Carta de Carlos Manuel de Céspedes a su esposa Ana de Quesada.

En recuerdo del 10 de Octubre de 1868, La Demajagua:

“Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo
(Bayamo, 1818-San Lorenzo, Sierra Maestra, 1874).

Iniciador del combate anticolonial. Abogado bayamés, que sacrificó sus bienes a la independencia. Impulsor de medidas trascendentales. Su recia personalidad revolucionaria marcó un hito dentro del sector de los terratenientes, que le ganó el sobrenombre de Padre de la Patria.

Nació en Bayamo, Oriente, actual provincia Granma, el 18 de abril de 1818. Cursó la primera enseñanza en el colegio del Convento de Santo Domingo, Bayamo, donde ingresa en 1829. Al egresar de dicho centro viaja a La Habana. En 1835 continúa sus estudios en el Seminario de San Carlos. Se gradúa de Bachiller en Derecho tres años más tarde.
Viaja a España en 1840 a completar sus estudios. Obtiene el título de Licenciado en Leyes. De 1842 a 1844 viaja por Francia, Bélgica, Inglaterra, Suiza, Alemania, Italia, Grecia, Turquía, Palestina y Egipto. El dominio que tenía de varios idiomas le permitió estudiar la historia y las instituciones políticas de dichos países.En 1844 regresa a Cuba y se establece en Bayamo como abogado. Fue director de la Sociedad Filarmónica y de su Sección de Declamación. En 1849 fue síndico del Ayuntamiento de Bayamo. De 1852 a 1855 sufrió prisión en tres ocasiones diferentes. Colaboró en La Prensa (La Habana), El Redactor (Santiago de Cuba) y La Antorcha (Manzanillo), donde ocupó, además, el cargo de redactor.En la logia Buena Fe, constituida en Manzanillo en abril de 1868, desempeñó un papel importante y comenzó sus trabajos conspirativos.
El 10 de octubre de 1868 se levanta en armas contra el dominio español, en su ingenio La Demajagua, liberta a sus esclavos y suscribe la Declaración de Independencia, con lo que se da inicio a la Guerra de los Diez Años. Enarboló otra versión de la bandera confeccionada con los mismos colores, y diez días después la hizo ondear en la toma de Bayamo.
El 20 de octubre toma militarmente a Bayamo, que es declarada capital provisional y sede del Gobierno de la Revolución. Allí funda el periódico El Cubano Libre.
El 27 de diciembre firmó el Decreto sobre la esclavitud que daba libertad a los esclavos presentados por sus dueños para el combate independentista y a aquellos esclavos pertenecientes a elementos manifiestamente opuestos a la revolución.
En abril de 1869 la Asamblea de Guáimaro lo designa Presidente de la República en Armas.
El 29 de mayo de 1870, su hijo Oscar es hecho prisionero por los españoles y fusilado, al negarse Céspedes a negociar sobre la base de su capitulación, hecho que demostró la firmeza revolucionaria de Céspedes. El 31 de diciembre de 1870 cae prisionera de los españoles su esposa Ana de Quesada.
El 27 de octubre de 1873, la Cámara de Representantes depone a Céspedes de su cargo de Presidente de la República, acuerdo que acata disciplinadamente. Fija su residencia en San Lorenzo en la Sierra Maestra, donde cayó en desigual combate contra los españoles, el 27 de febrero de 1874.
Es autor del drama El conde de Montgomery. Tradujo del francés El cervecero rey, de D’Arlincour, y Las dos dianas, de Alejandro Dumas; y del latín, fragmentos de la Eneida.” Símbolos de la Nación Cubana.

Cartas de Carlos Manuel de Céspedes a su esposa Ana de Quesada.
Una de las cartas a Ana de Quesada desde San Lorenzo:

“Enero 2, de 1872.

Mi queridísima esposa: del mismo q. te escribí con fha. 8. y 15. de Dice. ppdo. lo hago ahora solam. pa. decirte q. estoy bueno y cada vez más deseoso de recibir noticias tuyas y de nuestros niñitos q. supongo estarán sin novedad; pr. q. si hubiese resultado alguna desgracia los españoles se habrían apresurado a publicar su alegría y me lo habrían hecho saber pr. sus periódicos, de los cuales tengo fhas. de principio de Dice.

Las operaciones del enemigo en este Distrito están muy paralizadas: deben hallarse muy débiles; ps. hace mas de un mes qe. residimos en este campamto. y no nos han molestado en lo más mínimo.

¿Te acuerdas de aquel individuo q. pocos días antes de marcharte tú me dió tanto en q. sentir? Castigo de Dios! Por esos mismos días, al cumplir un año, lloroso me pidió perdón y permiso pa. irse al estranjero. Le contesté q. de nada me acordaba y q. trataría de servirlo, si no había perjuicio pa. la república.

Por aquí hemos sabido muchas atrocidades de los españoles en La Habana y q. los E.U. habían mandado buques de guerra á aquel puerto. He visto algo del mensaje del presidente. ¿no se aprovecharán nuestros enemigos de estas circunstancias? Que nos manden lo q. pedimos con tanta insistencia y pronto echaremos de aquí á esos bárbaros.

Yo he publicado aer un indulto pa. los cubanos y ciertas reglas pa. modificar la guerra á muerte. Aquí han sido muy bien recibidas.

Supongo q. ya R. Boza y mi hermano Pedro te habrán entregado mis cartas y lo demás q. te mandé. También habrás visto la carta q. escribí a Mr. Summer.

José Igno. está algo malo de llagas en las piernas: Carlitos bueno. Te manda esa carta pa. Eulalia.

En este campamento se han celebrado mucho las pascuas y año nuevo. Todos están muy animados y confiados en el triunfo; pr. q. corren muchas noticias de disturbios entre los enemigos y guerra con los moros. Nadie hace caso de los q. se presentan; pr. q. van y vienen, ó se marchan al estranjero. P. Urquiza se pasó á causa de q. en las Tunas mandó asesinar á Alvaro Sedeño pa. robarlo y se había verguado.

Ya sabrás que los españoles mataron a Pepillo Estrada: desde Sete estaba separado de mi lado.

Los Grales. A. Cavada y Salomé Hernández han fallecido de calenturas. Mucho los siento á todos.

Trina y Borjita deben estar á esta fha. en Jamaica. De Javier y Ricardo hace días q. no tengo noticias ciertas. Estoy temiendo una desgracia.

Los asuntos de la guerra siguen como siempre; po. es preciso qe. pr. allá no se olviden de nosotros.

Cuando venga una persona segura, remíteme un cuchillo de monte con su cinto y vaina; po. q. me lo entregue en persona.

La última noticia q. tenemos de Rafael, es q. estaba en Méjico. De Manuel nada sabemos. De vosotros creemos á veces q. habran ido á Venezuela.

Ignacio Mora vuelve á encargarme qe. te pida noticias de su señora.

Los españoles prosiguen abandonado sus campamtos. y aquí no podemos darnos razon cierta de las causas. De los pueblos recibimos buenas noticias.

Tanto á tí como a la mamá y queridas hermanitas, deseo un año nuevo q. si no sea feliz en toda la acepcion de la palabra a lo menos les deje ver el fin de 1872, sin tener desgracias en la familia.

Día 6. Me ha cabido el disgusto de perder á mi Serio. Privado C. Manl. Mendigutía, muerto de calenturas, persona muy estimable y q. me hace suma falta.

Voy á concluir, recomendandote q. instes de nuevo á tu hermo. Manl. pr. su pronto regreso á Cuba con algunos elementos de guerra, pr. q. su presencia aquí es cada día mas importante pa. él, pa. mí y p.a la Patria.

Adios, alma de mi vida, mi inolvidable tesoro: con los tiernos frutos de nuestro amor, recibe los afectuosos cariños de tu esposo.

CÁRLOS.”

(N. mía: Tomada de Cartas de Carlos Manuel de Céspedes a su esposa Ana de Quesada. Comisión Nacional de la Academia de Ciencias de la República de Cuba. Instituo de Historia, La Habana, 1964. Se ha respetado la ortografía de la época. Carlos Manuel de Céspedes escribía con una tinta que él mismo se fabricaba, con corteza de árbol y zumo de limón, apenas poseía papel y debía condensar su escritura.)

Aquí un tesoro bibiliográfico que traje de Cuba, una biografía de Carlos Manuel de Céspedes por su hijo Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, editada en París, en 1895.

CarlosMCéspedes

CarlosMdeCéspedes2

CarlosMdeCéspedes3

Y de ella , extracto de una cita:

“Á los cubanos:

La súplica que os hago con la más íntima buena fe y sinceridad, es que entre todos reine el espíritu de concordia, que alejéis de vosotros todo sentimiento de que puedan brotar excisiciones y banderías, y que no alojéis en vuestro pecho más que un común deseo y un interés solidario para servir y auxiliar á la patria, que ahora os llama más que nunca y con justicia os interesa en su socorro. He aquí un sentimiento muy digno de vuestra noble emulación.

Carlos Manuel de Céspedes a las Emigraciones.”

Anuncios

5 Replies to “Carta de Carlos Manuel de Céspedes a su esposa Ana de Quesada.”

  1. Qué bueno que recuerdes hoy a Carlos Manuel de Céspedes, de esta manera.
    Y de paso me acuerdo de la novela “Contramaestre” de Chao.

    Me gusta

  2. Muy buen recuento, tranquilo, sedado.

    De pronto ahora me di cuenta, al leer esa carta de CMC a su esposa, que mi madre tambien escribia de esa forma, abreviando palabras. Eso a veces se me hacia un poco dificil de entender.

    Me gusta

  3. Es injuesto ¿Por qué tienes más comentarios que los demás? 😦

    Me gusta

  4. Gracias por este comentario tan hermoso.Yo recuerdo esta fecha con el honor que merece el padre de la patria..Un viva por Cuba y su libertad!!!

    Saludos,

    Paloma.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.