Un sombrero lleno de cerezas. Oriana Fallaci.

Hará dos semanas me llegó por fin el libro de Oriana Fallaci, su novela póstuma, su única novela, titulada Un sombrero lleno de cerezas, publicada por La Esfera de los Libros, 833 páginas, y vendidos 600 mil ejemplares en Italia.

Oriana Fallaci es mi modelo de periodista, como he dicho otras veces, la conocí en Cuba, cuando ya ella estaba verde con el castrismo, y perseguía entrevistar a Castro. Yo era muy joven y quedé fascinada con aquella mujer que fumaba todo el tiempo, que hablaba de su único amor, como si él estuviera sentado junto a nosotras. Esta novela, una saga familiar con  todas las de la ley, explica el curriculum político de Oriana Fallaci, incansable luchadora antifascista, anticomunista, y antiislamista; y lo explica con la metáfora más perfecta, la del tiempo.

«Esta fascinante saga lleva al lector desde el último tercio del siglo XVIII hasta finales del siglo XIX y permite a la autora regalarnos un retablo de personajes inolvidables que pueblan la Italia revolucionaria de Napoleón, Mazzini, Garibaldi o Víctor Manuel II. Personajes como Carlo, que quería plantar vides y olivos en la Virginia de Thomas Jefferson; Francesco, marino y negrero, Giovanni, soldado, revolucionario y obsesivamente enamorado de Teresa; Giobatta, aspirante a escultor y que acabó participando como voluntario en la sangrienta batalla de Curtatone y Montanara. Y es también la historia de mujeres tan indómitas como Caterina, quien, para que su futuro esposo, Carlo Fallaci, pueda identificarla, acude a la Feria de Rosìa con un sombrero lleno de cerezas y con la única esperanza de que el hombre que la despose la enseñe a leer y a escribir.

Un sombrero lleno de cerezas no sólo es la suma de las increíbles aventuras de todos estos personajes, sino el extraordinario homenaje de una autora imprescindible a la historia de su país y de Europa.»

9 respuestas para “Un sombrero lleno de cerezas. Oriana Fallaci.”

  1. Siempre la admire mucho…. La veia de lejos en NYC, como en una película….

  2. ZOE
    ORIANA FALLACI ME LLEGO AL ALMA
    COMO ME LLEGASTE TU

  3. Zoe,
    su libro de la entrevista con si misma es maravilloso. Era una mujer increible. Defensora de la democracia y los valores de Occidente, y enemiga acerrima de los terroristas islamicos en Europa. Fue amenazada de muerte varias veces y por eso se mudo a New York.
    Puso al desnudo la concertada cooperacion de los antiguos comunistas italianos con los islamitas en ese pais. Denuncio en la palestra publica la invasion de Europa por el Islam, y fue la primera persona que le oi utilizar el termino «Eurabia».
    Critico a los italianos por ceder ante la invasion islamita de los ultimos 20 años y por cambiar su cultura y su idisosincracia bajo presion de ellos para acomodarlos. Una mujer valiente y sin pelos en la lengua. Cuando vaya a Miami buscare su novela para comprarla. Que en paz descanse esta gran valiente mujer italiana.

  4. Por favor, Zoe escríbeme. Tengo amigos comunes que te conocen del pre de la habana. Te admiro y siempre te leo, pero escríbeme, por favor. Mi nombre es Rafael y necesito hablar contigo,

    Dios te bendiga,

    Rafael

  5. Una gran, inmensa guerrera.

  6. «UN SOMBRERO LLENO DE CEREZAS»
    Me parece vergonzoso que aparezca un comentario de ZOE VALDÉS en el que dice ser gran admiradora de Oriana Fallaci y que «Un sombrero lleno de cerezas! es única novela. Y que la conocíó en Cuba.

    Algo no cuadra. Oriana Fallaci escribió más novelas aparte de esta póstuma, tales como, entre otras
    «UN HOMBRE»
    «NADA ES Y ASÍ SEA»
    Así que o:
    – El comentario no es de ZOE VALDËS ¿?
    – Zoe Valdés no la conce tanto como díce ¿?
    – Cómo afirmar que es su admiradora y no conoce su obra ¿?
    – Habla de oída ¿?
    Ruego aclaraciones.

  7. Estimada Pilar, efectivamente, la crítica ha dicho que estas obras de Oriana eran novelas. La misma Oriana decía que ella estaba feliz con esa consideración. Pero que ambas eran más bien testimonios de su relación con el gran amor de su vida, ella misma no las consideraba realmente novelas. Con mucho gusto le aclaro. Mire, yo no soy perfecta, nadie es infalible. Al poner la palabra única no quise para nada alterar ninguna verdad. Ahora, aquí, en sus palabras, hay algo más grave, usted duda de que yo haya conocido a Oriana Fallaci, usted duda de mi palabra, seguramente sus intenciones tendrá. Ahí ya no puedo hacer nada. Adiós.

  8. Hola Zoe:

    ¿Hay alguna dirección, P.O. Box, apartado postal, dirección de amigo, o donde sea, adonde sea posible enviarte un libro cubano para que lo leas? Creo que te interesaría, que lo disfrutarías mucho.

    Saludos desde Buenos Aires.

Deja un comentario