Carta a Carlos Varela. Por Charlie Bravo.

Carta a Carlos Varela.

Por Charlie Bravo.

Fuimos amigos, hace años ya, sentados en los muros salitrosos del 
Vedado, guitarra en mano.
Te decían Gnomo o Duende, por lo del sombrerito y la ropa negra de 
sobre talla, la barba y las botas. A mí me decían gusano en todas 
partes, contrarrevolucionario, escoria sin mayúsculas ni nada 
parecido, porque cuando eras contestatario con la admisión y bendición 
de las instituciones ya me habían marginado, y me habían insultado y 
negado la entrada a asociaciones a las cuales no quería pertenecer, 
porque de eso se trata, de que tipos como tú -a pesar de todo- 
pertenecen en cuerpo y ánima a un régimen.
Fuí a verte en aquel concierto semiclandestino en Miami.
Te defendí en discusiones en persona, y también online.
Recordé con agradecimiento tu «él viene conmigo» que me franqueó la 
entrada a diversos espectáculos cuando mi condición de paria, de no 
persona y de fantasma con poca carne sólida era tan utilizadas por 
otros para marginarme.
También recuerdo cuando apenado por todo lo que me pasaba me dijiste 
que era «muy rockero» para el gusto de muchos, y te referías no solo a 
mi gusto por la música, si no a mi apariencia y a mi proyección 
personal, y también a mi actitud ante la vida que no admitía 
compromiso alguno con el régimen.
Y otra vez te salvan las mujeres, Carlos. No, no contaré aquella historia…

Lo que te cuento hoy es que una querida amiga me dijo que estás de 
visita en la ciudad donde vivo, y otras queridas amigas me impidieron 
ir a verte.
Porque nuestra amistad, que ya no existe, hubiera tenido un final mucho peor.
Siempre respeté mucho que cada cual pensara como mejor le pareciera, 
pero de ahí a admitir tu sorna contra una amiga y un amigo muy 
especial va una gran distancia. Sí, uno es el rockero. Y la otra, su 
esposa, la bloguera. Y no, no te admito burlas, ni chistecitos, ni 
risitas en cuanto a ellos. Ni a tí ni a los que te manipulan y te 
traen como un mono de circo a esta ciudad, de allá y de acá, ni al 
tipo del régimen obamunista que se ha reunido contigo para ver cómo 
hacen para legitimizar a la dictadura bicéfala y tricular de los 
Castros I y II.
Notaste que ya no puedo llamarte Carlitos. Ya Carlitos no existe, ya 
el alma contestaria y el humanista dejaron tu cuerpo. Ahora existe Carlos 
Varela, el instrumento y zombie castrista, no el Gnomo ni el Duende. El 
que existe ahora viene sin tapujos y pide la libertad de cinco espías 
terroristas que retorcerían el pescuezo del Carlitos que una vez 
existió y el mio propio con la anuencia y bendición del Carlos que 
existe hoy. Por supuesto, no te atreviste a clamar por la libertad de 
los presos políticos que se pudren en las cárceles del régimen que hoy 
representas, y mucho menos a pedir el fin de la dictadura que acogota 
a todos los que van a tus conciertos y que interpretaban tus letras 
como llenas de mensajes esperanzadoras.
Vencí el asco, Carlos, de ver el cadáver moral del que una vez fue un 
artista contestatario y hoy no es más que una caja repetidora del 
oficialismo y la tiranía para escribirte estas líneas. Nunca esperé 
que Guillermo Tell se inclinara ante el sombrero del emperador 
austríaco y que no se atreviera a lanzar sus flechas. Ese Guillermo 
Tell mató a su hijo. Pero ya vez, estaba equivocado.
Que te vaya bien, Carlos, si tu conciencia te lo permite.

17 respuestas para “Carta a Carlos Varela. Por Charlie Bravo.”

  1. Charlie Bravo (que te he leído bastante en el blog de Zoé):
    Carlos Varela ha sido siempre para mí una cosa que nunca he sabido ubicar muy bien por temor a faltarle el respeto. Es un tipo de indudable talento, pero la verdad nunca me gustó. Esa ropa negra de invierno en ese calor, esa falta de sentido del humor, ese rollo intelectualoso medio críptico y no sé qué… Ay no no, me dio siempre mal rollo; y sin embargo tiene temas musicalmente (incluso poéticamente) buenísimos que me gustan. Pero en conjunto su fenómeno siempre me resultó como que falso y suicida. O sea, pensaba que su única razón de ser era criticar el castrismo o fatalmente integrarse a eso. Hay otros músicos y autores de (más o menos) su generación que han ido siempre por la tangente, pues el régimen ha sido solo un obstáculo para ellos. Y ahí siguen sobreviviendo a cualquier veneno. Pienso que Carlos debería aprovechar su talento y encauzarlo en algo más personal. Ay, que me perdone él si lee esto.

