Baraguá. Raúl Eduardo Chao.

Baraguay

Baraguay2

Baraguá. Combatientes y exiliados en Cuba y New York durante la Guerra de los Diez Años por la Indenpendencia de Cuba (1868-1978). Raúl Eduardo Chao. Ediciones Universal, 412 páginas. 

Acabo de recibir la novela Baraguá de Raúl Eduardo Chao, autor de Contramaestre, recordarán que publiqué fragmentos de su primera obra en el blog. Baraguá viene respaldada por numerosos lectores que plesbiscitaron la anterior.

«En 1845 Nueva York era la más importante ciudad en el continente Americano. En pocos años se había expandido desde la Calle 59 hasta la 115 y ya se contemplaba un regio y complejo plan para el Parque Central. Las familias con fortuna vivían al norte de Washington Square y la ciudad estaba en las manos de políticos inescrupulosos. Por donde quiera había corrupción, lado a lado con tiendas opulentas y magnates despiadados. En esas circunstancias se refugió en la ciudad Don Miguel de Aldama, un cubano amigo de los Vanderbilt, los Astor y los Belmont. Su capital y su crédito le permitieron ofrecer $100 Millones para comprar la Isla de Cuba. No queriendo esperar por una respuesta de parte de España y deseoso de ver la libertad de su país se decidió a invertir generosamente su cuantiosa fortuna en financiar la Guerra Cubana de independencia de los Diez Años.

Esta es la historia de la convergencia de tres eventos: el fracaso de un esfuerzo armado por lograr a Cuba su independencia; la generosidad de los hombres y mujeres que ofrecieron sus vidas y haciendas por ese ideal y la testarudez de un imperio ya enfermizo que insistía en retener sus posesiones a cualquier precio.»

4 respuestas para “Baraguá. Raúl Eduardo Chao.”

  1. A conseguirla.
    El autor de Contramaestre siempre promete.

  2. Sobra decir que ahora no hay nadie ni remotamente como los magnates cubanos del siglo XIX que arriesgaron y perdieron todo en aras de liberar a Cuba. Los actuales cubanos ricos (por supuesto fuera de Cuba) tienen otras ideas.

  3. Como nos hemos caido! Antes haciamos lo necesario para al menos forzar al mundo a intervenir.
    Lo unico que pido como siempre es que si por algun milagro llegamos a la democracia es admirar a nuestros amigos verdaderos y dar la espalda a los que fueron indiferentes o enemigos.

  4. Cuanto amor sentian esos hombres por su patria que dieron todas sus riquezas para ver a cuba libre, lastima que todo fue al final en vano