De la intransigencia.

DE LA INTRANSIGENCIA.

Hablaba yo con un amigo chileno al que le pregunté -aún creyendo yo misma que conocía de antemano la respuesta- ¿qué habían hecho los chilenos para que el mundo les creyera sin ningún tipo de dudas acerca de la dictadura de Pinochet?

Su respuesta fue la siguiente: “La dictadura de Pinochet era una dictadura de derechas, los chilenos la sufrimos y la denunciamos”.

Esa era la respuesta que yo me esperaba, aunque pensé que sería más extenso sobre ese mismo principio, continuó por otra vía.

“Hubo una reacción esencial por parte de la mayoría de los chilenos: la intransigencia”. Ah, dije, de eso nos acusan a los cubanos, o sea de ser intransigentes frente a una dictadura.

“Es como único se puede protestar frente al terror –respondió. Con los representantes de una dictadura no se dialoga. Ningún chileno que yo haya conocido invitó a dialogar públicamente a un torturador instantes después de haber torturado a su familia. Ningún chileno aceptó nunca que se pusiera al mismo nivel al dictador con un presidente demócrata, jamás les dimos esa oportunidad de legitimización.

Pero sobre todo, ¿qué se espera de una dictadura? Una dictadura golpea salvajemente, tortura, encarcela, desaparece y mata. No se le puede dar el más mínimo beneficio de la duda; y mucho menos con espectáculos que ellos utilicen a su favor.

Si un chileno de la época de Pinochet hubiese invitado a uno de sus perseguidores a dialogar en una esquina céntrica de Santiago, seguramente que las turbas pinochetistas habrían ido a por su captura, lo arrestarían, lo desaparecerían. Ni dudarlo.

La dictadura castrista tiene una manera muy especial de hacerse la resbalosa. El castrismo sabe suministrar la tortura de manera muy sutil, y siempre tornará la situación a su favor. Turbas enviadas, pero que, sin embargo, parecen espontáneas, gritan encima de un perseguido, empujan, golpean, sin dejar marcas. En medio de la turba aparecerán dos salvadores, dos “buenagentes”, que rescatarán al perseguido de la multitud, lo introducirán en un automóvil, y en lugar de desaparecerlo o de encarcelarlo, y sin tocarlo, sin quitarle ni siquiera nada de encima, documentos, teléfono para enterarse de su lista de conocidos, lo abandonarán en un sitio lejano. De este modo, lo que vio el mundo, es algo raro ante sus ojos acostumbrados a desayunar con el horror cotidiano, algo que pasará desapercibido a los ojos de ustedes, los cubanos, ellos vieron que: La policía secreta castrista ha protegido a un disidente del pueblo revolucionario que defendía la revolución. Ese es el tipo de espectáculo que no debemos concederle jamás a la dictadura. Es mi modesta opinión. Eso es espectáculo para engañabobos, y la dictadura lo sabe, se aprovecha de ello. Diálogo, ninguno, con ningún representante de la dictadura.

Sigo muy de cerca el caso cubano, me intriga sobremanera cómo un acontecimiento borra el anterior en la memoria de la gente, y sobre todo en la prensa. Nadie ha entrevistado a una mujer que estuvo en huelga de hambre hasta hace poco, se olvidan de Darsi Ferrer y de Oscar Elías Biscet, pues creo que deben seguir hablando de ellos, sin cesar. De todos los presos políticos. Deben volcarse en una campaña internacional con todos esos nombres, todos.”

Lo intentamos, insisto yo, pero no es fácil, la prensa no nos escucha. Nos escuchan bien poco.

“No han sabido manejar los casos, puntualmente. Oscar Elías Biscet debería ahora mismo enviar una carta a Barack Obama, hacerla pública. Una carta abierta. Él representa todo por lo que Obama ganó la presidencia de los Estados Unidos. Y con mis respetos, la carta debería ser firme: Barack Obama no puede reconocer a un dictador que tortura y persigue a los negros, a los blancos, a los homosexuales, a todos, no puede admitir que los Castro sean sus interlocutores.”

Sabes – repito, vuelvo al tema de la intransigencia- que cuando a los cubanos nos llaman intransigentes es de manera peyorativa.