  2. Alla los que le tiren piedras. Seguire siendo uno de mis cantautores favoritos diga lo que diga y haga lo que haga.

    Escuchen «Todo sera distinto», la unica cancion medianamente politica de su mas reciente disco, y me diran que creen entonces.

  3. Marzel, lamentablemente, tienes razón, y eso de encauzar el talento en algo mas personal no sucederá, ni con Carlos ni otros que le acompañan en ese viaje. Ya han vendido su alma al Diablo. Y éste no hace devoluciones de almas vendidas. Una vez efectuada la transacción, así se queda.

  4. Lo siento, Frank, de verdad, la canción está llena de lugares comunes: «marxismo, crucifijos, silvios, y bob dylan, norte y senos», por favor, qué aburrimiento, lo mejor es cuando dice que «quizás mañana salga el sol», coñoooooó, la bateó, y «ya no seremos lo mismo, o los mismos…»

    http://www.youtube.com/watch?v=SLzM_EZrR90

    Se quedó en eso…

  5. Frank, la poesía de las letras de Carlos Varela ha disminuido en calidad en la misma medida que su aceptación del castrismo ha subido. Lo mismo sucede con otros de los llamados trovadores. Y si quiere escuchar un disco completamente político, y con un filo que no han tenido jamas estos que caminan en puntillas de pie alredor del castrismo. Le estoy hablando de «Cuando Amanezca el Día» de Ciro Díaz Penedo que va a lo que va muy directamente. Google is your best friend, look for it, lo puede bajar gratis. Si usted se siente en la necesidad de apoyar a alguien haga lo que haga y diga lo que diga, siga. Gracias a esa actitud -en una nación en pleno- hemos (han) tenido castrismo por cincuenta años y contando. Eso es lo que trae endiosar a alguien, digo….

  6. Conoci de Carlos Varela por medio de un «personaje» que tenia solo 6 meses de haber llegado de Cuba en el 2004,por medio de el conoci la musica de un tal Polito Ibanez, la trayectoria «artistica» del tal Pichi y de muchos mas. Los encontronazos a lo cubano fueron muchos porque desde el principio lo catalogue de «tipito Silvio» yo tenia que entender que la letra de sus canciones eran metaforas contra el regimen, el estaba insultado porque a Varela no le daban la visa , no me equivoque Carlos Varela ha sido un zorro toda su vida , y por mucho que me gusto «como los peces», como persona es un asco , no solo estetica sino moralmente tambien. No estoy en contra de que Formell este aqui, que vea que la mafia de Miami no le ha hecho nada, pero me doleria en el alma ver a Carlos Varela presentarse en el Kimbara o en el Hoy Como Ayer, y ojala que la mayoria sienta la misma nausea que siento yo y que solo vaya a verlo Frank….

  7. MUY BUENA LA CARTA. Y SI…YO SIENTO LASTIMA DE ESTAS PERSONAS QUE TIENEN MIEDO O QUE,PEOR AUN, APOYAN A UN REGIMEN IMPUESTO A LA FUERZA Y QUE DESANGRA A SU PROPIA GENTE. NUNCA ENTENDI QUE UN ARTISTA,SUPUESTAMENTE UN SER DOTADO DE INMENSA SENSIBILIDAD,COMULGUE CON SISTEMAS BRUTALES QUE CONTROLAN A LA GENTE MEDIANTE EN TERROR.
    EN PAZ DESCANSES CARLOS VARELA.
    SERGIO LASTRES.

  8. Para este señor se recogió dinero en Elizabeth, New Jersey hace muchos años, pues envió recados de que estaba muy mal y muy perseguido. Aceptó, no, no aceptó, pidió dinero a los gusanos. Y nosotros, inocentes, se lo enviamos. Recuerdo a un señor que casi lloraba al conocer la situación de él en Cuba.

  9. charlie, te voy a decir lo que me dijo un congolés-canadiense enano cuando no quise ir a ver un concierto de carlos varela aquí en toronto por las parecidas razones que tú escribes: «open mind, susana, open mind». Me dio una ira. Pero a veces creo que es verdad cuando medio toronto cantaba y bailaba con el chico bajo -20 grados C. Open mind charlie, open mind. O te digo como un maestro: el átomo nunca podrá comprender la molécula

  10. Amen… Carlos Varela, R I P. Yo viajaba de mi ciudad a La Havana para asistir a sus conciertos, era «nuestro representante generacional» , el Guillermo Tell de nuestro tiempo, nada, cuando le dio un mordisco al jamon del castrismo se acabo todo, como bien has dicho, Guillermo Tell mato a su hijo, no ha sido un accidente, simplemente perdio su punteria producto de su ceguera politica…

  11. Charlie tienes toda la razon estos personjes que buscan un lugar en el inodoro,nunca fueron ni seran amigos de nadie,se acomodan a cualquier cosa,cuando pierden argumento,para que va ha tener uno amigos de esta estirpe.

