Peoma a Carmen Bar Cells. Por Emma Zinsky.

PEOMA A CARMEN BALCELLS

 

Momia esculpida en billetes

La Reina con su collar de pelas

Encajada en la butaca

Como un dedo en un dedal

Habla de literatura como si hablara

De ungüentos hemorroidales

Le voy a escribir un  peoma

Para cantarle las cuarenta

Que nadie le ha cantado todavía

Porque inspira terror pánico

Yo no yo no yo no yo no

Mil veces yo no le tengo miedo

Habla de manuscritos con el deje paternal

De los consejeros bancarios

No es mamá ni grande

Es un molote de pedos apestosos

Polvorientos pedos chispeados por Gabo

Su dueño

El hombre que le susurra los autores castristas

Y le obsequia un frasco de sietepotencias

y la mete en la brujería

y la convierte en bruja ¿o ya lo era?

Por eso aquí va este peoma para Carmen Bar Cells

Sátira roja del cuento

De la literatura pedorrovolucionaria

Ñángara nacionalistoide

Al cuello luce su collar abarrotado de pelas

Compra   compra   compra

Fabrica inventa donde no hay

Escribidores prebendosos

Aquí les presento a Carmen Bar Cells

Su oficio es vender, no escribir –masculla la momia

Salada como un gargajo verde

Espanto de las editoriales

Puta fidelista hasta la crica

Masaboba apertrechada de euros

Y en la pepita seca y reseca como una postilla

Una boina del Ché Qué Tara

Ha hecho de cualquier modo proezas

Como publicarle un libro al Guatón

El chileno que se ha enriquecido a costa de los cubanos

A cuántos buenos autores cubanos   sin embargo

Habrá querido tumbar de una patadita calumniosa

Me encuentro orgullosamente en esa lista negra

En el charquero de su alma     zorra extremista

Nadan los Seniles Paz y los Trendi Guerra

                Vieja chancletera de la catalanidad

Un día sabremos todos sus negocios mentirosos

Y el imperio falso que ha construido

Sobre los hombros de la vergüenza se desplomará

Entre tanto recibe este peoma en plena cara,

Lo siento, no es un peo falso como los del Gabo

Es un peo punzón       estreñido     sentencioso

Del mojón que le caerá en la boca

Es lo que merece su excepcional alma de mierda

Y que en el infierno le tengan preparado

Un solar cinco estrellas sin agua sin baño sin cocina

Con un perro calor del carajo

Y ni aire acondicionado ni un abanico andaluz

Y que una gran turba de herederos de René Ariza

De Reinaldo Arenas, de Guillermo Rosales, de Lydia Cabrera,

De Lino Novás Calvo, y de tantos otros

auténticos escritores cubanos

Empiecen a musitarle manuscritos.

 

Emma Zinsky (26 de julio del 2009. Peoma enviado por su autora en exclusividad a este blog.)

9 respuestas para “Peoma a Carmen Bar Cells. Por Emma Zinsky.”

  1. Wow que forma de usar la palabra en lo escrito y de narrar historia como un poema de suspiro, no rápido y no es corto pero acorta la visión de un mundo que apenas podría yo imaginar…

  2. Emma Zinsky, welcome back!, y está qué corta…

  3. Cuando lei el peoma pense en ese ensayo magistral de Reinaldo Arenas acerca de la influencia de las furias en cualquier obra genuina de la literatura.
    De paso, oi una vez-y no se si es cierto -que el escritor exiliado cubano, Alberto Guigou, rechazo a la Balcells en los 60, ella queria vender su novela Dias Acratas, es lo que he oido, pero a su eterno honor AG dijo nananina.

  4. Ema Zinsky, que manera de darle colores al lenguaje…y como hace pensar. Gracias por el post.

  5. exelente poema,no siempre damos con las palabras necesarias,he ahi lo dificil o lo justo,todos almacenamos la poesia,todos le pertenecemos,pero el poeta es el que patea primero,el que consigue por nosotros la tranquilidad de estar en paz con lo que ha muerto o con lo que perdura.

  6. Leyendo este peoma me acuerdo del magistral ensayo de Reinaldo Arenas acerca de como la furia esta detras de cualquier obra de arte que vale la pena.
    Una vez lei que el escritor cubano Alberto Guigou rechazo a Carmen Balcells, se supone que ella habia leido algunos capitulos de Dias Acratas y lo queria representar, pero AG para su enterno honor le dijo nananina. Me pregunto si era verdad esta anecdota, quisiera creerlo, era alla por los 60 o 70.

  7. Vieja miserable — qué bien ese peoma.