“¿Y qué? Es mejor, mayor honor ser intransigente que pactar con una dictadura, a través del gobierno de los Estados Unidos. Aunque no soy nadie para dar lecciones, estoy hablando como un amigo. Viví en Cuba, y las pasé negras, sé de lo que hablo”.

Es cierto, le dije, con nosotros no ha sido nada fácil. Aunque tengo que admitir que la libertad de Cuba no es asunto del gobierno de los Estados Unidos. El propio Obama lo dijo al inicio de su presidencia. Le toca al pueblo cubano derrocar a la dictadura. Hay múltiples maneras de hacerlo, pero a mi juicio, ninguna debe tenderle la mano a la dictadura abominable y sangrienta que ha acabado con la vida de tantos cubanos. Pedro Luis Boitel no lo hizo; es cierto que la lista no es muy larga de hombres y mujeres que, como él, no transigieron. No es muy larga esa lista, pero existen, y poseemos una insoportable tendencia a olvidarla.

Zoé Valdés.

Rodrigo no es de izquierdas, es de centro derecha.

Reinaldo Escobar (Macho Rico para sus amigos) y yo el día de mi primera boda, cuando La Bodeguita del Medio era todavía en pesos cubanos. Tuve que hacer un close up de la foto porque no pude consultar con todos los presentes para autorización de imagen.

Reinaldo Escobar (Macho Rico para los amigos) y yo, el día de mi primera boda, en La Bodeguita del Medio, cuando aún era en pesos cubanos. Hice close up de la foto hacia nosotros porque dos personas de la foto se encuentran una en Cuba y otra en Venezuela.

19 respuestas para “De la intransigencia.”

  1. Hoy precisamente tuve una conversacion al respecto con un amigo, un hombre ya de cierta edad que vivio la liberacion de Paris y que luego, por su trabajo, vivio en Chile y Argentina durante los periodos de la dictadura y la guerra sucia. Hoy en dia, este señor es analista politico y muchos politicos de esta ciudad le hacen todo tipo de preguntas acerca de -naturalmente- Castro, Cuba, y el dia «en que haya una apertura». Pues bien, esta mañana me dice el que el momento de la apertura ha llegado, porque a ojos de los liberales americanos en Cuba -oiganlo bien- ya no existe una dictadura. Ahora los amabilisimos agentes de la policia y la seguridad del estado protegen a los disidentes de la ira del pueblo, que apoya al comunismo y sus dirigentes como se vio alrededor del mundo en Youtube. Si no es por los agentes del «orden» los despedazan, le dicen. En vano, este señor que conoce bien al castristo trata de explicar que es un sistema mas diabolico y ladino que las dictaduras militares latinoamericanas. Explica a los politiqueros que es una dictadura militar, de las mas fuertes, porque casi toda la dirigencia del regimen ostenta grados militares. No le hacen caso. Explica que el terror psicologico del castrofascismo es mucho mas refinado y sofisticado que el de las dictaduras latinoamericanas. To no avail. Le dicen que esta equivocado, y que si en Cuba hubiera una dictadura hubieran arrastrado y desaparecido a mas de uno en los ultimos dias. Este señor llama a las cosas por su nombre y levanta las proverbiales «red flags» de alarma, pero nadie esta interesado en escucharle. Ya se envio un mensaje, muy bien calculado por la dictadura, y precisamente el que pedia B’rak Hussein Obama en su famosa entrevista: respeto a la opinion (la policia protege a los disidentes, eso si que es respeto, dicen el B’rak y sus seguidores) no los mete presos, ni siquiera los lleva a la policia, si hay violencia es por parte de civiles, no de la policia, y claro, el publico en Cuba apoya en su mayoria al comunismo y sus dirigentes! Es la señal para levantar el embargo, que no existe de todos modos, y conferir creditos y legitimidad a la dictadura. Es la señal para que hayan relaciones diplomaticas, y para que se eternize la dictadura en una cadena de sucesores, y se elimine toda posibilidad de democracia -el regimen Obamunista necesita la «estabilidad» que practica la dictadura. Paz sin libertad. Nada de revueltas, nada de problemas en los que USA tenga que intervenir. Y sobre todo, que no haya desarrollo economico que ponga en peligro las «estabilidades» de la cuenca del Caribe, incluyendo Mexico, Centro America, Venezuela y los estados americanos del Golfo de Mexico. Una Cuba libre y prospera seria una competencia muy fuerte, y provocaria movimientos migratorios y fuga de capital de manera incontrolable. Y claro, ya las respuesta que necesitaba B’rak Hussein esta dada. Y sus testaferros en el congreso se encargaran del resto.

  2. ¡¡¡¡Qué linda quedaste en esa foto con Cantinflas!!!!

  3. Excelente! Sí, espectáculo para engañabobos.
    El «diálogo» es en sí legitimar a la dictadura, ya la palabra lo dice.
    Incluso, si es la dictadura quien pretende y comienza el «diálogo».
    Siempre recuerdo la anécdota de Churchill cuando le enviaron, para «negociar», una carta, creo acordarme que Rudolph Hess (que, de la otra parte, aterrizó en Inglaterra). Churchill dió órdenes de no abrir la carta, de destruirla, de que no se leyera nunca, que no se supiera su contenido.
    Los negocios con el diablo son imposibles.
    Las sutilezas diabólicas son las que, por el contrario, no son imposibles.

  4. «Pero sobre todo, ¿qué se espera de una dictadura? Una dictadura golpea salvajemente, tortura, encarcela, desaparece y mata.»
    En esa frase dicha por tu amigo chileno se encierra el por qué del menosprecio y la subvaloración que se da en el caso de «nuestra» dictadura. Él mismo lo explica en el siguiente párrafo. Es la fuerza bruta, y en la otra vertiente es la fuerza de la inteligencia puesta en función de una monstruosidad lenta pero segura, y tan traumatizante o más que la bestialidad represora. Incluso llegan a la perfección diabólica de utilizar la fuerza bruta disfrazándola de regalo navideño. Son unos verdaderos monstruos.
    Supongo que habrás leído «Nuestros años verde olivo», de Roberto Ampuero. Cuando terminé de leer la novela, le mandé una nota de agradecimiento a Ampuero (creo que a través de Belkis, no estoy seguro), porque hasta ese momento me encontraba ignorante de lo que los chilenos que huyeron a Cuba habían pasado en aquella isla. Claro, no todos reaccionaron igual; la mayoría, o siguió creyendo a lo sueco o no reconocieron nunca su error.
    La dictadura cubana (como «Revolución») tiene bastante responsabilidad en la génesis de la dictadura chilena. En el caso de Pinochet ser intransigente ante su dictadura era un acto de valentía y honradez y justicia; ser intransigente ante la dictadura de Castro Brothers pasa por tan diversos matices de opinión e intransigencia (valga la redondancia) que verdaderamente no sé ya en qué se convierte.

    Muy bueno el post. Excelente.

  5. Pinochet tenia mala prensa en todo el mundo. Nadie lo defendia a capa y espada y su dictadura era condenada por toda la prensa, hasta inclusive la prensa de derecha.
    Castro por el contrario, desgraciadamente para nosotros, goza de muy buena prensa en casi todo el mundo y teiene muchos admiradores en el mundo «progre» en USA y Europa. El cinismo y la hipocresia en el tratamiento dispensado a estos dos dictadores es increible.
    Mientras que al uno se le condena por todo, al otro los «progres» de izquierda no paran de alabarlo y canonizarlo como un santo de la izquierda revolucionaria.

  6. PRIMERO NO SE PORQUE LE DICEN A ESE HOMBRE (MACHO RICO) PORQUE YO DE RICO NO LE VEO NADA ESTA FEIIIIIIIIIIISIMO.
    ADEMAS NO VEO NADA CLARO LO QUE ESTA OCURRIENDO CON ESE SENOR LLAMADO REINALDO DEFINITIVAMENTE SIGO DUDANDO.

  7. Querida amiga Zoé, leyendo su excelente post, quizás porque un poco más abajo habló de Oriana Fallaci, me vino a la mente algo que más o menos así escribió ella una vez. Excuse la inexactitud pues la cita es de memoria: “al someterse a la deshonesta y estúpida moda de la corrección política, los oportunistas explotan la palabra paz”. Si cambiáramos la palabra “paz” por “diálogo” tratándose de una dictadura, es probable que Oriana nos lo perdonaría desde dónde quiera que esté.
    Gracias por sus certera Intransigencia, la frontal antitesis de la corrección política.
    Saludos,
    Nobama

  8. Tan mala memoria tenemos! Solo sintonice a Maria Elvira y vera cuantos pasan por alli que se han dado cuenta despues de treinta o cuarenta anos colaborando y trabajando para la seguridad etc. que el regimen es una tirania y los compatriotas de Miami ( no todos) los acogen en su seno y siguen hablando de dialogo. Excelente articulo. Tiene razon Isis que saco Chamberlain con el papelito que trajo de Munich?

  9. Solo pones los comentarios que te gustan, que opinan igual que tu, muestra plena de tu intransigencia,si Yoani y Macho no actuaran como lo han hecho hasta hoy, ya estuvieran presos y medio olvidados como el resto de los presos politicos en Cuba, hay que evolucionar en la manera de luchar en Cuba y ellos lo hab logrado, encontrron el talon de Aquiles de esa tirania, que a ti no te guste o teprovoque envidia, no importa son defectos que aquejan a la humanidad. Por lo menos se que lo vas a leer aunque no me lo publiques, esa es la intencion. A los amigos hay que apoyarlos en los momentos importantes, si lo vas a criticar , hazlo en la intimidad.

  10. Zoe
    Creo que lo que Reinaldo demostro fue precisamente como la revolucion Cubana manipula a la gente. Como las masas aparecen por arte de magia con consignas prestadas de otros tiempos. Que nada tiene de espontanea la obra de teatro que se monto para los ojos de la prensa internacional alli presente.
    Pensar que los que presenciaron la actuacion no son capaces de interpretarla es culparles de ingenuidad.

    Ante las camaras se pudo ver como personas que manifestan opiniones diferentes a las del regimen son golpeadas y la intransigencia del regimen a estas personas.

    Estos agentes que de casualidad ahora aparecen como salvadores en lugar de golpeadores son el indicio preciso que apuntan a que todo fue un acto preparado y tramado desde alla arriba.

    Por tanto me parece que si se logro ensenar al mundo esa cara resbalosa como dices de la dictadura cubana.

  11. Sí, Zoé, resulta en extremo difícil acostumbrarse a ver la realidad en blanco o negro. La polarización hace que uno tienda más bien a la credulidad o la incredulidad a priori, al margen de lo que están viendo nuestros ojos. Frente a cualquier liderazgo opositor emergente se suelen suspender las propias facultades críticas con tal de no distinguir indicios y matices, con tal de creer a pies juntillas en el esperado advenimiento del Mesías.

    Si a ese voluntarismo, se añaden el arrastre del carisma –que puede ser cualquier amalgama de fotogenia y cacumen con rasgos simpáticos–, la ubicua labor de zapa de agentes dobles infiltrados y el correspondiente bombardeo mediático, apaga y vámonos. Plus, no por últimos menores, las cohiciones de lavar los trapos sucios en el ágora y romper el tabú de la amistad…

    A Escobar lo conocí personalmente en un seminario organizado en su sede de Bonn por Los Verdes en el 95 donde le propinamos una paliza al alimón a Carlos Tablada. Allí –el Abicú como tercer ponente (los otros dos eran el huésped insular y un dirigente ecologista) y él en de participante en el debate con el público– ambos logramos que el autor del antitético panfleto sobre la economía del Che y director de la Fundación Félix Varela se le fuera de entre las manos un jugoso donativo de 300 mil euros para su presunta ONG y la de Pablo Milanes. Esta última, vale recordar, poco después poco disuelta y todos sus bienes confiscados justo porque su titular pretendía comportarse como una organización no gubernamental.

    Escobar hizo gala allí de un sentido del sarcasmo y la parodia que, a juzgar por sus reciente performance en La Habana, parece haberse esfumado por completo. Recordarás que, a raíz de rebelión de los redactores de la revista digital Consenso –hasta le fecha órgano oficial del grupo opositor Arco Progresista– contra Manuel Cuesta Morúa, acusado de embolsillarse la parte del león de un sobre sellado con 500 dólares donados por un simpatizante español, rompí lanzas en varios posts por el grupo, congratulándoles a todos.

    Desde luego, elogié en particular a mi amigo-de-una-sola -jornada Reinaldo, con quien erróneamente suponía coincidir en casi todo. A pesar de que ya desde entonces me llamó poderosamente la atención el detalle de que los motivos de aquella escandalosa ruptura con el lucumí predilecto de la AECC, sospechosamente silenciada por Cubaencuentro, eran estrictamente económicos.

    Igual que los de la repatriación de la pareja estelar del momento, que –dato harto revelador– no escogió a Arco Progresista por azar sino por plena afinidad político-ideológica. Entre otros textos de igual sabor, la entrevista de cerca de 20 cuartillas concedida el pasado a Dimas Castellano por Espinosa Chepe, muñidor de sendas paradójicas cartas abiertas de buena parte de los reos de la Primavera Negra y las Damas de Blanco, es lo bastante elocuente como para no hacerse la menor ilusión al respecto…

    Un abrazo,

    El Abicú

  12. Hola, a todos, gracias a todos. Sí, Abicú, absolutamente de acuerdo. Reinaldo es una persona muy inteligente, es lo que recuerdo de él, y siempre pretende ser crítico dentro de las pautas y con los argumentos del régimen, era su principio hasta que lo conocí. Lo que es muy válido, aunque no para mí.

  13. Muy bueno y detallado su articulo,si estos persnajes no son imbeciles que son.Sienpre se marcha detras de los montajes de la intelijencia ,en su canpana mediatica,es inportante adelantarse a esta jente y sera mas facil neutralizarlos,no obstante se ve que la maquinaria detras de esto es poderosa y no es de un solo pais.

  14. Una vez más, estoy absolutamente de acuerdo contigo, Zoé. Ante la naturaleza resbaladiza de la dictadura castrista y la ceguera total de la prensa internacional en relación con el drama cubano, la intransigencia es el único lenguage que nos queda para enfrentarnos a las inescrupulosas manipulaciones de los opresores de nuestro pueblo. Sólo sin transigir podremos salir adelante. El diálogo con el enemigo no es solamente estéril, sino inmoral a estas alturas del juego. Y es un deber tan sólo de los cubanos librarse de la dictadura; de los propios cubanos y de nadie más. Tendríamos que hacer todo lo posible para que Barack Hussein Obama nunca se siente a dialogar por nosotros con los verdugos de nuestro pueblo. Eso sería el insulto final.

  15. La acusación de ‘intransigencia’ contra el exilio, los opositores y los disidentes es un argumento tan manido, tan reiterativo e insulso que, francamente ha dejado de importarme.

    Si ‘todo’ lo que pueden ‘alegar’ contra nosotros es ese escuálido ‘insulto’, yo me carcajeo hasta la más dorada, cálida, ambarina y descongestionante micción. En Román Paladino: ‘me meo de la risa’. A poder ser, me mearía sobre los que lanzan esa estúpida especie contra nosotros, pero me resultaría algo incómodo ‘trepar’ hasta la zona craneal (por lo general atiborrada de ‘pensamiento único’, algo podrido y anticuado) para poder llevar a cabo la susodicha acción mingitoria.

    Hablar de ‘intransigencia’ es tan reiterativo que cada vez que me ‘lanzan’ la palabreja, creyéndola un ‘dardo’, me resulta más como una ‘condecoración a la coherencia’, una ‘medalla al mérito de la sensatez y el sentido común’. Y, lo demás, es pura filfa de ‘zanguango’ internacionalista.

  16. Nada, Zoé, hoy he tenido un día de ‘lucidez’ por causa de la festividad ‘gratificadora’!!!Me alegra que te haya gustado mi comentario.

    Espero que tu día haya sido magnífico y feliz, como correponde a la fecha, aunque ignoro si por ahí celebráis esta festividad de ‘Acción de Gracias’, que es un ‘anticipo’ de la Navidad.

    Deseo de todo corazón que esta festividad te traiga múltiples bendiciones por las cuales puedas ‘agradecer’ y celebrar, todos los días de tu vida, la luminosa inspiración y el brillante talento que Dios te obsequió desde que naciste.
    Si me lo permites, te envío un abrazo de luz!!

  17. Siempre es usted muy lúcido, lo que es de agradecer. Sí, tuve un bello día, lo que también le deseo a usted, que lo haya tenido. Muchas gracias por sus palabras y ese abrqazo de luz que tanto gusto me da, se lo devuelvo. Gracias.

Deja un comentario