  12. Cada vez que entro a este blog, dandole el beneficio de la duda a la autora, y concediendole cienes de «segundas» oportunidades, compruebo que este es un sitio lleno de bilis nada apropiado para una manana de domingo. Es que no puede la autora alguna vez cantarla a la buena cara de la vida y dejar de echar resabios y pesos contra el resto de los cubanos esten en el bando que esten?

  13. Gracias a todos los que comentan,
    De abajo p’arriba:
    Xavi, lee el site los lunes o en otro momento. Hay post de todo tipo. El asunto es que si, todo eso del castrismo produce bilis. Es cuestion de libertades, usa la tuya, no vaya a ser que te la quiten.
    Victoria Entremuros, lo que jode es ver amigos llevados por la corriente (del inodoro, como dices)
    Eddy C, eso pasa cuando la gente endiosa a alguien, un artista o politico, da igual. No hay que andar poniendo a nadie en pedestales.
    Susana, tienes razon con lo del atomo y la molecula. Aunque la molecula esta complueta de atomos, y sin ellos no hay molecula (como dijera ese gran filosofo Stevenson, la ternica es la ternica y sin ternica no hay ternica). Soy open mind y medio, me he pasado tiempo defendiendo a Carlos (en mi viejo blog, entre otros), pero ahora no puedo seguir. Si el hubiera venido a cantar yo no tendria ningun problema con eso -lo que me trae problemas a mi con mucha gente, claro esta- y nada, ahi quedaria todo. Habra que decirle a Carlos como dicen aca a los cantantes cuando hablan mucha cascara de caña: «shut up and sing».
    Tula, eso pasa porque la gente tiene necesidad de llantos y nostalgias. Uno -desgraciadamente- tiene que ser un poquitin mas cinico y decir, bueno, que pase el sombrero si necesita plata, o que venda sus discos, pero que no llore tanto.
    Sergio, tienes razon, todo aquel que pone sus sensibilidades al servicio de un regimen «insensible» pues no lo es tanto. La sensibilidad artistica es inversamente proporcional al apoyo que el supuestamente sensible da a una dictadura, y vale para todas las «sensibilidades» y dictaduras.
    Miranda, te puedo decir que Carlos Varela fue sincero en un principio, en honor a la verdad y a la amistad que tuvimos. Lo fue y no pocos rollos se busco. Luego, a lo largo del camino, se fue acercando mas al regimen buscando las oportunidades que sin embargo se le niegan a todos los que son pensadores independientes. Hasta llegar a lo mas bajo, lo que es hoy. Lo cual no borra su historia anterior, pero la ensucia de manera irreversible. Carlos vino en el 98 a USA, y toco en Miami, y un sinnumero de personas lo vieron y le aplaudieron, con toda la sinceridad del mundo, la de ellos, y el con toda la de el se comporto muy bien. Ahora, dicho eso, se fue el resto….. Como he dicho no tengo nada en contra que un artista venga y exponga su arte, cante, publique y todo lo demas (lo mismo como no apoyo que la dictadura no deje entrar a artistas cubanos o no cubanos en Cuba) ahora, si quiere darselas de politico y defiende al regimen, ya cambia la cosa de color y tono.

  14. Charlie te felicito por ser fiel a tus ideas, a tu consciencia y a valorar la amistad como lo haces. El problema con Carlos Varela y muchos cubanos, aparte de la doble moral, es la desesperanza, la pereza de luchar, es el entregarte a la corriente y dejarte llevar porque están convencidos que nada va a cambiar nunca. La gente contestataria, creativa, diferente y sobre todo fiel a si misma como tu y Ciro y Claudia no se resignan a dejarse llevar por la corriente, siguen luchando porque creen en el derecho de vivir libres y felices.

  15. Estos tipos: Silvio, Carlos Varela y simiOlares llevan años explotando el lícito recurso de la metáfora para metamorfosearse llegado el momento o circunstancias, es el modus operandi para asegurarse el futuro, de paso…los que no perdonemos su descarado o disfrazado(según el caso) colaboracionismo, además de seguir cargando con el riguroso estigma de radicales, también seremos tildados de ignorantes supinos por no saber interpretar la inspiración artística, así pues, el cuento terminará con el consabido…fueron felices, comieron perdices…y tonto el que no entendió. Felicitaciones por su transparencia, Charlie.

  16. Charlie, no te conozco, pero te mando un abrazo. Judas siempre habrá, pero también siempre habrá hombres como tú que iluminen la verdad.

  17. Un artista no traiciona a su publico. Y Carlos lo ha hecho.