Manolo Granados en el recuerdo.

El primer cubano que cuando llegué a este país me tendió una mano fue el escritor Manolo Granados. Llegó hasta el entresuelo donde vivíamos Ricardo, la niña y yo, con una botella de vino, una manzana, y un paquete de galletas. Fue sincero, no tenía más para darnos, pero quería que supiéramos que nos apoyaban en todo.

Tiempo después nos invitó a su casa a una cena, cocinó él, una carne con papas como para chuparse los dedos. Hablamos de lo humano y lo divino. En cuanto a Cuba la tenía muy latente, y pude darme cuenta que no podía decirnos más hasta que no nos encontráramos solos.

Esta foto corresponde a una firma de libros que hicimos juntos en una librería del barrio 14, en París, se trataba de una antología en la que participábamos ambos, aunque fui la última requerida para ella a demanda del editor, publicada por Autrement, y coordinada por Lilianne Hasson, titulada L’Ombre de La Havane (1997). Ya yo había publicado Sangre azul y La nada cotidiana en Actes-Sud.

Manolo Granados era un ser muy especial, divertido, claro, preclaro, diría mejor. Firmó la Carta de los Diez, y sufrió muchísimo dentro y fuera de la isla. Nunca olvidaré el recibimiento que nos dio en París, su obra debería ser más reconocida.

Hoy cocinaré carne con  papas en su honor, y le echaré un hueso de jamón que me regaló Margarita Camacho,  a ella le mandaron varios desde Sevilla. Ya sé que la carne con papas no lleva hueso de jamón, pero me gusta innovar.

4 respuestas a “Manolo Granados en el recuerdo.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: