Días de yo y noches de vino y rosas. Manuel M. Serpa.

Ayer me leí este libro de un tirón, Días de yo y noches de vino y rosas, de Manuel M. Serpa, publicado por Salvat Editores, Barcelona, 1989, Premio Letras de Oro (1987-88). La recomendación me llegó de parte del pintor y caricaturista Luis Ruiz, y debo decir que es un libro redondo, cuyo tema y estructura es sumamente actual, de un autor que hace de la forma un discurso literario monumental.

«Manuel M. Serpa nació en 1941 en La Habana, Cuba. De orígen campesino, la única enseñanza formal que completó fue la primaria: se trata de un autodidacta que adquirió una cultura sólida leyendo desde los clásicos hasta tiras cómicas. Durante los años sesenta publicó en Cuba algunos cuentos en revistas hasta que quedó marginado por el régimen castrista. Sintiéndose oprimido en ese ambiente, en 1980 se unió al éxodo de Mariel para refugiarse en Estados Unidos. ‘Aunque nunca he estado preso, ni allá ni aquí’, aclara al respecto. Actualmente residen en Miami, donde se gana la vida como caricaturista con el pseudónimo de Matías y como parqueador de autos en un club social cubano. Así reúne suficientes ingresos para dedicarse a la pasión que lo obsesiona, la de escribir, a veces hasta 10 horas diarias al adía.

Su obra Días de yo y noches de vino y rosas ganó el premio Letras de Oro (1987-88) en el género de cuentos.»

Fragmentos:

«Cristo, ABC.

Qué trabajo me cuesta escribir. Me llegan cartas de amigos y parientes. Me llegan viles ‘biles’ tratando de cobrar… Yo, ansioso como estoy siempre de servir y corresponder a mis semejantes, quiero contestar cada una de ellas. No he podido hasta hoy escribir más que esta sola carta.

Todo por culpa del caótico alfabeto que inventaron los fenicios. Todo por culpa de la Real Academia de la Lengua, que vigila el cumplimiento estricto de cada una y todas las leyes del idioma. Yo a veces las violo, no por apetito sexual, sino por ignorancia simple y compuesta. Lo que es a mí no se me va a aparecer una madrugada la policía idiomática.

De todos modos, como me cuesta tanto trabajo escribir respetando el alfabeto, a los que se preocupan por mi salud les escribo:

Amigo…

Bastante cabrón (chiflado), dicen, estoy.

Felizmente gozo haciendo inconveniencias

jocosas (1). ‘Locura’, me notifican. ¡Ñames!,

¡obstruidos!, porque, ¿quién rehusaría

satisfacer tan universal vicio…?

                                              X

                                   (ya zozobrando)

(1) Kafkianas, si es usted de los que se empeñan en sostener que esta letra pertenece a nuestro castizo alfabeto. Yo digo que es germánica, o de cualquier otro país de África. En cuanto a la ‘W’, no es más que una ‘U’ snobista.

INCOMUNICACIÓN

Tengo un problema de incomunicación. No entiendo a nadie y nadie me entiende. Por ejemplo, esta fiesta en que me he metido. Todos hablan, nadie escucha. De repente llega este gordo simpático a buscar conversación.

-Hola.

-Ola.

Luego las presentaciones. Después, el tipo continúa.

-Dígame…

-Me.

-¿A usted le gusta la literatura?

-Me priva.

-Qué bien, yo disfruto mucho un buen libro.

-No tan bien. En cuanto abro un libro caigo privado. Eso no está bien.

Usualmente mis interlocutores no pasan de ahí. Pero este hombre sería capaz de simpatizar con una barracuda.

-Y la música, ¿no le agrada?

-Me arrebata.

-Magnífico, porque…

-A los primeros compases de cualquier música me da un arrebato que hay que llamar a la policía y, claro, al hospital.

-Usted bromea, claro está. ¿Le gusta el cine? ¿Ver una buena película?

-Precisamente, como lo que me gusta ver son las películas, no voy nunca al cine, ya que allí lo que le muestra a uno por su dinero es un reflejo, ¡un miserable reflejo en una pantalla!

Ya estuvo. El tipo ha huido. Al fin puedo dedicarme a echarme bocaditos y croquetas en cuanto bolsillo me encuentro vacío.»

3 respuestas para “Días de yo y noches de vino y rosas. Manuel M. Serpa.”

  1. Escribe muy bien este hombre, es muy simpático y los diálogos son chispeantes. Me hace reír.

  2. ZOE, PLENAMENTE DE ACUERDO CON TU ANALISIS SOBRE » DIAS DE YO Y NOCHES DE VINOS Y ROSAS» DE
    MANUEL M.SERPA. CONSIDERO SINCERAMENTE QUE ESE LIBRO, SIN ARRUGAS Y SIN DESPERDICIO, ES UNA PEQUEñA JOYA DE LA LITERATURA EXILIADA. UN LIBRO PARA DELEITARSE. EN CUANTO AL AUTOR, MAR-
    GINADO DURANTE LARGOS AñOS EN CUBA POR SUS OPINIONES POLITICAS, HOY CONTINUA SU CARRERA
    COMO ESCRITOR Y TAMBIEN COMO CARICATURISTA, DISEñADOR Y PERIODISTA PARA LA PRENSA CUBANA
    EN EL EXILIO.

Deja un comentario