres nos trasladaron a Villa Maristas, la sede de la Dirección de Seguridad del Estado. Allí permanecimos por espacio de 20 días, tras los cuales nos impusieron prisión domiciliaria.

    Un nuevo intento

    Con mucho esfuerzo, en tan difícil situación, fabricamos una balsa a escondidas, y el 23 de agosto nos lanzamos de nuevo al mar. A unas 50 millas de Cuba fuimos rescatados por embarcaciones del Servicio de Guardacostas de Estados Unidos y enviados a la Base Naval de Guantánamo. Por razones humanitarias, especialmente por mi hijo Sergio, que huyó conmigo, el 24 de enero de 1995 cuatro miembros de nuestra familia, todos sobrevivientes del hundimiento del 13 de Marzo, recibimos un permiso “bajo palabra” del gobierno de Estados Unidos para viajar a Miami.Voy a luchar, hasta donde me alcancen mis fuerzas, para que el crimen que se cometió con el 13 de Marzo no quede impune.

    —————————–
    Perodín narró la tragedia del 13 de Marzo ante un comité del Congreso de Estados Unidos, en febrero de 1995, ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU ese año y ante dos subcomisiones del Congreso de Venezuela, en abril de 1995. Su relato ha sido recogido también en documentales, noticieros y libros. Años después de la tragedia, el gobierno cubano culpa a las víctimas y no ha castigado a ninguno de los victimarios.

    Me gusta

  8. Mi respeto para usted!y para la persona que creo este video!en memoria a los 15 anos de esta masacre,el dia 13 de marzo se cumple 16 anos de este crimen y lo estoy viviendo como si fuera hoy mismo? es horrible perder a un familiar y cuando este familiar estaba lleno de vida y se suenos…duele aun mas su muerte!Feliz dia! Dios la bendiga(o)Marisela Feu hermana de un heroe del remolcador!que descansen en paz cada inocente que fue asesinado esa madrugada del 13 de julio del 94.Gracias mil por crear esta pagina!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s